Post a Comment Print Share on Facebook

¿Por qué comparamos el ataque de Moscú con un “Bataclán ruso”? Algunos elementos de respuesta con Baudrillard

Pierre Azou es estudiante de doctorado en estudios franceses en la Universidad de Princeton, en Estados Unidos.

- 3 reads.

¿Por qué comparamos el ataque de Moscú con un “Bataclán ruso”? Algunos elementos de respuesta con Baudrillard

Pierre Azou es estudiante de doctorado en estudios franceses en la Universidad de Princeton, en Estados Unidos. Prepara una tesis sobre la figura del terrorista en la novela y el ensayo contemporáneos.

“Un Bataclan ruso”: la analogía, si no la fórmula misma, se ha establecido claramente, desde el Journal du Dimanche hasta Le Figaro, pasando por Le Parisien, e incluso el Guardian británico. Evidencias de horror y compasión, que no esperaron a que se expresara la afirmación del Estado Islámico: que una sala de conciertos había sido atacada nuevamente, que el número de víctimas era aproximadamente equivalente, es suficiente. Sin embargo, si dejamos el registro emocional para entrar en el nivel político, tan rápido como lo obvio, aparece la incertidumbre. Porque la política, decía Carl Schmitt, consiste en identificar al enemigo y, por tanto, cuando se trata de un delito como el terrorismo, en atribuir responsabilidades. Sin embargo, Ucrania y Rusia no sólo se acusaron inmediatamente entre sí, sino que continúan haciéndolo incluso después de que el Estado Islámico se atribuyera el ataque, del que muchos dudan, además, en las redes sociales. De la misma manera, a pesar de la ola de ataques terroristas islamistas desde 2001, todavía hay personas que creen que los ataques del 11 de septiembre fueron ordenados por George Bush.

En la percepción de un atentado terrorista, la “obviedad” de la identificación del atentado (“¡Es como el Bataclan!”) iría por lo tanto de la mano de la “incertidumbre” de la identidad del terrorista (“¿Quién es el responsable? "). E incluso, podemos suponer, lo alimenta. Porque, en definitiva, si nada distingue un ataque de otro en su desarrollo, nada nos permite distinguir lo verdadero de lo falso en su análisis. Cuanto más se repiten y se parecen los ataques, más nos sentimos tentados a asimilarlos unos a otros, y cuanto más difusa se vuelve la responsabilidad, más fácil es descartarla o atribuirla indiscriminadamente (lo que viene a ser lo mismo).

Jean Baudrillard nos dio un análisis de esta aparente paradoja en 1981 en Simulacra et Simulaciones. Respecto al terrorismo de su época, citó las mismas preguntas que encontramos hoy en las redes sociales sobre el atentado de Moscú: “Tal atentado con bomba (…) ¿fue obra de extremistas de izquierda, o de provocación de extrema derecha, o de centristas? ¿Escenificación para desacreditar todos los extremos terroristas, o incluso escenario policial y chantaje a la seguridad pública? Y concluyó: “Todo esto es cierto al mismo tiempo, y la búsqueda de pruebas, incluso la objetividad de los hechos, no frena este vértigo de interpretación”. Por qué ? Porque con el terrorismo entramos en una “lógica de la simulación”, que “ya no tiene nada que ver con una lógica de hechos y un orden de razones”.

La simulación, en efecto, es para Jean Baudrillard “la precesión del modelo (…) sobre el más mínimo hecho: los modelos están ahí primero, su circulación (…) constituye el verdadero campo magnético del acontecimiento”. Para simplificar, es una inversión de la relación realidad/representación: la representación no sigue a la realidad, sino que la precede. Así pasamos de la guerra convencional al terrorismo. En la guerra convencional, la violencia se produce directamente entre beligerantes y encuentra su fin en la realidad del conflicto: los soldados matan a otros soldados para conquistar el territorio que estos soldados defienden. En el terrorismo, la violencia se ejerce indirectamente desde los beligerantes hacia los no beligerantes, y encuentra su fin en la representación de esta violencia por el enemigo, que debe despertar en él el terror: los terroristas matan a civiles para obtener algo que estos civiles no pueden ofrecerles -e incluso , cuando se trata de terrorismo islamista, eso nadie les puede ofrecer, ya que se trata nada menos que de la aniquilación de Occidente.

A partir de entonces, los ataques sólo podrán repetirse indefinidamente, sin conseguir más que establecer un “clima” de terror: funcionan, dice Jean Baudrillard, “como un conjunto de signos dedicados a su única recurrencia de signos, y ya no en absoluto hasta su fin “real”. Cuando las guerras difieren y evolucionan según el contexto y las circunstancias, tienden a parecerse entre sí porque los mecanismos del miedo experimentan poca variación, aparte de una escalada del horror, porque la repetición engendra hábito, y el hábito no conduce al miedo; Por lo tanto, las variaciones se hacen en intensidad porque no se pueden hacer en la naturaleza. Además, dado que la representación de los atentados que deberían suscitar el terror la proporcionan los medios de comunicación, y dado que los terroristas, por supuesto, tienen en cuenta esta respuesta mediática a la hora de planificar su próximo ataque, la "realidad" se vuelve cada vez más distante como referente: los atentados “ están inscritas de antemano en el ritual de desciframiento y orquestación de los medios, anticipadas en su puesta en escena y en sus posibles consecuencias”. Por tanto, tienden a conformarse a él para obtener la respuesta esperada, es decir, el terror. Decir que el atentado de Moscú es un “Bataclán ruso” es decir que fue construido y publicitado, según el mismo modelo, en torno al mismo “campo magnético”, para utilizar la expresión antes citada. .

Lo que es más significativo es que este ataque golpea a un país que ya está en guerra y que, en este encuentro, es la lógica de la “simulación” la que parece prevalecer: “extensión del dominio del terrorismo”. Aunque Rusia y Ucrania están librando una guerra muy convencional -soldados luchando contra soldados para controlar territorios-, aunque el ataque fue reivindicado por un tercero, los dos países continúan transfiriéndose la responsabilidad mutuamente, en un juego infinito de espejos. Pero también esto lo había previsto Jean Baudrillard. El hecho de que los ataques sean simulados “no los hace inofensivos; por el contrario, refractados indefinidamente entre sí, son incontrolables por un orden que sólo puede ejercerse sobre lo real y lo racional, sobre las causas y los fines. Si la guerra entre Rusia y Ucrania alguna vez estuvo en el dominio de lo real y racional, si alguna vez estuvo dictada por causas precisas con miras a fines precisos, al menos ahora podemos dudar seriamente de que lo sea. Sin embargo, cuanto más se aleja de este dominio para entrar en el de la “simulación”, más se acerca a nosotros, ya que la simulación no conoce fronteras. El “Bataclán ruso” bien podría anunciar un “Moscú francés”.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.