Post a Comment Print Share on Facebook

Asunto Depardieu: “La presunción de inocencia no protege el tribunal de opinión”

Chloé Morin es politóloga y autora de Cuando tendrá veinte años (Fayard, 2024).

- 8 reads.

Asunto Depardieu: “La presunción de inocencia no protege el tribunal de opinión”

Chloé Morin es politóloga y autora de Cuando tendrá veinte años (Fayard, 2024).

Marie Murault es comunicadora especializada en gestión de crisis en Havas Paris.

La lucha contra la violencia machista y sexual genera repetidos debates y controversias. Estas convulsiones mediáticas y tensiones políticas que rodean las denuncias y los juicios son, sin duda, momentos necesarios para avanzar colectivamente y evacuar finalmente lo que durante demasiado tiempo ha sido tolerado, incluso alentado por una cierta idea de virilidad y de poder.

Cuando las normas sociales y morales cambian, a veces de repente, es normal que quienes ven sus intereses atacados y sus jerarquías desafiadas quieran resistir. Y para las víctimas que han sufrido en silencio durante décadas una justicia insensible a su causa y demasiado lenta, esta brutalidad mediática contra los acusados ​​se ve como un simple daño colateral, desafortunado pero inevitable, en el camino hacia la dignidad y la justicia finalmente entregada a las mujeres.

A partir de ahora, los casos judiciales ya no se desarrollan únicamente en la relativa privacidad de los tribunales. Se determinan a través de duras y frontales batallas comunicativas, que se desarrollan mucho antes de un posible juicio, en cuanto se publica una acusación o una denuncia, en un escenario mediático transformado en plaza de toros. Porque sí, la batalla comunicativa muchas veces se asemeja a un asesinato simbólico del acusado. Cuando (según una encuesta de Opinionway) dos tercios de los franceses consideran que el principio de presunción de inocencia no debería aplicarse a los poderosos (artistas, políticos o empresarios), los acusados ​​en cuestión parten de una presunción de culpabilidad ante el público. opinión.

¿Qué puede hacer entonces el comunicador? Sin duda menos de lo que le da la opinión pública, siempre dispuesta a imaginarlo dotado de poderes excesivos. Pero los abogados ya no pueden recuperar el terreno que los estrategas de imagen y otros expertos en política pierden desde el principio. Simplemente porque ya nadie en nuestra sociedad espera que la justicia se forme una opinión. Considerada demasiado lenta, ciega durante demasiado tiempo, la institución judicial lamentablemente es ignorada por víctimas sufrientes y acusados ​​que desean limpiar su honor sin esperar años.

Esta elusión es lamentable, porque al final resulta extremadamente perjudicial tanto para las víctimas como para los acusados. Sobre todo, otorga un poder abrumador a las imágenes, los vídeos, las emociones y la inmediatez frente a la razón, la complejidad de los argumentos y la perspectiva de largo plazo. Y por tanto un poder desproporcionado en la comunicación.

Y como esto ahora pesa mucho más que la justicia, y el comunicador más que el abogado, hoy es imprescindible que los imputados, que desean poder hacer valer sus derechos cuando finalmente tengan caso ante la justicia, no se equivoquen en su estrategia de comunicación. . No repetir las batallas de ayer, hablando a una Francia estancada en los años 90, sino hablar a la Francia de hoy, con los métodos del presente.

Ir a la guerra, convocar a todos a tomar partido, apostar por la sumisión mediante el miedo en lugar de la adhesión mediante la razón, son métodos del pasado. Así como los grandes ejercicios en los que el acusado "se rompe la armadura" y "dice su verdad" frente a la cámara, sin invocar el más mínimo elemento concreto de apoyo (decisión judicial o al menos elemento probatorio) ya no tienen gran significado. Y más aún en un momento en que los contradictores pueden tomar represalias inmediatamente, revelar una falsedad y levantar el telón de las relaciones públicas. Peores que estériles, estos viejos métodos son peligrosos porque exponen a los acusados ​​a reacciones brutales, como ocurrió después de la publicación de la columna de una cincuentena de actores que apoyaban a Gérard Depardieu. Demasiado frontal, demasiado frío e indiferente hacia los denunciantes, demasiado mayores hay que decirlo y, por tanto, fuera de sintonía con la forma en que los jóvenes perciben los sujetos de violencia...

Lea también “No borres a Gérard Depardieu”: el atractivo de 50 personalidades del mundo de la cultura

La llamada comunicación de “crisis” del siglo XXI ya no puede ser patriarcal, congelada en un siglo en el que todos estamos ansiosos por enterrar ciertos excesos. Nunca debe ignorar el proceso judicial ni tratarlo como marginal. Nunca debe ridiculizar, humillar o borrar a los denunciantes. En lugar del “todo o nada” y el mandato de elegir bando, debería centrarse en la compasión, sin caer en un ejercicio de autoflagelación lleno de sentimientos tan buenos como artificiales. La batalla de las comunicaciones en el siglo XXI debe alejarse de la lógica de que “el ganador se lo lleva todo” y practicar el compromiso.

Los franceses, desde Baron Noir y House of Cards, y gracias a una práctica intensiva de las diferentes redes, tienen experiencia en todas las técnicas y tácticas que sus élites han llevado al límite y que tanto luchan por renovarse. Para hablar con ellos y restablecer un vínculo de confianza con ellos, nunca se ha explorado realmente una manera: hablar con su inteligencia, en lugar de tomarlos por idiotas. ¿Qué tal si lo intentamos?

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.