Post a Comment Print Share on Facebook

“Volvamos a conectarnos con la historia común de Francia y Serbia”

Giulia Acha Miljkovic es consultora y concejala municipal de Kingersheim (Alsacia).

- 4 reads.

“Volvamos a conectarnos con la historia común de Francia y Serbia”

Giulia Acha Miljkovic es consultora y concejala municipal de Kingersheim (Alsacia).

El 23 de marzo de 1999 comenzó el bombardeo de Belgrado, que duró casi tres meses. Hace exactamente 25 años, toda Serbia fue castigada por la mayor organización militar internacional: la OTAN, que había considerado necesario, a diferencia de la ONU, utilizar la fuerza en respuesta a la furia de un dictador sangriento. Después de 78 días de bombardeos y 2.500 muertos, la pesadilla termina, dando paso al trauma psicológico de una nación entera, consternada por la implicación de su aliado histórico: Francia.

Hermanos de armas durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial, para recordar sólo éstas, Francia y Serbia siempre han alimentado un pasado común y, sobre todo, un vínculo único, que va más allá del marco militar. “Amamos a Francia como ella nos amó a nosotros”, se puede leer en el monumento en homenaje a Francia, erigido en 1930 a la entrada del parque Kalemegdan en Belgrado. Ningún país, que representa la gloria del espíritu nacional francés y su valentía, goza de tal reconocimiento simbólico en Serbia. La “pequeña nación heroica”, como la calificó Víctor Hugo, no hace trampas a la hora de reconocer a sus aliados. La paradoja es que la sangre derramada que los unía terminó por separarlos. ¿Cómo podrían convertirse en enemigos durante una temporada?

Cuando Belgrado experimentó las bombas y la muerte en 1999, descubrí la vida. Nacido en Francia, de padre italo-español y madre serbia, soy lo que se diría un hijo de Europa. Mi legado es intenso, inmenso y apasionante, pero en algunos de sus aspectos brutal y desgarrador. El sentimiento de pertenencia no puede surgir sólo en momentos de grandeza. No podemos negar la responsabilidad del gobierno serbio por los horrores cometidos bajo el régimen sangriento de Slobodan Milosevic, pero no podemos olvidar la campaña aérea de 78 días llevada a cabo en el marco de la Operación Fuerzas Aliadas en la que participaron Bélgica, Estados Unidos, la OTAN y Francia participó. Durante años, los serbios han sufrido el peso de una guerra que no eligieron, y la historia nos ha demostrado una y otra vez que el pueblo serbio no es un caso único.

Recordemos que si los pueblos de cada nación fueran responsables de las oscuras acciones de su gobierno de turno, generalmente en el poder gracias a maniobras raramente democráticas, todos seríamos culpables y abiertos a ser atacados. No veo ninguna legitimidad en seguir asociando al pueblo serbio con las características más negativas, cuando hemos elegido olvidar y perdonar en otras circunstancias. ¿Qué habríamos hecho nosotros, los franceses, ante una ola de separatistas beligerantes que arrasaba Alsacia y exigía su independencia? ¿Usar entonces el pretexto histórico de haber sido sucesivamente romano, aleman, español o incluso alemán, y no sentir ya una identidad suficientemente francesa para justificar seguir siéndolo?

Profundamente francés y serbio, no puedo resignarme a una desunión de aliados diplomáticos de larga data. 1999, bombardeo de Serbia por la OTAN; 2008, reconocimiento por parte de Francia de la independencia de Kosovo; 2018, humillación del presidente Vucic, retirado de la plataforma oficial durante la ceremonia de conmemoración del 11 de noviembre de 1918 en París: estos tres años han empañado lamentablemente una relación centenaria entre nuestros dos pueblos que compartieron dos heroicos jefes de resistencia entre 1940 y 1945. General de Gaulle y General Mihailovic. Me gusta creer que una conexión tan obvia nunca muere. No se trata de olvidar sino de perdonar, porque nunca es demasiado tarde para avanzar hacia un horizonte común. Creo en una reconstrucción sólida de la relación franco-serbia, de la que deseo ser actor.

Cambiemos el paradigma: nuestra relación franco-serbia siempre ha sobrevivido a las crisis y merece recibir un nuevo impulso y fortalecerse en todas las escalas: local, continental e internacional; culturales, económicos y políticos. Por tanto, espero que nuestro presidente, Emmanuel Macron, vuelva a conectar con nuestra historia común, por los serbios que viven en Serbia, cuya admiración y respeto han permanecido intactos a pesar de las pruebas del tiempo, así como por los 120.000 serbios que eligieron vivir en nuestra gran nación francesa. Nuestro futuro común no puede escribirse de otra manera que en una Europa del mañana, que aún debe construirse juntos.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.