Post a Comment Print Share on Facebook

“Parece que no estamos en Francia”: en el infierno del Consolat, una ciudad de Marsella quemada lentamente por las condiciones insalubres y la inseguridad

Le Figaro Marsella.

- 9 reads.

“Parece que no estamos en Francia”: en el infierno del Consolat, una ciudad de Marsella quemada lentamente por las condiciones insalubres y la inseguridad

Le Figaro Marsella

“Sí, esta mañana volvió a haber un incendio. “Fui yo quien llamó a los bomberos en cuanto sentí olor a quemado”, asegura una señora mayor que vive en uno de los tres bloques de color beige que componen la ciudad del Consolat. Esta copropiedad situada en el distrito 15 de Marsella, a unos quince minutos en coche del centro histórico de la ciudad, está lejos de dejarte indiferente cuando te aventuras allí por primera vez.

“Aquí siempre estamos alerta y atentos. Ni siquiera pudimos pasar tranquilamente las vacaciones de fin de año. Ya se han producido tres incendios en la misma noche”, afirma Ahmar. Este inquilino de un apartamento situado en el quinto piso del edificio B vive hoy con el temor constante de que su espacio vital se vea aún más dañado por daños deliberados causados ​​por personas mal intencionadas. “Antes sólo prendían fuego a los contenedores de basura. Ahora están atacando todas las zonas comunes”, dice otra inquilina, señalando su vestíbulo de entrada. En el interior, la mayoría de los buzones explotaron, se quitaron los azulejos de las paredes y el ascensor, aunque nuevo, quedó inutilizable por las llamas.

“En total, desde finales de noviembre se han producido una veintena de incendios. Se han presentado varias denuncias, pero la policía ya ni siquiera viene”, dice Ahmar, recordando el robo que sufrió su hija con discapacidad auditiva un día de vacaciones. “Los ladrones derribaron su puerta y vaciaron su apartamento. ¡Se llevaron todo: los muebles, la ropa y hasta los utensilios de cocina!”, se queja con molestia.

La “visita” del local continúa en las entrañas del edificio A, el más grande de la copropiedad y que alberga a decenas de familias que en ocasiones ya no se atreven a salir debido a sus condiciones insalubres. En la escalera no hay iluminación, las mamparas están cubiertas de grafitis y el suelo está lleno de basura. Los muros que separan las plantas están cavados, los contadores de gas están al alcance de todos y los cables de fibra casi esperan que cualquiera los corte en dos. “Alguien abrió la puerta de mi apartamento a las 2 de la mañana de una patada”, explica Malika delante de su rellano. “Hay muchos okupas que intentan conseguir viviendas. Dormimos muy mal, es horrible”, continúa.

El resto es mucho peor en el octavo piso, reservado a los “secadores”. Aquí acudían antiguamente numerosos inquilinos y propietarios para tender la ropa o fumar un cigarrillo en uno de los balcones situados a ambos lados del edificio. A partir de ahora, el lugar se asemeja a un gran vertedero donde se encuentran basura y vigías pertenecientes al gran narcotráfico que poco a poco se ha ido afianzando en los rincones de la ciudad. “Con voluntarios, trasladamos parte de los residuos a un secadero porque ya no podíamos pasar”, explica Inès*, mostrando una foto de un grupo de personas armadas con trajes y mascarillas desechables para protegerse de la suciedad.

“Estoy perturbado porque es mi casa. Sin embargo, hoy ya no reconozco mi barrio”, lamenta Sébastien Delogu, también presente este jueves por la mañana en Consolat, cerca de Le Figaro. El diputado del LFI por Bocas del Ródano, que pasó toda su infancia en la ciudad, recuerda una vida cotidiana que hoy parece muy lejana. “Allí viví de todo: mi primer cigarrillo, mi primera novia, también mis primeras estupideces. Allí me construí. No puedo imaginar ver cómo la copropiedad se deteriora hasta este punto y ver cómo este lugar se hunde en un sufrimiento absoluto”, afirma.

Según todos los vecinos entrevistados por Le Figaro, la Cité Consolat es el verdadero ejemplo de un barrio tranquilo que se ha hundido en la pobreza total en pocos años. Un propietario anónimo recuerda un condominio “donde se vivía bien” y “donde se mezclaban muchas comunidades”. “En ese momento todo estaba bien. Personas sensatas se ocuparon de las zonas comunes y de sus propias viviendas. Poco a poco, algunos inquilinos fueron expulsados ​​y sustituidos por personas en situaciones complicadas, maltratadas por los señores de los barrios marginales”, explica a Le Figaro.

Este desequilibrio se vio agravado por numerosos actos de incivilidad que contribuyeron a crear un verdadero clima de inseguridad. “Es gangrenoso, no hay otra palabra para describir la situación”, resume el propietario anónimo. “Vivo aquí desde 2018. El edificio A es un edificio que no he visto en ningún otro lugar. Parece que no estamos en Francia”, advierte Dalilla, inquilina del edificio C que dice quedarse para defender “su barrio que ama”. “Tenemos miedo, pero tenemos derecho a una vida normal. Mi elección es quedarme aquí y mejorar las cosas a nuestra manera”, sostiene.

El inquilino recuerda, sin embargo, las intimidaciones lanzadas por los numerosos narcotraficantes que mantienen puntos de venta en el origen de numerosos tiroteos, que dejaron un muerto y varios heridos en 2023. “Una vez bajé a decirle a un vigilante que no hablara con mis hijos. Al día siguiente vino a verme para decirme que tuviera cuidado con ellos”, recuerda.

“El tráfico de drogas conduce inevitablemente a la inseguridad, los residentes están en peligro. Pero hay un segundo aspecto, el de la gestión de la copropiedad”, asegura Sébastien Delogu. “Los propietarios ya casi no lo tocan y algunos pierden el equilibrio porque quedan enterrados bajo las cargas. Es gravísima”, protesta. “Una gran mayoría de las personas que viven aquí no pagan sus gastos. También nos preguntamos adónde va este dinero y para qué se utilizó”, pregunta el propietario anónimo, sorprendido al comprobar que la mayoría de los contenedores de basura de la ciudad están fuera de uso y que la vegetación circundante no se mantiene desde hace años.

Incluso recientemente uno de los edificios de la ciudad fue objeto de órdenes de seguridad emitidas por el ayuntamiento de Marsella. Le Figaro asegura que "desea garantizar de forma sostenible el futuro de esta copropiedad muy endeudada" aplicando un "plan de salvaguardia" junto con la metrópoli de Aix-Marsella-Provence y el Estado. Incluso se liberó una financiación de 800.000 euros gracias al apoyo de la Agencia Nacional de la Vivienda (ANAH) para realizar “trabajos urgentes”. Esta obra se dice que está “lista para comenzar”, pero la ayuda aún no se ha pagado a la comunidad de copropietarios. La ciudad de Marsella "permanecerá atenta para que esto se inicie lo antes posible".

“Aún no sabemos dónde están estos fondos, nos explican que se liberarán, aunque ya han sido financiados y se ha retirado la orden de peligro para el edificio B”, afirma Sébastien Delogu. “Es escandaloso ver gente con miedo a morir mientras espera”, concluye.

*El nombre ha sido cambiado.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.