Post a Comment Print Share on Facebook

¿Detrás de las manifestaciones pro Palestina en la universidad, la creciente influencia de los Hermanos Musulmanes?

Eliott Mamane es columnista de varios periódicos.

- 9 reads.

¿Detrás de las manifestaciones pro Palestina en la universidad, la creciente influencia de los Hermanos Musulmanes?

Eliott Mamane es columnista de varios periódicos.

La semana pasada, Sciences Po respondió al llamamiento al “levantamiento” lanzado en las redes sociales por Rima Hassan, candidata del LFI en las próximas elecciones europeas. Este lunes, los estudiantes también bloquearon el acceso al campus de la Sorbona, en el Barrio Latino de París. El mimetismo que estas imágenes parecían presentar con el movimiento violento para protestar contra la política estadounidense de apoyo a Israel en algunas de las universidades más prestigiosas de Estados Unidos sorprendió a los comentaristas. Si es cierto que los componentes de la ideología del despertar son identificables en ambos lados del Atlántico, cada una de estas situaciones produce sus especificidades.

Desde hace poco más de una semana, los estudiantes estadounidenses han materializado violentamente una atmósfera particularmente hostil hacia Israel y a menudo antisemita, que domina ciertas esferas del progresismo al otro lado del Atlántico. El campus de la Universidad de Columbia, miembro de la prestigiosa Ivy League, fue el que más rápidamente fue bloqueado por las manifestaciones. Algunos estudiantes llegaron incluso a acampar, instalando tiendas de campaña frente a la institución. En primer lugar, observemos que el período de creciente intensidad de la protesta es sorprendente. De hecho, llega en un momento en que la administración Biden ha endurecido severamente su tono contra el gabinete de guerra israelí. Al mismo tiempo, perdonó a su aliado estadounidense, ya que se pospuso la tan esperada operación en Rafah. Todo, por supuesto, también tiene una dimensión estratégica para el ejecutivo estadounidense, preocupado por la franja más radical del Partido Demócrata y la posición decisiva de los votantes musulmanes en estados cruciales para las próximas elecciones presidenciales.

A pesar de esta pausa diplomática y de un presidente Biden que aparentemente optó por ceder ante los estudiantes que lo rebautizaron como “Genocide Joe” para denunciar su apoyo a Israel, las tensiones han aumentado. De hecho, la principal especificidad de la movilización a través del Atlántico es ser ante todo un problema interno. Además, hace dos semanas, todo Estados Unidos se vio bloqueado por manifestaciones pro palestinas (con lemas todos tan ambiguos como los expresados ​​por los estudiantes). A estos últimos les gustaba apoderarse de puentes, en particular el Golden Gate de San Francisco, con el objetivo declarado de “desacelerar la economía estadounidense” como medida de represalia tras el apoyo de la administración vigente a la guerra israelí.

En Estados Unidos, estas protestas están organizadas y estructuradas. Un despacho de la oficina de AP en Nueva York recordó el jueves pasado que la movilización estudiantil había sido cuidadosamente planificada durante varios meses por la asociación Gaza Solidarity Encampment, cuya meticulosa metodología permitió el rápido contagio del movimiento: en la Universidad de Nueva York, en Penn, y luego rápidamente en todo el país, de una costa a otra, sin olvidar a Texas. Un signo de la naturaleza estructural y endémica del fenómeno es que las propias administraciones universitarias se ven violentamente afectadas por este antisemitismo virtuosamente envuelto detrás de demandas antisionistas. Así explicó el martes pasado Shai Davidai, investigador –de fe judía, como él mismo– en Columbia, que su placa había sido desactivada unilateralmente después de haber pedido a su dirección que clasificara a Hamás como movimiento terrorista.

En Francia, como en Estados Unidos, por supuesto no debemos descuidar el clima ideológico en el que operan todos los actores del entorno académico, tanto profesores como estudiantes. Las relaciones internacionales ya no se analizan más que a través de la sospechosa noción del “Sur global”. Pretende resaltar los intereses comunes de países que, desde la colonización, han sido víctimas de los deseos hegemónicos del “Norte económico”. Esto entonces habría utilizado la globalización para imponer sus estándares a todos los países del mundo y así perpetuar la “colonialidad del poder occidental” en el período poscolonial. Según este cuadro de lectura dividido exclusivamente entre dominantes y dominados, la superioridad material de Israel hace que el país sea inherentemente culpable.

Este discurso de despertar, pronunciado en salas de conferencias de ciencias políticas a ambos lados del Atlántico, tiene la tragedia de permitir a los antisionistas expresarse con un vocabulario antirracista. Como señaló Alain Finkielkraut en Le JDD en marzo, “es en nombre de “nunca más” que redactan su acusación”. Sin embargo, las movilizaciones francesas se caracterizan principalmente por estar motivadas por dos factores exógenos, mientras que las manifestaciones estadounidenses se basan esencialmente en dimensiones internas. En primer lugar, la importación estadounidense del wokismo ofrece naturalmente un marco de lectura nocivo para los estudiantes que ven en el conflicto palestino-israelí otra oportunidad más para exhibir sus virtudes. Además, estas movilizaciones no están estructuradas por asociaciones internas en las universidades como en Estados Unidos, sino por la infiltración de la ideología de la Hermandad a través de financiación externa en el entorno académico francés. En su investigación, La Hermandad y sus redes, Florence Bergeaud-Blackler demostró precisamente que las universidades europeas y francesas fueron “los primeros objetivos del entrismo de la Hermandad a través de la islamización del conocimiento”. La afiliación de estos activistas al islamismo también fue simbolizada por el propio ayatolá Jamenei, que manifestó su apoyo a las “marchas” que tuvieron lugar en varios países occidentales, incluida Francia. En X, publicó el domingo pasado un vídeo que recopila varias manifestaciones recientes, incluidas imágenes de los disturbios en Sciences Po Paris.

En resumen, existe ciertamente un sorprendente mimetismo entre las movilizaciones estudiantiles estadounidenses y las agitaciones francesas que siguieron (en una cronología perfectamente oportunista). Sin embargo, la importación del woksime no puede explicar por sí sola este fenómeno, aunque, a través de él, los profesores sin duda armaron a sus alumnos con una retórica imparable. Están en juego otras tensiones, específicas de Francia. Estos contribuyen a la desnacionalización del debate político francés, donde los estudiantes estadounidenses esencialmente afirman impugnar las acciones de su gobierno.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.