Post a Comment Print Share on Facebook

Overtourism: “Si las zonas previstas para alojar gente están llenas, mucho mejor”

Este fin de semana de Pascua da inicio a una larga serie de días festivos y “puentes” que deberían hacer que el número de turistas aumente nuevamente este año.

- 11 reads.

Overtourism: “Si las zonas previstas para alojar gente están llenas, mucho mejor”

Este fin de semana de Pascua da inicio a una larga serie de días festivos y “puentes” que deberían hacer que el número de turistas aumente nuevamente este año. Y con ello las imágenes de lugares repletos de visitantes, desde Etretat hasta el Mont-Blanc. Un fenómeno que parece haberse multiplicado por diez desde el fin de las restricciones vinculadas al Covid y que se está convirtiendo en una auténtica cuestión de política pública. Al mismo tiempo, la aparición de anchos turísticos, en una zona de las Calanques por ejemplo, está alimentando el debate sobre la necesidad de regular los flujos. Un debate en el que interviene Jean Pinard, director general del Comité Regional de Turismo (CRT) de Occitania, una de las principales regiones turísticas francesas, para intentar reformular los términos, en retrospectiva, más necesaria que nunca.

Usted se pronuncia en contra del uso del término “sobreturismo”, que califica de moda pasajera. ¿No sería adecuado describir las multitudes de visitantes del Mont-Saint-Michel o de Etretat?

“Si consideramos que apenas estamos volviendo a los niveles de asistencia anteriores a Covid y que antes se hablaba poco o nada de sobreturismo, entonces sí, hay un efecto de moda. ¿Qué tiene de excepcional que haya tanta gente en el Mont-Saint-Michel un fin de semana cuando hace buen tiempo y hace calor? No veo nada nuevo. Es como si dijéramos que hay más gente en el cine en la proyección de las 20 horas de una superproducción que en la de las 13 horas de un cine de autor. Sí, hay que regular los flujos turísticos, cuidar las zonas naturales y sensibles e incluso prohibir el acceso a determinados lugares. Este año, con las vacaciones de mayo, seguro que habrá imágenes similares, pero al fin y al cabo esto sólo representa unos pocos fines de semana del año. Señalar fenómenos como la elevada asistencia temporal al Mont-Saint-Michel el año pasado es, en mi opinión, un juicio de valor.

Quienes vayan allí no tendrían los códigos y saldrían deliberadamente del mismo lugar y a la misma hora que todos los demás. Pero esto también se refiere a la organización de las sociedades, los fines de semana y días festivos, el tiempo de trabajo. Sin hablar siquiera de las vacaciones de primavera, miremos el verano: el 40% de los negocios cierran en agosto, las clases se interrumpen. ¿Tienen, por ejemplo, otra opción los padres con hijos? Así que no veo nada sorprendente en el hecho de que haya gente en las playas de nuestra costa en agosto. No todo el mundo tiene los medios para permitirse ir a la playa en Mauricio en invierno o disfrutar de una segunda residencia. En mi opinión, las críticas las hacen principalmente quienes tienen menos limitaciones. Ahora bien, es justo señalar que en poco tiempo los actores turísticos hemos pasado de una lógica de “¿volveremos a encontrar actividad?” durante el Covid, hasta “cómo regular los flujos” de ahora en adelante. La gente necesita más acceso a la naturaleza. Sin embargo, vemos que cuando hay necesidad de regular, se ha implementado. »

¿Es aceptable y soportable que tanta gente esté en el mismo lugar y al mismo tiempo?

“Aunque exista un instinto de rebaño, esta unidad de lugar se explica sobre todo por el hecho de que estos lugares están diseñados para albergar a un cierto número de personas. Si una estación balnearia tiene el tamaño y el equipamiento necesarios para acoger a 100.000 visitantes y sus playas están debidamente vigiladas... tanto mejor si está llena. No decimos que el Estadio de Francia esté abarrotado si tiene capacidad para 80.000 espectadores, su capacidad máxima. Se plantearía más bien la cuestión de si los turistas abandonan estas zonas destinadas a tal fin por lugares no destinados a grandes aglomeraciones.

También vemos que el efecto “instagrameable” se vuelve ahora contra los sitios y los propios visitantes, que sufren una experiencia degradada. Esto también puede conducir a una forma de autorregulación. ¿Quién quiere hacer cola durante horas? »

¿Qué soluciones ves?

“En primer lugar, ya existen buenas respuestas. Las etiquetas exigentes funcionan. Mire los “Grands sites de France”, que le permiten desarrollar sitios protegiéndolos y gestionando los flujos. Si tomamos el ejemplo de Puy de Dôme, hace 30 años íbamos en coche. Hace 20 años, los autobuses tomaron el relevo. Y ahora cogemos un tren cremallera eléctrico. Esto requiere entonces que los actores del turismo pasen de la lógica de la comunicación a la de la información: ¿cuándo y dónde ir? ¿Para qué experiencia? La demanda también está evolucionando, con personas que quieren o necesitan aislarse, por ejemplo.

Francia sigue siendo muy atractiva para los franceses y los extranjeros, pero hay que hacer una verdadera reflexión sobre la oferta y, en mi opinión, comunicar el atractivo de Francia en número de turistas comparándola con España es más el tema. Nuestro país ha conocido importantes ciclos de desarrollo turístico: la misión de Racine, que permitió el desarrollo turístico del litoral Languedoc-Rosellón a partir de los años 1960; el MIACA para la costa de Aquitania poco después; planes de nieve para estaciones de esquí... En aquellos momentos, la voluntad política era real. Las autoridades públicas deben involucrarse en el tema y dirigir recursos no hacia la demanda sino hacia la oferta, su adaptación y su evolución. La regulación es parte de esto, al igual que los impuestos al turismo y la adaptación al cambio climático. ¿Quién querría estar junto al mar cuando hace 46 grados?

En vídeo - En Marsella, ahora es necesario reservar para acceder a determinadas calas en verano

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.