Post a Comment Print Share on Facebook

Un criador de Tarn y Garona recauda casi 500.000 euros tras la muerte de toda su manada

Su nombre se ha convertido en un símbolo de la “extrema derecha” para algunos y de la lenta agonía del mundo campesino para otros.

- 5 reads.

Un criador de Tarn y Garona recauda casi 500.000 euros tras la muerte de toda su manada

Su nombre se ha convertido en un símbolo de la “extrema derecha” para algunos y de la lenta agonía del mundo campesino para otros. Desde hace varios meses, los medios locales hablan regularmente del criador de cerdos lanudos Pierre-Guillaume Mercadal. Por un litigio que le enfrenta en particular al ayuntamiento de Montjoi (Tar-et-Garonne), en relación con una carretera municipal cedida a un rico propietario inglés y que dificulta el acceso a su explotación. Esta polémica fue resaltada por el influencer Papacito, a través de dos videos que lo llevaron a juicio el pasado mes de febrero.

Pero últimamente la cuestión ha dado un nuevo giro. El pasado mes de marzo, toda la cabaña de Mercadal, compuesta por 103 animales, tuvo que ser sacrificada tras contraer una rara enfermedad. Sugiere envenenamiento intencional. En cualquier caso, su principal fuente de ingresos ha quedado reducida a la nada. Este asunto fue objeto, el viernes 5 de abril, de un tercer vídeo de Papacito y de un premio acumulado. La solidaridad es inmensa: hasta la fecha se han recaudado cerca de 483.000 euros, cuando el objetivo inicial se fijaba en 50.000 euros.

Inicialmente, Pierre-Guillaume Mercadal tenía la intención de utilizar la mitad de los beneficios del premio para comprar una manada entera e instalar un sofisticado sistema de vigilancia para su explotación. Pero dada la magnitud del éxito, el criador sólo se quedará con el 25%, o incluso con el 20 o el 15% si la cantidad aumenta aún más, explica a Le Figaro. El 50% del dinero recaudado se utilizará para "crear un Samu agrícola social, para ofrecer a los agricultores apoyo fiscal, jurídico, contable y social", pero también psicológico, "permitiéndoles volverse ecológicos durante unos días", indica Mercadal. “El proyecto es intentar salvar lo que se pueda salvar y evitar suicidios”, resume. El resto se destinará “a otras causas”.

Lea también “Alimenté a 2.500 hogares pero no tenía suficiente para comer”: en Sena Marítimo, los productores de leche estrangulados por las deudas

En última instancia, el obtentor espera obtener el estatus de utilidad pública, “recaudar grandes fondos” y expandir el proyecto a todo el territorio. Incluso baraja la creación de una “plataforma asociativa para ayudar a los agricultores a vender sus productos sin que nadie obtenga beneficios de ellos”. Pero este paso sigue siendo, según él mismo admite, “una ilusión”. “Puedes imaginar la carga de trabajo que eso representa”, respira.

Respecto a la muerte de su ganado, Pierre-Guillaume Mercadal habla de un “envenenamiento” y de una “masacre”, sin nombrar a los culpables. “Para mí, es un servicio encargado por mi adversario de mayor rango”, susurra enigmático. En el vídeo de Papacito, que muestra crudamente la "eutanasia" de los cerdos, el criador aparece especialmente devastado por la pérdida de sus animales. Para ambos hombres no hay duda: el envenenamiento fue intencionado. Porque la enfermedad de Aujeszky, que parecía padecer los cerdos, normalmente sólo afecta a dos animales al año, según el veterinario Nicolas Ploux, entrevistado en 2022 por Le Chasseur Français TV. Y no se han registrado otros casos en las fincas aledañas.

"Los cazadores locales no creen en una enfermedad contraída de forma natural y los veterinarios están más que sorprendidos", explica Pierre-Guillaume Mercadal. Pero ninguna evidencia puede respaldar sus acusaciones: como los animales dieron positivo en una enfermedad, no se les realizó la autopsia.

