Post a Comment Print Share on Facebook

22 años después, la cautivadora Reino de Kensuké de Michael Morpurgo finalmente adaptada al cine

¡Por Morpurgo! Su nombre ya suena a una llamada a la imaginación y a los viajes literarios.

- 8 reads.

22 años después, la cautivadora Reino de Kensuké de Michael Morpurgo finalmente adaptada al cine

¡Por Morpurgo! Su nombre ya suena a una llamada a la imaginación y a los viajes literarios. En una historia, lo veríamos como un músico loco tocando de pueblo en pueblo o como un príncipe iluminado, dueño de un reino lejano que regresa de la guerra. Excepto que Michael Morpurgo no es un personaje. Este octogenario con tanta cortesía británica no pertenece a ninguna ficción, las escribe. Embajador de la literatura infantil en el Reino Unido, es autor de más de 150 libros y ha vendido cerca de 35 millones en todo el mundo. Una película de animación magníficamente adaptada de su novela homónima publicada por Gallimard, El Reino de Kensuké nos sumerge en su mundo tan agitado como conmovedor.

Cuenta la historia del equipo de Michael, un adolescente que partió con su familia a navegar alrededor del mundo. Pero durante una tormenta, se cae por la borda con su perra Stella y termina en una isla. Rápidamente descubre que no está solo. Kensuké, un exsoldado japonés, ha vivido allí como ermitaño desde la Segunda Guerra Mundial, después de que se hundiera el barco en el que servía. Al principio hostil, el anciano solitario recibe al joven en su reino, en una casa construida entre los árboles. Le enseñará a vivir en armonía con la naturaleza y sus habitantes, incluida una tribu de orangutanes a los que protege de los feroces cazadores furtivos de los mares. Una fábula ecológica llena de poesía y una película de aventuras con múltiples vericuetos, El Reino de Kensuké es una maravillosa oda a los vínculos humanos y a la belleza del planeta. Con muy poco diálogo, servido por suntuosas música e imágenes, nos lleva a través de todas las emociones, desde el asombro hasta las lágrimas.

En Francia, la animación es un negocio serio y está dirigido a todos los públicos. Como lo demuestran, por nombrar sólo algunos, el formidable Mars Express, The Red Turtle y I Lost My Body. En Inglaterra la historia es diferente y la película casi nunca existió por falta de financiación. “Recibí la petición de adaptar la novela hace veintidós años”, dice Michael Morpurgo. Inmediatamente dije que sí y ese fue el comienzo de una espera muy larga. En nuestro país las películas de animación no son populares ni comerciales, a menos que sean de la marca Disney y estén dirigidas a los jóvenes. El presupuesto de la película fue de 10 millones de libras esterlinas. Fueron a arrancarlos uno tras otro. Pasaron los años, un socio nos dejó y volvimos a bajar 2 millones. A finales de 2020 recibí una llamada telefónica de uno de los productores, Barnaby Spurrier, quien desde entonces se ha convertido en un buen amigo. Me dice que lo ha intentado todo pero que lo siente: todavía le faltan 1,5 millones. Sólo queda una última carta por jugar, la del British Film Institute, de lo contrario, todo se acabará. Dos semanas después, Barnaby me llamó llorando. A causa del Covid no se había realizado ningún rodaje y el Instituto tenía dinero para gastar. ¡Finalmente obtuvimos 1,5 millones, la ayuda más importante jamás otorgada!”

Michael Morpurgo ya había aprendido a ser un hombre paciente. War Horse, su novela más famosa, “encontró su momento” veinticinco años después de su publicación, cuando fue adaptada al teatro por el Teatro Nacional de Londres y luego por Steven Spielberg para el cine. Esta historia de amistad entre un niño y su caballo enviado al frente en 1914 no fue del agrado de todos al principio. Hace unos treinta años, el libro fue seleccionado para un importante premio literario presidido por el gran Roald Dahl.

El autor de Charlie y la fábrica de chocolate convoca a su autor para hablar con él. “Morpurgo, ¿sabes que a los niños no les gusta la Historia? El pasado no es interesante. Esta historia sentimental de un caballo en plena guerra no es para ellos”. Todavía se pueden encontrar obras de la primera edición vendidas en menos de 700 ejemplares, ¡pero ahora cuestan el doble de la suma que recibió en su momento Michael Morpurgo para escribirlas!

Presidente del Book Trust de Inglaterra, este antiguo maestro de escuela es sin duda uno de los mejores defensores de la literatura infantil. Ferviente activista por el derecho a la lectura para todos, recuerda a la excéntrica directora de la escuela que lo convocó a él y a los demás profesores un lunes por la mañana para compartir su idea. La de leer en clase cada final del día un libro que nos guste mucho pero sin cuestionar a los niños después, para dejar la historia y la música de las palabras en sus cabezas. “Dejé la escuela para empezar a escribir, pero eso lo mantuve. Es mucho más importante captar el espíritu de una obra que memorizar los hechos, analizar los personajes o la trama. Para las mejores cosas, la sensibilidad y el amor por la literatura, los exámenes no sirven de nada. La lectura no es una inquisición”.

La Nota de Fígaro: 3/4

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.