Post a Comment Print Share on Facebook

Gaza, Nahel, “violencia policial”: en París, cientos de manifestantes corean demandas dispares

Cerca de la Gare du Nord, bulevar de Magenta, la procesión “contra el racismo y la islamofobia” partió este domingo a las 14.

- 4 reads.

Gaza, Nahel, “violencia policial”: en París, cientos de manifestantes corean demandas dispares

Cerca de la Gare du Nord, bulevar de Magenta, la procesión “contra el racismo y la islamofobia” partió este domingo a las 14.00 horas. En este popular barrio del norte de París, los altavoces emiten las notas de rap de Rohff, “La Puissance”. El ambiente es bastante tranquilo y el público ecléctico. Las causas están entrelazadas, desde la violencia policial hasta los bombardeos en Gaza y las personas sin hogar.

Algunas personas usan la keffiyeh, un tocado de tela tradicional que simboliza la “resistencia palestina”. Otros llevan la bandera palestina a la espalda, atada al cuello. Vemos a Jérôme Rodrigues, figura del movimiento de los “chalecos amarillos”, así como a Éric Coquerel, diputado del LFI. Pero también los diputados Raquel Garrido y Alexis Corbière (sin sus pañuelos de elegidos) acompañados por el polémico humorista Yassine Belattar. Una mujer lleva una camiseta que dice “Justicia para Nahel”, en referencia a esta adolescente que murió a los 17 años, asesinada a tiros por un policía tras negarse a obedecer en Nanterre en junio de 2023.

“Se niegan a obedecer, pero no se les permite matar”, canta la multitud mientras inician su marcha hacia la Plaza de la República, iniciada por iniciativa de 51 organizaciones, entre ellas LFI, el NPA, Attac, Solidaires e incluso el Observatorio Nacional de la Policía. prácticas y violencia. Una decena de camiones de la gendarmería y un camión blindado equipado con una lanza de agua están preparados para intervenir en caso de desbordamiento. Porque ante los riesgos de tensiones y consignas antisemitas, la prefectura había intentado prohibir la movilización por orden. Una decisión que el tribunal administrativo finalmente suspendió el viernes.

“Nuestras demandas plantean un problema al más alto nivel del Estado. Pero el hecho de que estemos aquí es una victoria política y jurídica”, dice Amal Bentounsi, fundadora del Colectivo de Familiares de Víctimas Asesinadas por la Policía, al micrófono desde el remolque de la furgoneta. Hace exactamente doce años, su hermano Amine, de 28 años, fugitivo, fue baleado por la espalda por un agente de policía en Noisy-le-Sec (Sena-Saint-Denis). Y este último exige prohibir los excesos. "Eso es lo que están esperando", dice.

Mensaje escuchado. Al comienzo de la tarde el ambiente es tranquilo. Sólo unos pocos jóvenes vestidos de negro, escondidos bajo sombreros, capuchas y mascarillas sanitarias, se mantienen al margen de la procesión. Bajo el lema "La policía mutila, la justicia absuelve", algunos manifestantes retiran carteles publicitarios de las paradas de autobús y los sustituyen por carteles que denuncian la presencia de la extrema derecha en los medios de comunicación.

Desde el camión habla el coorganizador. “Partimos de una observación: a menudo estamos en la lucha contra la violencia policial. Debemos proteger a nuestros hijos, sean quienes sean, a todos”, dice entre lágrimas, afirmando que el país “que se supone es el de los derechos humanos” tiene “hoy mala cara”. “Nuestros niños están sometidos a políticas racistas. Si los adultos no somos capaces de movilizarnos para proteger a los niños, lo hemos perdido todo”.

Al frente de la procesión, Jean, de 18 años, explica que vino a “decir no al racismo y a la violencia policial”. “También estoy a favor de la liberación del pueblo palestino”, añade. Esta estudiante de derecho en París I es miembro de Peps (Por una ecología popular y social), un movimiento fundado en 2019 a raíz de los “chalecos amarillos”. Quien se define políticamente como “anarcocomunista” ya se ha manifestado varias veces, en particular contra la ley de inmigración y contra la expulsión de los estudiantes de su alojamiento en Crous, requisados ​​para los Juegos Olímpicos de París 2024. “El Estado está en parte islamófoba. . No puedo apoyar que se utilice el secularismo contra los musulmanes”, explica el adolescente.

Después de dos horas de deambular, Yassine Benyettou, secretario nacional de Red Jeunes, una organización que lucha contra los controles faciales, irrumpe. “¡Gabriel Attal ha declarado la guerra a los niños y especialmente a los niños del barrio! quién se cree que es? ¿Este hijo de burgués nos va a enseñar cómo educar a nuestros hijos?”, se pregunta, en referencia a los anuncios hechos por el Primer Ministro el jueves para abordar la violencia que azota a una parte de la juventud.

Bajo su velo, Anissa*, una “francesa de Argelia” de sesenta años, dice que está allí para apoyar a la población palestina frente a los ataques israelíes. Digan "detengan esta abominable guerra que mata a cientos de civiles cada día en la Franja de Gaza", declara la mujer que, desde el inicio de la guerra el 7 de octubre, ha asistido a todas las manifestaciones pro palestinas.

Ondeando una bandera palestina en miniatura, el argelino continúa: “Necesitamos una solución de dos Estados, palestinos en Palestina e israelíes en Israel. Somos hermanos, tenemos el mismo profeta, maldita sea”. No muy lejos de allí, un hombre colgó en su bolso alfileres que decían “Palestina libre”. Una pegatina con el mismo lema está pegada en la parte delantera de su gorra y en la carcasa de su teléfono.

Malika, una parisina de 55 años, acudió con su hermana. “Estamos a favor de una Palestina libre y comprometidos con la resistencia contra el Estado de Israel. El problema es el gobierno, no los israelíes. Lo demostramos periódicamente, la historia no comenzó el 7 de octubre. Soy una activista de salón que, siempre que puede, sale a la calle”, dice, agitando una pequeña bandera palestina. Quiero permitir que Palestina tenga un territorio libre, para la paz de los pueblos de Medio Oriente. Paz sobre todo”.

En medio de la procesión también se invitó a grupos de inmigrantes indocumentados a expresar su lema. “¡Estamos cansados!”, gritan, tratando de ahogar el cántico de los tam-tams. La marcha deberá finalizar en la Place de la République, donde cerrará la jornada con un concierto, en presencia de la controvertida cantante Médine.

*El nombre ha sido cambiado.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.