Pierre-Guillaume Mercadal y Papacito ya habían pedido previamente la generosidad de sus seguidores, en el primer vídeo del YouTuber, de noviembre de 2022. Habían recaudado más de 275.000 euros, invertidos principalmente en la explotación del criador. En realidad, toda la historia se remonta a 2017, cuando Pierre-Guillaume Mercadal decidió instalarse en Montjoi. Luego se da cuenta de que la carretera municipal que conduce a su parcela ha sido vendida a un inglés rico, que posee una propiedad al lado. En respuesta, el obtentor inició varios procedimientos para impugnar la forma en que se produjo la transferencia. Porque el camino que ahora debe recorrer es difícil de recorrer.

Lea también “Gaudriole”, el rugby y la Guerra de los Cien Años: la defensa muy “local” del camarógrafo Papacito

Pero desde el inicio del asunto, el alcalde de Montjoi, Christian Eurgal, ha hecho oídos sordos. Hasta el episodio de la enfermedad del ganado. Porque los vehículos de los servicios veterinarios y de prestación de servicios no pudieron acceder al inmueble... debido a la intransitabilidad del camino. Los cuatro sindicatos agrícolas locales (Coordinación Rural, FDSEA, Jóvenes Agricultores y Confederación Paysanne) tomaron cartas en el asunto y denunciaron la situación al unísono en un comunicado de prensa. Y la prefectura de Tarn-et-Garonne acabó encargándose de la rehabilitación del camino rural. A finales de marzo se inició un trabajo excepcional en este sentido.

Por su parte, Pierre-Guillaume Mercadal indica que “se ha hecho la paz con los ingleses”. Se llegó a un acuerdo compensatorio a cambio de detener todos los juicios en curso. Este documento aún se encuentra en secreto, a petición del propietario británico. Pero la historia podría encontrar aquí su epílogo.

Sin embargo, el criador sigue preocupado por varios procedimientos judiciales. En septiembre de 2022 fue condenado a una multa suspendida de 5.000 euros, por haber retenido al alcalde de Montjoi en su ayuntamiento contra su voluntad. Los medios locales hablaron de “secuestro”. Él lo niega formalmente. “El alcalde se negó a firmarme un acuse de recibo de una carta certificada”, afirma Mercadal. “Así que me senté en una silla frente a la puerta durante 20 minutos”, explica, asegurando que “nunca tocó ni amenazó” al concejal.

Lea también: Las penurias cotidianas de los agricultores “bajo el yugo” de normas y controles

El alcalde de Montjoi también presentó tres nuevas denuncias por acoso moral, a raíz de los vídeos de Papacito. Fue puesto bajo protección policial tras recibir numerosas amenazas de muerte. En febrero pasado, el agricultor también fue puesto bajo supervisión judicial por repetidos actos de desprecio y acoso contra Jean-Michel Baylet, alcalde de Valence-d'Agen y propietario de La Dépêche. El diario también acaba de presentar una demanda adicional contra él, por haberlo calificado de “periódico colaborativo”. El interesado prefiere sonreír: “Me acusan de acoso, pero en mi expediente han escrito 41 artículos, todos contra ellos. Y nunca han venido a mi propiedad en siete años”.

El pasado mes de enero, Pierre-Guillaume Mercadal volvió a ser noticia al colocar el cadáver de un cerdo sobre el escritorio de Christian Eurgal. Porque antes de que toda su manada se viera afectada por la enfermedad, seis de sus animales fueron encontrados muertos, cinco de los cuales habían recibido disparos. Con todos estos gestos provocativos, todos los vídeos y las invectivas, Mercadal “se responsabiliza”: “No le pegué a nadie, no insulté a nadie. ¿Qué debo hacer para combatir esta situación? ¿Ir a casa y suicidarme?

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.