Post a Comment Print Share on Facebook

Asunto Depardieu: “Cuando los artistas reproducen la película “Coraje, huyamos””

Gilles-William Goldnadel es abogado y ensayista.

- 8 reads.

Asunto Depardieu: “Cuando los artistas reproducen la película “Coraje, huyamos””

Gilles-William Goldnadel es abogado y ensayista. Cada semana descifra las noticias para FigaroVox.

Desde el nuevo descenso del debate público, que sin embargo no ha navegado a gran altura, me alegro de que este foro semanal sea mío e individual. Porque, lo admito, la disputa en los foros colectivos en torno a Gérard Depardieu en las últimas semanas proporciona ahora una prueba científica de la inmensa estupidez de los medios de comunicación y de la cobardía de la comunidad artística. Reconozco que algunas personas, incluyéndome a mí, ya teníamos cierta intuición.

Por tanto, resumo este litigio desde las gradas que podría llevar, quién sabe, a algunos a los tribunales. El periódico que publica esta columna publicó un artículo el 26 de diciembre en defensa de Gérard Depardieu. Me parece, aunque no lo he contado, que Le Figaro acoge menos al peticionario que a otros de sus colegas. Quizás esta sea la razón por la que esto se notó tanto.

Aunque mis comentarios no se refieren al fondo de esta columna que podría haber firmado personalmente, no pretendía ser de inmensa originalidad más que proteger la presunción de inocencia de un hombre judicialmente acusado pero de ahora en adelante ya vilipendiado y condenado. por su sexo, por su talento, por su notoriedad y, quién sabe, porque es un varón blanco de más de cincuenta años. Por ello, lo han firmado numerosos artistas de renombre, algunos de los cuales conocen al actor desde tiempos inmemoriales.

Esto a priori enriqueció la querella intelectual desde que existió. Sobre todo porque el Presidente de la República, para gran consternación de algunas feministas progresistas, creyó reprender implícitamente a los Cinco Públicos, ministro aparentemente responsable de Cultura, por haber detenido al Gran Canciller de la Orden de la Legión de Honor para una posible retirada. de la condecoración concedida al interesado, sin remitirla a éste. El acercamiento ministerial, aunque inoportuno, parecía referirse más a bromas incómodas hechas por el actor y reveladas por un controvertido programa de televisión de investigación que al proceso penal iniciado contra el actor.

A este foro le siguió una “contratribuna” en Médiapart, esta vez contra el actor. Y en contra de lo cual no escucho nada sustancial, excepto que ella desarrolló los habituales argumentos neofeministas. Me limitaré a señalar que, que yo sepa, es la primera vez que observo que a una plataforma debe ir seguida una contratribuna, como si ideas contrarias no pudieran coexistir en paralelo en el espacio mediático teóricamente democrático. Por lo tanto, debemos concluir que la simple expresión pública de la defensa del derecho de un hombre, aunque sea criticable, a no ser linchado públicamente para no comprometer sus posibilidades ante los tribunales, mientras que un proceso no sólo se gana en la sala del tribunal, fue inaguantable.

Pero la mayor farsa está en otra parte. Y que yo sepa inédito. Ahora un periódico indicó que, al parecer, el iniciador de la columna -a quien no tengo la suerte de conocer- padecía dos defectos imperdonables. La primera sería haber publicado artículos en Causeur, lo cual, estaremos de acuerdo, es imperdonable ya que yo también lo hago. El segundo delito, igualmente criminal, habría sido mantener contacto con alguien cercano a Eric Zemmour, lo que es ciertamente imperdonable, incluso si la dama no hubiera cometido, hasta donde sabemos, ningún pecado mortal.

