Post a Comment Print Share on Facebook

El proyecto de ley sobre el fin de vida presentado en el Consejo de Ministros

Este miércoles se presenta al Consejo de Ministros el proyecto de ley relativo al "apoyo a los enfermos y al final de la vida", dando inicio a la importante reforma social sobre la "muerte asistida".

- 7 reads.

El proyecto de ley sobre el fin de vida presentado en el Consejo de Ministros

Este miércoles se presenta al Consejo de Ministros el proyecto de ley relativo al "apoyo a los enfermos y al final de la vida", dando inicio a la importante reforma social sobre la "muerte asistida". Sin nombrarlos explícitamente, el nuevo “modelo francés” de final de la vida deseado por el Presidente de la República prevé legalizar el “suicidio asistido” y la “eutanasia excepcional”, agrupados bajo el término “muerte asistida”. Una ruptura ética y jurídica con la prohibición de matar.

El jefe de Estado defiende este proyecto como un texto equilibrado, enmarcado en “condiciones estrictas”. Esto fue contrarrestado por la presentación, a principios de semana, de la estrategia decenal de cuidados paliativos, rebautizada como “cuidados de apoyo”. El proyecto de ley deberá ser sometido a primera lectura en la Asamblea Nacional el 27 de mayo.

Leer tambiénMons. Vincent Jordy sobre el fin de la vida: “Debemos advertir de los efectos perversos que podría tener esta legislación”

El Consejo de Estado emitió su dictamen la semana pasada sobre la copia del gobierno. Antes de su comparecencia en el Consejo de Ministros, el Ministerio de Sanidad hizo algunas correcciones para tener en cuenta las declaraciones de los sabios. El texto original, que contenía sólo 14 artículos, podría ampliarse para cumplir con los requisitos legales del más alto tribunal administrativo.

En particular, el procedimiento para abrir la muerte asistida podría ser más detallado antes de llegar a la Asamblea Nacional. En la primera versión del proyecto de ley, el acceso a la muerte inducida estaba sujeto a cinco criterios acumulativos: ser mayor de edad, ser francés o residir en Francia, padecer una enfermedad incurable que amenaza la vida "a corto o medio plazo", presentar “sufrimiento físico o psicológico refractario o insoportable” y, finalmente, ser “capaz de expresar la voluntad de manera libre e informada”. Este último criterio excluye de la asistencia para morir a las personas que padecen la enfermedad de Alzheimer u otras demencias, incluso en el caso de directivas anticipadas.

Los criterios de elegibilidad para la muerte inducida siguen siendo "muy vagos e imprecisos", señala el jurista Laurent Frémont, profesor de Derecho constitucional en Sciences Po. Las condiciones para la manifestación de una "voluntad libre e ilustrada" no están especificadas, según la valoración de la El carácter “insoportable” del sufrimiento es muy subjetivo, el criterio de pronóstico vital cometido a medio plazo parece complejo de definir médicamente”.

Más allá de estos criterios, lo que podría completarse es la definición misma de “muerte asistida”. “El texto plantea dudas sobre la inteligibilidad de la ley. El uso del eufemismo “muerte asistida” es problemático porque mantiene una ambigüedad terminológica, señala Laurent Frémont. Todos los países que han legalizado la eutanasia o el suicidio asistido han utilizado los términos apropiados”.

La cuestión es tanto más delicada cuanto que la frontera entre ambas prácticas no está claramente definida. El artículo 7 define la “muerte asistida” como “la administración de una sustancia letal, realizada por la propia persona”, definición que corresponde al suicidio asistido. Pero el producto también podría ser inyectado, cuando la persona “no esté físicamente capacitada para hacerlo”, por “un médico, una enfermera o un voluntario”. Esto sería entonces eutanasia. Sin embargo, antes de su paso al Consejo de Estado, el texto no especificaba las condiciones bajo las cuales una persona sería considerada incapaz de autoadministrarse el producto letal. Esta falta de un límite claro entre ambas prácticas podría plantear un problema, ya que el Consejo Nacional del Colegio de Médicos (Cnom) y el colectivo de organizaciones que representan a 800.000 cuidadores han hecho de la participación de los médicos en la eutanasia una línea roja que no se debe cruzar. “La prevención de conflictos de intereses no está garantizada, en particular el riesgo de abuso de debilidad por parte de los familiares que podrían realizar el procedimiento letal, pero también por parte de los médicos que se encontrarían en una posición solitaria para tomar decisiones. y omnipotencia”, añade Laurent Frémont.

Leer tambiénNuevo plan gubernamental de “cuidados paliativos”: los cuidadores entre la satisfacción y la precaución

Por último, el seguimiento y los controles de las solicitudes de “muerte asistida” parecen mal estructurados. "Las condiciones para la formulación de la solicitud no están especificadas, el texto no prevé actualmente ninguna trazabilidad de las consultas y dictámenes", subraya el abogado, que considera también que "los plazos que se impondrían a los médicos son extremadamente breves". Además, el texto no prevé ningún sistema de control a priori. “El procedimiento propuesto en esta primera versión del texto parece, pues, uno de los más permisivos del mundo”, considera Laurent Frémont. Más fundamentalmente, este proyecto de ley pretende responder a las excepciones, incluso cuando determina un nuevo estándar”.

El miércoles, los opositores al texto organizarán una manifestación en París. El colectivo Soulager but not Kill acudirá al Elíseo para depositar las firmas del llamamiento “¡Ayudémonos a vivir, no a morir!”, lanzado en diciembre de 2022 por el difunto padrino del colectivo, Philippe Pozzo di Borgo. “De un derecho a la eutanasia pasamos rápidamente a un deber. La discapacidad, la dependencia o la enfermedad exigen solidaridad, no rechazo”, advierte el colectivo. Por el contrario, la Asociación por el Derecho a Morir con Dignidad (ADMD) considera que el proyecto de ley constituye “un primer paso”, pero aún no va lo suficientemente lejos: al excluir las solicitudes anticipadas, el texto presentado en el Consejo de Ministros “excluye todas las enfermedades degenerativas , como el Alzheimer” de la “muerte asistida”, denuncia la asociación. Sus activistas consideran también que la condición de pronóstico vital comprometida a corto o medio plazo “condena a los pacientes que padecen, por ejemplo, la enfermedad de Charcot a vivir las tragedias de las últimas etapas de la evolución de la enfermedad”.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.