Post a Comment Print Share on Facebook

Con Imperva, Thales entra en el Top-5 mundial en ciberseguridad

El asunto se llevó a cabo sin contratiempos.

- 14 reads.

Con Imperva, Thales entra en el Top-5 mundial en ciberseguridad

El asunto se llevó a cabo sin contratiempos. Thales anunció este lunes por la mañana que había completado la adquisición de la joya californiana Imperva, uno de los campeones estadounidenses de la ciberseguridad. Apenas cinco meses después de anunciar que había llegado a un acuerdo con su propietario, el fondo de inversión Thoma Bravo. La transacción, valorada en 3.400 millones de dólares, se pagará en un 50% en efectivo y en un 50% mediante una emisión de bonos. Se firmó este fin de semana.

El grupo francés de defensa y alta tecnología ha obtenido toda la luz verde de las autoridades de competencia y del Cifus, el Comité de Inversiones Extranjeras de Estados Unidos. Esto último no exigía que Imperva estuviera “bajo poder”, es decir, bajo control estadounidense, en particular con administradores elegidos por Washington. “La transacción, que supone una adquisición del 100% de Imperva, se completó rápidamente, sin un representante, lo que demuestra que la reputación de Thales está bien establecida. Nuestra empresa es conocida y respetada en Estados Unidos, donde participa desde hace mucho tiempo en programas confidenciales de defensa, pero también entrega, por ejemplo, documentos de identidad a 18 estados americanos”, subraya Patrice Caine, director general de Thales, en una entrevista en Figaro.

Con esta adquisición, Thales adquiere una nueva dimensión en el campo de la ciberseguridad. Se convierte en un líder de “clase mundial”, integrando el Top 5 del sector cibernético internacional, con una facturación de 2.400 millones y 8.000 empleados, incluidos 5.600 expertos cibernéticos. Creada en 2002, la empresa californiana es un activo “escaso y de calidad”, en un mercado muy fragmentado, valorado en 136 mil millones en 2022 y 267 mil millones en 2026 por Accenture y el grupo Gartner. Imperva tiene un potencial de crecimiento de dos dígitos y genera una fuerte rentabilidad (Ebit) de alrededor del 20%.

La empresa, cuyo nombre deriva del latín "impervius", que significa "impenetrable", es líder en seguridad de datos, seguridad de aplicaciones críticas (firewalls) y API (los componentes básicos del software utilizado para crear aplicaciones), con soluciones para protegerlas. desde ataques de denegación de servicio y “bots” maliciosos, estos programas que realizan ataques en Internet. Tantas especialidades complementarias a las de Thales en software y cifrado, claves de cifrado y módulos de seguridad. Imperva aporta también sus centros de ingeniería en Estados Unidos (58% de sus ventas), Canadá, India e Israel y una cartera de 6.000 grandes clientes en 180 países. Una complementariedad que debería generar 110 millones de dólares en sinergias recurrentes a partir de 2028.

Imperva se integrará en la división de identidad y seguridad (DIS) de Thales, que supervisará todas las actividades cibernéticas civiles del grupo. DIS también debe integrar la cibergema australiana Tesserent, cuya adquisición se anunció a mediados de junio. A partir de 2024, Thales simplificará la organización de su actividad cibernética. Tiene previsto transferir al DIS sus 11 centros de cibersupervisión (monitoreo activo, identificación de firmas de piratas informáticos, pruebas de seguridad y soluciones para contrarrestar ciberataques, etc.), actualmente ubicados en su división de defensa y seguridad. Por otro lado, las actividades cibernéticas militares permanecerán en el ámbito de la defensa.

En poco menos de diez años, Thales se ha convertido en un actor global en el sector cibernético, una actividad que valía alrededor de 350 millones en 2014. Esto se consigue jugando la doble carta del crecimiento orgánico y las adquisiciones selectivas. Antes de Imperva, el movimiento estratégico más estructurante desde la adquisición de la antigua Gemalto (rebautizada DIS) por 4.800 millones de euros en 2019, el grupo compró ocho cibernuggets, entre ellos Vormetric en Estados Unidos, S21Sec, Excellium y OneWelcome en Europa y Tesserent en Australia. Esta fuerza de ataque ofrece a Thales la oportunidad de simplificar su oferta con productos y soluciones integrados, con un componente de Inteligencia Artificial (IA). “Los responsables de la seguridad de los sistemas de información pueden tener que tratar con una treintena o incluso cincuenta proveedores de servicios cibernéticos y tratar de reducir su número gracias a productos que cubren un espectro más amplio”, señala Patrice Caine.

Esto, mientras la amenaza cibernética crece exponencialmente. Desde enero de 2023, sólo la empresa Imperva ha bloqueado 40 mil millones de ciberataques al mes lanzados contra aplicaciones en la web. Ataques que también adoptan nuevas formas con el uso de la IA y la IA generativa (ChatGPT en particular) por parte de los ciberdelincuentes. El coste global de estos ciberataques rondará los 10.000 millones de dólares en los próximos años, según un estudio de McKinsey.

La adquisición de Imperva (500 millones de ventas, 1.400 empleados) refuerza también la presencia de Thales en Estados Unidos, donde el grupo está presente en 22 estados, y, más ampliamente, en Norteamérica, que generará cerca de 4.000 millones de euros en ingresos, con 6.200 empleados, a partir de 2024. La región se convierte en el segundo mercado de Thales, después de Francia. Con Imperva, Thales se convierte en el socio de ciberseguridad del 35% de las mayores empresas estadounidenses, incluidas en el ranking “Fortune 100”. Ya sea en el sector financiero con JP Morgan en particular, en las telecomunicaciones con Verizon por ejemplo, en los servicios o incluso en la salud.

En los últimos años, el ascenso del grupo al otro lado del Atlántico se refleja también en su free float (45,21% de su capital) en bolsa. “Los inversores estadounidenses conocen cada vez mejor a Thales, que se ha convertido en una acción cotizada. A partir de ahora, casi el 50 % de nuestro capital flotante estará en manos de inversores norteamericanos”, explica Patrice Caine.

Thales se ha desplegado en todos sus negocios al otro lado del Atlántico, desde la defensa hasta la ciberseguridad, pasando por la identidad, la aeronáutica y el espacio. En este último ámbito, Tales quiere reforzarse. En efecto, a través de Thales Alenia Space, su filial conjunta con la italiana Leonardo, Thales vende satélites a operadores de telecomunicaciones y participa en Artemis, a través de la contribución de la Agencia Espacial Europea al programa de regreso a la Luna de la NASA. Pero Thales ha emprendido varios proyectos espaciales en Estados Unidos. En particular, respondió a la licitación lanzada por el operador de satélites de telecomunicaciones Intelsat para su proyecto de constelación de órbita media.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.