Pero después de colgar alto y corto en la horca del deshonor, el presunto iniciador, podría sugerir tímidamente que esto no cambió nada en el contenido de la plataforma propuesta para la firma de las personalidades firmantes. ¿Pero qué estamos viviendo? De repente, un olor a azufre emanó del stand. Algunos de sus firmantes afirmaron haberlo leído incorrectamente o firmado demasiado rápido y que lamentaban haber ofendido a mujeres ofendidas. Por caridad no daré la lista de peticionarios arrepentidos y dimitidos. Me contentaré con las explicaciones de uno, Charles Berling, quien con una sinceridad desarmante explicó: “Me consideraban progresista, me consideran reaccionario”.

En este clima de intolerancia absurda, no me atrevo a observar que el hecho de que el controvertido rapero Médine, poco conocido por su feminismo o su filosemitismo empedernido, fuera uno de los primeros firmantes de la contratribuna de Mediapart, no animó a su co -señales para huir de ella. Lo que demuestra que el miedo a ser considerado reaccionario es mucho mayor que el miedo a ser visto como demasiado tierno hacia el islamismo. Una cuestión, sin duda, del vigor de los inquisidores.

Aunque el tema de esta columna no se refiere al fondo de las posiciones, nadie me impedirá señalar que las ofendidas cofirmantes de la contraposición de Mediapart, que se consideran feministas intransigentes, no creyeron en unir fuerzas. para lanzar un elemental grito de solidaridad hacia las mujeres violadas, destripadas o asesinadas el 7 de octubre. Es cierto que estos feminicidios son nimiedades, comparados con un chiste desagradable de un hombre blanco. Hay silencios tan insoportables como elocuentes.

Lea también: Depardieu, Israel, eutanasia, McCartney... Las confesiones de Alain Finkielkraut

Pero a estas alturas, y éste es quizás el objetivo principal de esta columna, quería defender a los artistas firmantes que dimitieron, a los que repitieron Coraje, huyamos y huimos de frente. Porque algunos estaban arriesgando sus carreras y sus reputaciones. La triste verdad, científicamente establecida por su huida, es que la comunidad artística supuestamente inconformista es la más conformista de todas. Y el algo hablador Narciso no es el Chevalier Bayard.

Podemos ser generosos con los genios y al mismo tiempo conservar nuestros pequeños ahorros. Y dentro de la comunidad artística, como entre muchos periodistas, todavía reina un microclima distorsionador que contrasta cada vez más con la temperatura exterior. Probablemente la razón por la que el artista francés es menos soñador. Pero en realidad no hay nada nuevo bajo el sol. Pocas veces el artista ruidoso se ha mostrado muy resistente.

Durante la ocupación, no muchos Jean Gabins abandonaron Francia para luchar. Lo que, además, ha producido un cine francés de gran calidad artística. Los grandes magnates judíos de Hollywood, desde Warner hasta Goldwyn y Mayer, al igual que el New York Times, tuvieron cuidado de no mencionar la suerte de sus hermanos desventurados en Europa, mientras Hitler reprochaba a Roosevelt haber hecho "la guerra de los judíos". Por otro lado, a partir de 1945, era de rigor mostrar a un pequeño hombre de Brooklyn muriendo heroicamente en una playa del Pacífico...

En Francia, durante la purga, los comunistas separaron el trigo resistente de la paja colaboracionista en el ambiente artístico. Durante la comisión de investigación anticomunista del senador McCarthy, para salvar sus contratos, los artistas de izquierda se denunciaron sin mucha gloria. Durante el período estalinista, el cine francés se manifestó en una gran obediencia ideológica a la doxa.

Lo escribo, lo especifico, sin ninguna acritud, pero para mostrar la gran conformidad de los artistas talentosos con sus intereses así como con el espíritu de la época. Pero eso contrasta tanto con las lecciones de mantenimiento, las mismas que no son económicas en Cannes como en los César, cuando se trata de invitar a la buena gente a acoger a los inmigrantes sin contarlos.

Al comienzo de este año, deseo a la comunidad artística menos conformismo presumido y más coraje y humildad.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.