Post a Comment Print Share on Facebook

En Lyon, el famoso “radar de bola” del Ejército del Aire desaparecerá para vigilar mejor el cielo francés

Le Figaro Lyon.

- 13 reads.

En Lyon, el famoso “radar de bola” del Ejército del Aire desaparecerá para vigilar mejor el cielo francés

Le Figaro Lyon

Desde hace medio siglo, sus 22 metros de hormigón y hierro dominan el área metropolitana de Lyon. Instalado en la cima del monte Verdún y a sus 626 metros de altitud, el “radar bola” de la base militar 942 forma parte del paisaje del Ródano desde su instalación en 1971. Sin embargo, vive sus últimas horas. Tecnológicamente obsoleto, será desmantelado a partir de primavera. Es hora de afinar los ajustes finales de su sucesor, ya instalado desde 2019 en el vecino Monte Thou. El reluciente Grandmaster 406, apenas oculto por el velo de la mañana que se disipa sobre los abetos, en este pequeño macizo de los Monts d'Or, permanecerá firmemente pegado a la línea del horizonte.

Este GM 406 producido por Thalès, “es el Rolls-Royce de los radares”, sonríe el coronel Rémy Païusco, comandante desde hace ocho meses de una base que se ha convertido en una de las más importantes de Francia. Suficiente para dejar obsoletos en gran medida a su predecesor y su tecnología analógica que data de la Guerra Fría. “El nuevo equipamiento es más resistente”, subraya el teniente coronel Sébastien. La TI facilita el mantenimiento a la decena de técnicos especializados que hay entre los 1.400 soldados y civiles que trabajan en la base. "No es necesario cambiar las lámparas que se calientan demasiado ni los transistores desgastados como en el radar de 1971", explica el suboficial Anthony.

Las reparaciones eran tan frecuentes que los radares se instalaban por parejas, para permanecer operativos durante los periodos de trabajo. Además, el “radar de bola”, también llamado “radar de 23 centímetros” por los especialistas por su longitud de onda, será desmontado del muelle para permitir la instalación de un radar provisional durante las operaciones de mantenimiento en el GM 406.

Al pie del “radar de bola”, la sala de máquinas seguirá funcionando durante algunas semanas más. La ventilación funciona a toda velocidad para enfriar los tres enormes transmisores de la sala equipada con aire acondicionado. Los pequeños mosaicos cuadrados y la pintura verde mar que se desprende de los bordes confirman el salto tecnológico al pasado. Y sumérgete en las clásicas películas de espías. Cuando los aviones rusos ya llegaban a las fronteras del espacio aéreo francés.

"Es parte de su juego que comenzó durante la Guerra Fría y consiste en demostrar de lo que son capaces, manteniéndose dentro de los límites de lo aceptable", afirma el coronel Rémy Païusco. A continuación, los aviones fueron indicados mediante pequeños puntos naranjas en la consola curva del indicador panorámico 2D. Los impulsos electromagnéticos, enviados por los tres transmisores a través de la antena situada bajo la cúpula del radar, consiguen detectar los movimientos aéreos. "La onda de retorno nos permite calcular su velocidad y trayectoria para definir lo que llamamos una trayectoria", explica el suboficial Anthony.

Hoy en día, es en una pantalla plana donde se muestran las huellas de los 12.000 aviones que entran cada día en el espacio aéreo francés. Captados por unos sesenta radares que cubren el territorio francés, son observados permanentemente por el centenar de operadores dedicados al centro de mando enterrado. Pueden consultar datos de vuelo cuando un avión les llama la atención.

“Estos radares permiten vigilar el espacio aéreo francés, cuya protección garantiza el Ejército del Aire, mediante patrullas de aviones de combate apostados en los cuatro rincones de Francia”, explica Rémy Païusco, desde su despacho acristalado, desde donde podemos ver el Alpes. Patrullas que pueden despegar en muy poco tiempo para interceptar o despejar dudas sobre una aeronave que nuestros controladores aéreos consideran sospechosa. Y el coronel agregó: “Si hay duda, no hay duda, siempre despegamos nuestros aviones. Preferimos salir de una patrulla para acercarnos a un avión que no ha respondido a la radio para que nuestro piloto pueda ver visualmente lo que está pasando, sacar dudas y tranquilizar a todos. . El centro de mando de Mont Verdun no dispone de avión ni de pista, pero se beneficia de la capacidad de respuesta inmediata de las bases repartidas por toda Francia.

En 2023 se requirieron 300 despegues de alerta. Sin maniobra coercitiva en su mayor parte. Muy a menudo se trata de pilotos que se olvidan de anunciarse por radio. Evidentemente, queda la angustia última del secuestro de un avión lleno de pasajeros que se dirige a París o a instalaciones estratégicas. “Para esto nos estamos preparando”, continúa el coronel.

Las misiones de esta base de 75 hectáreas han evolucionado a lo largo de 50 años. Situado en un fuerte del siglo XIX erigido por el ingeniero militar Séré de Rivières para proteger Lyon de las invasiones prusianas, se beneficia de innumerables galerías enterradas. Estos han despertado algunas fantasías, pero también el interés de la Fuerza Aérea, que estableció allí su Centro Nacional de Operaciones Aéreas (CNOA) en 2007.

Por tanto, es desde Monte Verdún desde donde se llevan a cabo y planifican las operaciones de la Fuerza Aérea en el extranjero, bajo las órdenes directas del Estado Mayor del Ejército. “Esta estructura enterrada, bastante singular, ofrece protección contra un gran número de amenazas”, destaca Rémy Païusco. Suficiente para explicar la evolución de este sitio que, además de su medio siglo de existencia, celebrará este año el 160º aniversario del fuerte enterrado.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.