Post a Comment Print Share on Facebook

“Sin ruido ni publicidad, el Consejo Constitucional tuvo la piel de la cueva de Alí Babá en el Palacio Real”

Jonathan Siksou es periodista y escritor.

- 12 reads.

“Sin ruido ni publicidad, el Consejo Constitucional tuvo la piel de la cueva de Alí Babá en el Palacio Real”

Jonathan Siksou es periodista y escritor. Último trabajo publicado: Vivir en la ciudad (ed. du Cerf).

Sin ruido ni publicidad –salvo la realizada en estas mismas columnas a finales de diciembre– la boutique À l'Oriental fue desalojada por el Centro de Monumentos Nacionales (CMN). Eso es todo, ante nuestros ojos, una parte de nuestro patrimonio cotidiano ha desaparecido. La boutique más antigua del Palacio Real abrió sus puertas en 1818 y desde entonces vende pipas, cajas de rapé, pitilleras y numerosos objetos más o menos preciosos dedicados a los fumadores. Esta mundialmente famosa cueva de Ali Baba conservaba el aroma del París de antaño. En su ruina, hábilmente mantenida por su director, Rakel van Kote, se reunían curiosos y aficionados, artistas y magistrados. El dramatismo de esta pequeña tienda fue lo que también contribuyó a su encanto: su proximidad inmediata al Consejo Constitucional.

Desde hace varios años, la sabia institución ha decidido ampliar los muros de su palacio, recortando un sótano aquí, una tienda allá... y mirando a À l'Oriental, testimonio intacto del siglo XIX, para transformarlo. en una sala de espera y anexa a su tienda de “souvenirs”. Curiosa necesidad.

Más allá de la curiosidad, está el escandaloso apoyo del CMN en esta expulsión/destrucción. El Centro de Monumentos Nacionales, uno de los garantes de nuestro patrimonio, debe proteger el Palacio Real y sus negocios. Sin embargo, cumplió con los deseos más que cuestionables del Consejo Constitucional. Esta decisión no pasó desapercibida dentro de estas bellas administraciones: asombro en el Consejo y consternación en el CMN. Pero todo se decidió “arriba” y sin posibilidad de recurso.

El procedimiento era perfectamente legal, jurídicamente inatacable. Sin embargo, teníamos razón al pensar que se concedería un tiempo humano a la encargada de este fabuloso estudio para preparar sus cajas. Descubrimos que en el Palacio Real vive gente con prisas. La ejecución de la expulsión fue casi inmediata. A los pocos días, cambio de cerradura, sellos y luego traslado forzado realizado por hombres desconocidos para el anticuario. Antes de la operación no se hizo ningún inventario y ésta se desarrolló a puerta cerrada, detrás de andamios instalados para la ocasión frente a las ventanas. Pantallas de vergüenza. Semejante diligencia no tiene precedentes en nuestro país, donde los peores ocupantes ilegales se benefician de mucha más consideración.

Desde la cobertura mediática de este procedimiento, miles de personas han mostrado su apoyo y, ingenuamente, Rakel van Kote pensó en la inexpulsable Oriental, con sus 206 años de presencia en el corazón de París. Probablemente necesitemos más para frenar las elecciones de los defensores de nuestro patrimonio.

¿Se detendrán ahí los deseos expansionistas del Consejo Constitucional, o el otro vecino, la Comédie-Française, debería considerar cambiar su dirección? La desaparición de À l'Oriental demuestra que en el Palacio Real una institución puede expulsar a otra.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.