Post a Comment Print Share on Facebook

El juego de la reina, Paternal, Los delincuentes... Películas para ver o evitar esta semana

Drama histórico de Karim Aïnouz, 2 horas.

- 12 reads.

El juego de la reina, Paternal, Los delincuentes... Películas para ver o evitar esta semana

Drama histórico de Karim Aïnouz, 2 horas

“Había una vez un rey enfermo y enojado que gobernaba un reino corrupto. » Las primeras frases de la película, a modo de inicio de una historia, las pronuncia una futura reina de Inglaterra, Isabel I. Su voz introduce un episodio de su juventud con su padre, Enrique VIII. Bien podría haber estado tarareando una canción infantil que los ingleses aprendieron más tarde: “Divorciada, decapitada, muerta, divorciada, decapitada, viva”, una forma mnemotécnica de recordar el destino de las seis esposas del famoso monarca. Una vez no es habitual, The Queen's Game se interesa por la última. La Catherine Parr “viva”, que ayudó a su marido hasta su muerte en 1547.

Resucitando esta figura de una esposa comparada durante mucho tiempo con la enfermera de un rey decrépito, el cineasta brasileño Karim Aïnouz se aventura en las tierras ripoliné del cine de época. Y no huele a naftalina. Catherine Parr (Alicia Vikander), reina regente, está a cargo mientras su marido está en guerra en Francia. Maneja los asuntos cotidianos con bastante eficacia y hace que sus hijastros, ambos huérfanos, revisen sus lecciones. Enrique VIII (Jude Law), afectado por una úlcera en la pierna, regresa antes de lo esperado de la campaña francesa. La lucha continúa en el castillo, la tensión se extiende por las antesalas. Jude Law, ogreesco como el infierno, truena, eructa, juega al gato y al ratón con su esposa que lo esquiva, alternativamente mimoso o firme. Karim Ainouz filma la historia mirando a través del ojo de la cerradura, el enfrentamiento de la pareja. Introduce el thriller psicológico en esta Inglaterra filmada como un cuadro. FD

Lea tambiénNuestra reseña de El juego de la reina: La novia era demasiado fuerte

Thriller de Rodrigo Moreno, 3h10

Un cajero organiza un atraco en su propio banco. De las cajas fuertes, Moran robó 650.000 dólares, que metió en una bolsa de nailon negra. Lo contó con los dedos: la cantidad equivalía a lo que habría recibido si hubiera trabajado hasta jubilarse. Por la condena, cumplirá tres años y medio de prisión, no sin haber confiado el botín a su colega Román, quien se quedará con el premio mayor hasta su liberación. En Argentina no lo sabemos, pero en otros lugares el plan no aguantaría ni un segundo. Es todo el extraño encanto de estas tres horas que transcurren como un suspiro, con una audacia tranquila, un descaro que se encoge de hombros, una invención en todo momento. Están llenos de pequeñas cosas incongruentes, como la secuencia inicial donde, en una acera de Buenos Aires, colegas debaten sobre la mejor manera de dejar de fumar o esta señora en el mostrador que tiene la misma firma que otro cliente.

La verosimilitud no es la principal preocupación de Rodrigo Moreno. En cuanto a suspenso, ¡muchísimo! No estamos en Hitchcock. Los delincuentes es libre, sinuoso, picaresco. La película escapa a todas las etiquetas. La trama ofrece digresiones y giros y vueltas. Esta crónica aérea y desencantada recuerda a La flor, de Mariano Llinás, que duró catorce horas. Un suave anarquismo baña el conjunto. Levantarse cada mañana para ir a la oficina, muchas gracias. De repente se trata de cambiar la vida, hacerla un poco poética, en definitiva, tomarla con calma. Una especie de cadáver exquisito con salsa chimichurri, su película está repleta de preguntas sin resolver. EN.

