Post a Comment Print Share on Facebook

CAN: ¿quiénes son los hombres clave de una Costa de Marfil milagrosa?

¿Suerte, ventaja de jugar en casa o fortaleza mental? El viaje de Costa de Marfil es casi inexplicable y las razones que pueden asociarse a su improbable éxito son numerosas.

- 7 reads.

CAN: ¿quiénes son los hombres clave de una Costa de Marfil milagrosa?

¿Suerte, ventaja de jugar en casa o fortaleza mental? El viaje de Costa de Marfil es casi inexplicable y las razones que pueden asociarse a su improbable éxito son numerosas. Antes de la semifinal de la Copa Africana de Naciones contra la República Democrática del Congo, este miércoles (21.00 horas), todo empezó en el Grupo A, cuando los marfileños fueron derrotados inicialmente por 1-0 contra Nigeria y luego humillados por 4-0 ante su público. por una Guinea Ecuatorial despiadada. El drama nacional provocó la destitución en plena competición de Jean-Louis Gasset. Huérfana de su entrenador, la federación marfileña solicitó la cesión del técnico de la selección femenina francesa Hervé Renard, una medida sin precedentes en la historia del fútbol internacional. El rumor duró 24 horas antes de ser desmentido por la FFF, lo que obligó a Costa de Marfil a nombrar al inexperto Emerse Fae, segundo de Gasset, como jefe del equipo.

Con sólo tres puntos, el país anfitrión se da por muerto en la primera ronda. Milagrosamente, resucitó con la victoria de Marruecos sobre Zambia (1-0), lo que le permitió clasificarse en el último minuto como el peor de los cuatro mejores terceros clasificados (de 6). A partir de este momento clave, comenzó toda una nueva competencia que lo llevó a dos grandes hazañas. Al eliminar consecutivamente al campeón senegalés (1-1, 5-4 tras T.A.B.) en octavos de final, y a Mali en cuartos de final (2-1, tras la prórroga), ambas veces al final del suspenso y en el fin de los duelos perdidos de antemano. Los Elefantes, antes ridiculizados, ahora parecen inmortales antes de enfrentarse a la República Democrática del Congo (miércoles 21 horas) por un puesto en la final. Revisión del personal clave de un equipo de hacedores de milagros.

Al principio era sólo uno de los ayudantes de Jean-Louis Gasset, pero al llegar podría convertirse en un héroe nacional. Tras el despido de su superior, Emerse Fae se vistió con el traje de salvador, destinado al exigido Hervé Renard. Finalmente, el hombre que nunca había dirigido un banquillo del primer equipo pudo volver a movilizar a las tropas como nunca antes. En el octavo, contra el ultra favorito Senegal, tomó decisiones fuertes al reintroducir al ex Jean-Michaël Seri, Serge Aurier y Max-Alain Gradel, demostrando que contaba con todo su grupo. De los 24 jugadores de campo, 21 fueron utilizados más de dos veces durante los 5 partidos disputados por Costa de Marfil. Y el improvisado entrenador supo hacer de su banquillo un arma formidable, como lo demuestran los tres goles marcados en la fase final, todos ellos obra de los recién llegados (Kessié, Adingra y Diakite). Emerse Fae ya ha demostrado que está a la altura, integrando a cada uno de sus jugadores en su inesperada conquista.

Brillante en el club, pero disputado en la selección por sus repetidas ausencias, Seko Fofana (28 años) tiene una oportunidad de oro para redimirse con el pueblo marfileño. De momento, ha sido un éxito total. Situado en el corazón del juego, es el único jugador ofensivo en un sector en constante renovación, comenzando en cada partido de esta CAN 2024. Manitas de un equipo a menudo interrumpido, su papel es conservar el balón y marcar la diferencia. con el balón, gracias a su amplia gama de regates, como ante Senegal. Fue él quien inició las hostilidades marcando el primer gol del torneo con un misil cuyo secreto conoce, y también provocó el gol liberador de Diakite contra Mali. El ex Lensois es uno de los pocos marfileños que ha sido constante. Está haciendo un torneo XXL y todavía tiene más en su haber.

Sacados del armario por su neo-entrenador, Aurier, Seri y Gradel, de 31, 32 y 36 años respectivamente, lideran la tropa. Cuando nada le va bien a Costa de Marfil, los tres son elegidos para liderar el equipo contra el gigante senegalés en octavos de final. Además de sus más o menos buenas actuaciones, aportan su experiencia y se convierten en retransmisores imprescindibles del mensaje de Emerse Fae. Aurier y Gradel, campeones africanos en 2015, restablecieron el orden, mientras Seri aportaba sus cualidades técnicas al centro del campo. Más utilizados y menos viejos, Pépé y Kessié (28 y 27 años) ayudan en los gruñidos, como en la tanda de penaltis ganada en el octavo, durante la cual no temblaron. Aurier también transformó su disparo. En tiempos convulsos, el ex parisino es ahora capitán y no duda en replantear a sus compañeros, como lo demuestra un vídeo en el que exige silencio a los ruidosos Pépé y Bamba, mientras él quiere dormir. El grupo parece vivir bien y los mayores de los Elefantes dan su último aliento futbolístico a la nación, pero sobre todo sirven para equilibrar una selección a la que sólo le falta la victoria.

A diferencia de su homónimo en el centro del campo, el portero Yahia Fofana es uno de los que trabaja a la sombra de los atacantes, junto a sus defensores. Destacado gracias a su penalti detenido contra Mali, el portero marfileño mantuvo viva a su nación, permitiéndole mantener una pequeña (pero suficiente) esperanza de clasificación. Al igual que su portero, Ndicka y Konan siempre se han consolidado y han defendido la casa ante la presión senegalesa y maliense. Singo es también uno de los soldados más leales, marginado por Aurier, el monegasco retomó rápidamente su puesto cuando su capitán se vio en una situación difícil. Lejos de ser impermeables (como lo demuestran las derrotas del grupo), los backs marfileños demuestran valentía y no son menos decisivos que sus colegas ofensivos en la aventura marfileña.

Sí, los artesanos de la epopeya de los Elefantes no son todos marfileños. Porque sin él nada de esto hubiera pasado. Ya clasificados, Marruecos no necesitó vencer a Zambia, que sólo necesitó un punto para arrebatarle el puesto de mejor tercero a Costa de Marfil. Pero en un arrebato de generosidad (y con el deseo de terminar primero), Hakim Ziyech también trajo felicidad a quienes lo acogieron. Con este gol decisivo para ambos países, el marroquí elevó el rango de los Leones del Atlas al de salvadores en el corazón de los locales, que les estaban muy agradecidos. Sin quererlo, fue él también quien calificó a los elefantes y al pueblo marfileño.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.