Post a Comment Print Share on Facebook

Judith Godrèche, el “icono del cine francés” que ya no quiso ser “el arquetipo de la chica simpática”

Icono del cine francés.

- 10 reads.

Judith Godrèche, el “icono del cine francés” que ya no quiso ser “el arquetipo de la chica simpática”

Icono del cine francés. Con esta miniserie producida por Arte, Judith Godrèche volvió a los primeros planos en diciembre, después de años de reserva, lejos de la “gran familia” del cine francés. La actriz de 51 años relató, en tono satírico, su imaginario regreso al panorama cinematográfico francés.

En la calle la vemos confundida con Juliette Binoche, ¡sus audiciones se vuelven locas!, su hija menor (interpretada por su hija real, Tess Barthélemy) quiere irse de gira con su profesora de baile. Lo que saca a la superficie recuerdos de sus propios comienzos a manos de un director pigmalión depredador, Éric (Loïc Corbery), 25 años mayor que él. Pero Judith persevera.

Leer tambiénJudith Godrèche presenta una denuncia por violación de una menor contra el director Benoît Jacquot

La autoficción llevada a la pantalla, la producción dejó entrever la continuación muy real de la historia. La actriz anunció esta semana que había presentado una denuncia contra Benoît Jacquot, 25 años mayor que ella, que la había dirigido en la pantalla y con quien mantuvo una relación durante varios años desde que tenía 14 años. Se abrió una investigación previa “por los delitos de violación sexual de menor de 15 años por parte de autoridad, violación, violencia de pareja y agresión sexual a menor mayor de 15 años por parte de autoridad”. Judith Godrèche acusó el jueves a otro director, Jacques Doillon, por su comportamiento cuando la dirigió cuando ella tenía quince años. La averiguación previa se amplió a estos presuntos hechos. Estas heridas, durante mucho tiempo sordas y silenciosas, están hoy en la plaza pública. Sin embargo, aparecieron en las redes sociales donde la actriz publica vídeos de archivo de entrevistas con Benoît Jacquot o con ella misma en el set, testimonios de una época no muy lejana.

A los 12 años, Judith Godrèche debutó ante la cámara de Nadine Trintignant. Luego se cruzó rápidamente con Benoît Jacquot, que la puso en cartel en Les Mendiants en 1988, en Les Désenchantés en 1990. También filmó La muchacha de quince años con Jacques Doillon en 1989. Talento precoz, belleza muda, estaba en compitiendo por el César a la actriz más prometedora en 1991. Si se inclinaba ante Judith Henry, su carrera se lanzaba: llevó los grandes frescos de vestuario y las comedias emblemáticas de los años 1990 y 2000. De Beaumarchais a Potiche pasando por Ridicule, L'AubergeEspagne, Bimboland. Incluso actuó junto a Leonardo DiCaprio en El hombre de la máscara de hierro.

Luego se volvió rara, hasta el punto de casi desaparecer de las pantallas, trasladándose a Estados Unidos. Una década sabática nada estéril ya que alimentó su proyecto muy personal: Icono del cine francés.

“A los 40 años perdí de vista el horizonte de mis deseos. Luché por armar el rompecabezas de mi vida. Llevaba mucho tiempo en el cine, condicionado por la forma en que me miraban los directores. ¿Qué quería hacer realmente? A pesar de mi larga filmografía, siempre tuve la impresión de haber llegado allí por casualidad. Luego HBO me pidió que escribiera una serie sobre una actriz francesa en Los Ángeles que experimenta el choque de culturas y fantasías estadounidenses”, dice Judith Godrèche. El proyecto no llega a buen término. Pero en el anonimato californiano, se siente libre de empezar de cero, de dejar de lado el humor reprimido y la autodesprecio. Influenciada por Phoebe Waller Bridge y Larry David, introduce lo incongruente y lo surrealista en un icono del cine francés, como esta conversación con un peluche gigante.

Los flashbacks, en los que la interpreta la impresionante Alma Struve, tienen un aire de pesadilla, la mirada de una niña perdida en los rituales y la mundanalidad de los adultos, demasiado ruidosa, demasiado maquillaje. “  Empiezo con pedazos de la realidad y los llevo hasta el final. Me tomó un tiempo aceptar mi violencia interior. Estaba constantemente tentado a suavizar los ángulos para mantenerme dentro del arquetipo de esta linda chica. La heroína de la serie intenta reconstruirse, restablecerse en su industria. »

A través del personaje de Eric, Judith Godrèche mata a sus fantasmas. Sin todavía ajustar cuentas por nombre. Sin mostrar ningún rencor ni espíritu de venganza. Con una lucidez conmovedora. “No hubo un solo responsable. Crecí en una sociedad cómplice donde el arte era un privilegio absoluto. Nadie a mi alrededor se ofendió cuando, a los 15 años, tuve que hacer 45 tomas de la misma escena sin camisa mientras besaba a un actor que me doblaba la edad. El desafío es aceptar lo que nos construyó en este mundo anterior, afortunadamente pasado”, explicó Judith Godrèche en diciembre. Su conciencia está menos ligada a

Unas semanas después de la emisión de la serie, el peso de estos años pasados ​​y perdidos aparentemente se volvió demasiado pesado para Judith Godrèche. Y el mundo de hoy mira sin pretensiones este “mundo de antes, afortunadamente desaparecido”.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.