Post a Comment Print Share on Facebook

Ascenso a la cima de la obra de construcción de la aguja de Saint-Michel en Burdeos, el campanario más alto del sur de Francia.

Le Figaro Burdeos.

- 11 reads.

Ascenso a la cima de la obra de construcción de la aguja de Saint-Michel en Burdeos, el campanario más alto del sur de Francia.

Le Figaro Burdeos

Este es un proyecto excepcional. Desde 2022 se construye en Burdeos la aguja de Saint-Michel, uno de los campanarios más altos del país. Se instaló un enorme andamio “independiente” de 700 toneladas alrededor del edificio para permitir la renovación de este edificio histórico sin dañar su estructura. Además de haber estado a punto de ser arrasado por Luis XIV, este campanario erigido en el siglo XV fue alcanzado varias veces por un rayo y sufrió los estragos del tiempo. Su renovación se había vuelto esencial para asegurar su longevidad.

El campanario de Saint-Michel es “el resultado de la superposición de varias construcciones y restauraciones sucesivas”, recuerda el ayuntamiento de Burdeos. Proyectada cuando la ciudad estaba bajo influencia inglesa y luego frenada por la Guerra de los Cien Años (1337-1453), la construcción de la aguja comenzó en 1472. Al lado de una iglesia románica que daba paso a la basílica de Saint-Michel, los cimientos de esta Vertiginosos edificios se construyeron sobre una antigua capilla funeraria, que es también el único vestigio del siglo XIII que ha llegado hasta nuestros días en forma de cripta.

La altura de esta torre, que simboliza a la vez la elevación de las almas hacia el cielo y la poderosa influencia de la parroquia, motivó a partir del siglo XV a encargar un encargo, basado en la "habla del pueblo", con el fin de verificar la solidez de esta nueva obra, afirma el municipio. La altura vertiginosa de este campanario “aterroriza a los bordeleses”, que temen que se derrumbe. Durante tres siglos, el edificio resistió, pero en 1768, parte de la torre fue derribada por un huracán, lo que requirió obras importantes.

De la construcción del siglo XV quedan vestigios “en la mampostería interior de la torre”. Un proyecto de restauración realizado en el siglo XIX por el arquitecto Paul Abadie “modificó considerablemente el aspecto del campanario”, precisa la ciudad, pero un diagnóstico realizado en 2014 reveló que esta parte renovada allí dos siglos de antigüedad estaba hoy muy dañada. con piedras alteradas. La fuerte corrosión también afectó a la fijación de la cruz de la cumbre. Instalada en 1492, esta cruz de cinco metros de altura, enfrentada a los estragos del tiempo, se está restaurando actualmente en un taller de Charente.

Aunque las obras no comenzaron hasta 2022 (y se espera que duren hasta principios de 2026), el estado de la aguja estuvo bajo vigilancia durante 25 años. “Después de la tormenta Martin, en diciembre de 1999, la ciudad de Burdeos hizo inspeccionar el patrimonio y una visita de técnicos de trabajos verticales reveló grietas”, recuerda Patrick Della-Libera, responsable del patrimonio histórico en la dirección general de asuntos culturales de la ciudad. de Burdeos. El seguimiento de estas grietas “reveló que se estaban abriendo de forma regular e irremediable”, de ahí los estudios preliminares iniciados en aquel momento.

"Es un proyecto muy rico", explica Baptiste Maurin, teniente de alcalde de Burdeos encargado del patrimonio, con "proezas técnicas en la creación de andamios y en la promoción de los oficios y las artes de la piedra, para poder restaurar la aguja y estructura a su apariencia y condición originales. Obra estimada en 11,6 millones de euros, financiada principalmente por el Estado, la ciudad y la región de Nueva Aquitania.

En bas de l'échafaudage, des blocs issus de la carrière de Frontenac - la dernière en Gironde à exploiter la «pierre de Bordeaux» - sont travaillés par les Compagnons de Saint-Jacques, une entreprise spécialisée dans la restauration du patrimoine ancien et historique en la región. Henrique Barbosa, uno de los responsables del sitio, estima que se han cambiado o están siendo removidos alrededor de 300 piedras, entre los 63 metros de altura y la cima. El objetivo es “rehacer lo mismo”, intentando conservar lo más fielmente posible la forma y el tamaño de los bloques originales. Una vez instalada la nueva piedra, se somete a un tratamiento de envejecimiento y se cubre con una pátina para que parezca idéntica a las demás.

Una vez finalizada la restauración de la parte cumbre, inicialmente prevista para abril de 2024, se procederá a un desmantelamiento parcial de la estructura, con una rehabilitación del andamio para poder trabajar lo más cerca posible del edificio entre 47 y 63. metros de altura. Todo el andamio debería finalmente desmontarse a principios de 2026. La obra ya se ha retrasado, sobre todo debido a las condiciones meteorológicas, que son mucho más intensas a 114 metros de altura que en el suelo.

A pesar de los daños que los siglos han causado a la aguja de Saint-Michel, es sobre todo la exposición simultánea de “caras opuestas a temperaturas contrastantes” lo que ha provocado “importantes y perjudiciales limitaciones de tracción internas en la estructura del monumento”, recuerda la ciudad. Una vez finalizado el proyecto, Patrick Della-Libera espera que no haya necesidad de realizar nuevas obras durante un siglo. “Es necesario mantener el patrimonio”, recuerda. A pesar de esta importante renovación, será necesario cuidar periódicamente la aguja de Saint-Michel para que siga dominando los tejados del centro de la ciudad.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.