À lire aussiNotre critique de Los delincuentes: touchez au grisbi

Drama de Teddy Lussi-Modeste, 1h32

Julien es uno de esos húsares negros de la República de los que hablaba Jules Ferry. Su colegio se llama Paul Éluard, pero durante sus cursos enseña Ronsard. Los estudiantes lo escuchan diseccionar a Mignonne, veamos si la rosa. El héroe comete el error de tomar a la tímida Leslie bajo su protección. El adolescente se sonroja y mira hacia abajo. Los demás se ríen. Todo parece de buen humor. Aquí está el pobre literato acusado de acoso. Está asombrado. Su superior lo convoca. El director intenta moderar las cosas. En sus labios aparece la famosa frase “sin olas”. Así el mar se desata en este establecimiento suburbano. Se encuentra en una pesadilla. La película, una versión moderna de Los riesgos del trabajo, se pone firme. Es tenso, tenso, muestra la angustia de un adulto, describe esta tierna edad en la que tenemos tanto miedo de no ser como los demás. Teddy Lussi-Modeste, ayudado por la guionista Audrey Diwan (Bac Nord), conoce el tema. A él le pasó una historia similar. En la pantalla, tiene los rasgos de François Civil, que cambia el hábito de mosquetero por las gafas de diploma. MI. NO.

Lea también: Nuestra reseña de No Waves: A Table of Horror

Drama de Ronan Tronchot, 1h32

Atacado con un martillo neumático, un calvario es arrancado de su base, expulsado por un promotor que tiene otras ambiciones para el terreno que un Cristo en la cruz, en medio del campo. Simon (Grégory Gadebois) supervisa la operación. Es una misión como cualquier otra para este sacerdote con una jornada ocupada, entre una reunión informativa sobre la instalación de baúles digitales en las parroquias, presentaciones de diapositivas sobre la rentabilidad del apoyo, un viaje al hospital, la entrega de un último sacramento y la redacción de su homilía. Con una apretada agenda como primer ministro, esta vida de sacerdocio dedicada a los demás en realidad le deja poco tiempo para sí mismo. Menos aún para la vida familiar. Pero al final de un funeral, Louise (Géraldine Nakache), una ex novia de Canadá, espera a que Simon le diga sin rodeos que es el padre de su hijo, el joven de 11 años que está junto a él. .a sus costados, con su tocado de trampero.

Al borde del agotamiento, espera que él se ponga de su parte y reconozca al niño en el estado civil, si no ha violado ninguna ley canónica al convertirse en padre (sin saberlo) antes de tomar los votos, cuando aún era seminarista. , su caso no fue tan sencillo, ni para él ni para su diócesis. Los sermones y los consejos dados a sus feligreses, detrás de la tranquila certeza de su función, adquieren una resonancia completamente diferente cuando él mismo debe afrontar sus propias decisiones. En casi todos los sentidos, el actor interpreta este primer largometraje de Ronan Tronchot con un carácter amable y una ternura conmovedora, revelando al mismo tiempo la complejidad del personaje sin forzar sus rasgos. V. B.

Lea tambiénNuestra reseña de Paternal: un hijo caído del cielo

Película de animación de Mike Mitchell y Stephanie Stine, 1h34

Aquí viene de nuevo Po, el panda con sobrepeso que se convirtió en el rey del kung fu. Al Guerrero Dragón no le queda nada que demostrar y a sus creadores tampoco les queda mucho que contar. Preocupado por convertirse en el líder espiritual del Valle de la Paz (es malo con los refranes), Po se apresura a cumplir una última misión: salvar el reino de la malvada Chameleone, una bruja lagarto capaz de transformarse en cualquier criatura. Po va a la gran ciudad con una nueva compañera, Zhen, una zorra ladrona y astuta ya que es una zorra. Nada muy original en términos de antropomorfismo.

Esta cuarta entrega de la franquicia Dreamworks parece una Zootopia sin genialidad. Los menores de diez años sin duda encontrarán entretenidas las acrobacias marciales. Los mayores de diez años podrán quedarse dormidos plácidamente, arrullados por la voz de Dustin Hoffman. Siempre que veas la película en VOST. MI. S.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.