Post a Comment Print Share on Facebook

En Amiens, los esplendores de la prehistoria se ofrecen al público

Enviado especial a Amiens.

- 5 reads.

En Amiens, los esplendores de la prehistoria se ofrecen al público

Enviado especial a Amiens

Es una señora divertida que invadió las calles de Amiens. Una Venus de 27.000 años que se revela desde todos los ángulos. Su estómago, un poco redondo, cuelga. Sus senos también están caídos y su trasero está regordete. Con una especie de sombrero que oculta su rostro, está presente en casi todas partes de la capital de Picardía. Tallada en tiza, esta escultura en realidad mide sólo 4 cm. Durante siete meses estará expuesta en el Museo de Picardie. Hay que reconocer que el entorno creado para ello está a la altura del personaje, con una exposición temporal dedicada a la prehistoria, más precisamente en el Somme (exposición de la que Le Figaro es socio).

Nos retrotrae más de 650.000 años, siguiendo los pasos del Homo heidelbergensis, un primo lejano, que fue uno de los primeros en poblar el continente, antes de que llegaran los neandertales. A lo largo de los milenios y de las variaciones climáticas, las poblaciones humanas han sabido encontrar en el Somme un refugio que les ofrecía una fauna diversa, y se reconstituyeron aquí para la ocasión.

Lea tambiénPrehistoria: el tesoro de un explorador y sus amazonas en el Musée de l’Homme

“La región es particularmente rica”, afirma Agathe Jagerschmidt-Séguin, conservadora del patrimonio del Museo de Picardie y curadora de la exposición. Fue en uno de los barrios de Amiens, en Saint-Acheul, donde se descubrieron en el siglo XIX bifaces, testigos de una antigua industria presente en casi todo el mundo, y que hoy lleva el nombre del barrio, el “Achelense”. » Lentamente el visitante es llevado hacia lo más destacado del espectáculo. La llegada de este grupo tan especial, escultores y artistas que aportaron conocimientos únicos y crearon esta famosa Venus. Individuos que pertenecen a la segunda oleada de Homo sapiens que llegó a Europa hace más de 30.000 años. En otras palabras, nuestros antepasados.

"En aquella época el Somme estaba muy cerca de la capa de hielo, durante mucho tiempo pensamos que debía ser especialmente inhóspito", explica Clément Paris, arqueólogo del Instituto Nacional de Investigaciones Arqueológicas Preventivas (Inrap) y comisario de la exposición. . . “Luego, en 2013, durante una excavación previa a la construcción de una nueva zona de actividad comercial (ZAC) en el distrito de Renancourt, nos topamos con un sitio de extraordinaria riqueza. » Un año después del inicio de las excavaciones, en 2014, la primera Venus emergió de la tierra. La pieza está dividida en unas diez piezas. “Esa misma noche, en casa, estaba tan impaciente que comencé a reconstruirlo”, recuerda Clément Paris, que supervisó todas las excavaciones en el lugar.

El visitante también podrá probar este juego de rompecabezas prehistórico, ya que la exposición invita a los más valientes a intentar esta reconstrucción. Esta estatuilla mide alrededor de diez centímetros. Las dataciones y los análisis nos dicen que los hombres aprovecharon un período de calma climática para instalarse en el lugar por un período probablemente corto, sólo unas pocas semanas. A lo largo de las excavaciones y a lo largo de los años se han descubierto numerosos restos óseos, objetos decorativos y, sobre todo, otras Venus. “Se trata en cierto modo de una ZAC prehistórica descubierta gracias a las obras de construcción de una ZAC moderna”, bromea Agathe Jagerschmidt-Séguin.

De las veinte estatuillas desenterradas en Renancourt, quince se presentan al público para esta exposición. ¡Una cifra excepcional, cuando sabemos que no existen más de 150 piezas de esta época en todo el mundo! “El sitio de Renancourt es único”, explica Clément Paris. ¡Este es el único lugar donde se ha descubierto una producción de estatuillas femeninas de este tipo! » De hecho, todas las demás Venus, ya sean las del sur de Francia o las del Jura de Suabia en Alemania, han sido descubiertas aisladas o acompañadas de estatuillas de animales.

La estatuilla elegida como abanderado y que se exhibe por las calles del centro de la ciudad, es sin duda la más bella de la colección. Fue descubierto en 2019. Excepcionalmente conservado, solo estaba partido en tres pedazos y ya había sido presentado a los visitantes del museo. Pero la última pieza, descubierta en 2021, es completamente nueva. El artículo científico que informa sobre su descubrimiento apenas se está publicando actualmente. Aunque es muy difícil hacer una jerarquía, es quizás la escultura más conmovedora, ya que se trata de un rostro humano de extremo detalle, tallado a partir de un bloque de tiza de un centímetro de diámetro.

“Las representaciones faciales son extremadamente raras”, precisa el arqueólogo. Son menos de cinco para este período. » Esto muestra la importancia del objeto. Los pequeños ojos, perforados en la piedra que los milenios han endurecido, miran fijamente al visitante. La nariz, perfectamente definida, termina en fosas nasales, también finamente ahuecadas. El cuerpo ha desaparecido, en el cuello se puede ver claramente una rotura que sugiere que el resto de la estatuilla quizás todavía esté enterrada. La cabeza se lleva con una especie de gorro que cubre parte de la frente.

Todas estas figuras encierran una inmensa cantidad de misterio. ¿Qué representan? ¿Por qué se encuentran en casi todas partes de Europa en épocas muy lejanas? Los más recientes registrados en la literatura tienen apenas 8.000 años. Los científicos no dan aquí una respuesta, pero ofrecen hipótesis. “Es posible que sea obra de mujeres”, afirma Clément Paris. Estas estatuillas podrían servir como protección simbólica durante el parto; encontramos similitudes en las sociedades de cazadores-recolectores. » Una pequeña exhibición detalla las herramientas y pasos necesarios para producir estos objetos. “A diferencia del marfil, que se utilizaba en Alemania, la tiza es un material bastante suelto”, explica Clément Paris.

También retomó el juego de la arqueología experimental reproduciendo una Venus con las herramientas de la época. “Este ejercicio me lleva a plantearme muchas preguntas nuevas”, continúa el experto. Me tomó dos horas producir una Venus, imagino que la gente de la época tenía experiencia en el ejercicio. Es posible que tengamos ante nuestros ojos la producción de una o dos jornadas de trabajo. » ¿Pero por qué quedaron allí estas figuritas? El campo estuvo ocupado sólo durante un período muy corto. “No sabemos nada al respecto”, concluye el arqueólogo. Depende de cada uno imaginar su respuesta al salir del museo. Una respuesta que, sea cual sea, no puede considerarse completamente cierta, sin ser completamente refutable.

“La suma de las prehistorias”, Museo de Picardie, 2, rue Puvis-de-Chavannes Amiens, del 23 de marzo al 3 de noviembre de 2024.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.