Post a Comment Print Share on Facebook

Thierry Lentz: “No, el Tribunal de Cuentas no es un “pilar de la democracia””

Thierry Lentz es historiador y docente.

- 6 reads.

Thierry Lentz: “No, el Tribunal de Cuentas no es un “pilar de la democracia””

Thierry Lentz es historiador y docente. Acaba de publicar “A orillas del Sena… Historia y secretos de la tumba de Napoleón”, editado por Perrin.

En su intervención durante la audiencia de regreso a clases del Tribunal de Cuentas, el 29 de enero, Pierre Moscovici, como tiene derecho, habló libremente. Pero aquí, la naturaleza “solemne” del momento aparentemente le dio alas. Sin duda, el primer presidente se habrá sentido afectado, mucho más de lo que puede admitir, por el aluvión de críticas que siguieron a su decisión de suspender la publicación de los resultados del informe del Tribunal sobre inmigración, con el pretexto de que no quería interferir en los debates del Parlamento. Sabemos que su cuestionable decisión fue discutida y, tal vez, que le sorprendió que la gente se atreviera a cuestionar su voluntad que él considera incontestable y soberana. Así, durante el solemne regreso a clases, pretendía dar una lección de derecho constitucional... cuyo análisis todavía huele a defensa del pro domo y confirma implícitamente sus intenciones políticas.

El Tribunal de Cuentas y el Consejo Constitucional (calificado como “Tribunal Supremo”, al estilo americano) son, según Moscovici, “pilares de la democracia”. Sus palabras habrán superado sus pensamientos, que no pueden ser incompletos sobre un tema tan serio. De hecho, es consciente de que los pilares de nuestra democracia son, como los famosos y tan variables “valores de la República”, definidos por nuestra Constitución y su preámbulo. Las disposiciones supremas (esta vez en el verdadero sentido del término) son claras y claras: el sufragio universal es la fuente de todo poder; el pueblo soberano se expresa a través de la voz de sus representantes y del referéndum. Al Tribunal y al Consejo, el texto no les concede ninguna superioridad de este tipo, asignándoles sólo amplios poderes técnicos y de control legislativo o financiero, incluso a través de artículos perfectamente redactados.

Sabemos que, a través de su jurisprudencia, el Consejo Constitucional ha ampliado el alcance de su control por sí solo (o gracias a las imprudentes reformas de 2008). Continúa este trabajo con entusiasmo y sin oposición. Hemos visto también que, a pesar del artículo 47-2, que propugnaba la solución contraria, el Presidente del Tribunal de Cuentas optó, como oportunidad, por esperar hasta que fuera demasiado tarde para "ayudar al Parlamento a controlar la acción gubernamental". En lo que respecta a los principios de legitimidad y representatividad, cuestionar estas prácticas no sería “antiliberal”, como le gusta decir al Sr. Moscovici, a menos que decretemos la no aplicación de las normas constitucionales sobre la libertad de expresión y el derecho del pueblo o del parlamento. para exigir rendición de cuentas.

Al cubrirse de grandes palabras y jugar con los principios, los presidentes de las dos instituciones no escapan a la sospecha de oportunismo político y cinismo. La primera explica que el Consejo Constitucional sólo ha juzgado a grandes rasgos la forma de la Ley de inmigración, reservando de hecho otro cartucho para el día en que tendrá que juzgar el fondo de los mismos temas. Como se ha escrito en otra parte: ¿qué le queda entonces al parlamento que vota bajo la supervisión ni siquiera discreta de un órgano ciertamente constitucional pero de ningún modo democrático, aunque sólo sea por el método y la historia de la designación de sus miembros? El segundo nos echa en cara una especie de poder discrecional (cuya existencia no sospechábamos) y afirma con falsa franqueza que todo esto no tiene nada que ver con la peligrosa situación del gobierno en el parlamento. Al menos ha elegido su bando, el del ejecutivo... pero a pesar de lo que le prescribe la Constitución. Le hemos conocido menos combativo en otros informes de su Tribunal que fueron cuidadosamente enterrados y no dieron lugar a diez días de intervención mediática.

Discursos solemnes o no, la colisión temporal entre la decisión del Consejo y la publicación deliberadamente retrasada del informe del Tribunal tiene un efecto negativo en la opinión pública. Dan una desagradable impresión de déjà vu: el espectáculo de élites asustadas y desarmadas que enfrentan el aumento del descontento, soluciones contundentes y pronto votos populares de censura. Viejo truco: cuentan (aparentemente con buenas razones) y confían (con confianza) en autoridades “independientes” para liderar una guerra de contraguerrilla. Ayer la autoridad judicial pidió impedir la victoria de François Fillon o deshacerse de Dupond-Moretti. Hoy la entrada en vigor de dos jurisdicciones encabezadas por ex designados políticos. Continuará en el próximo episodio.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.