Post a Comment Print Share on Facebook

Bayrou se niega a entrar en el gobierno y denuncia la línea Macron-Attal

François Bayrou puso fin al suspenso.

- 8 reads.

Bayrou se niega a entrar en el gobierno y denuncia la línea Macron-Attal

François Bayrou puso fin al suspenso. Relajado el lunes en el asunto de los asistentes parlamentarios de los eurodiputados del MoDem (ex-UDF), el alcalde de Pau ha aumentado desde entonces las presiones para volver al gobierno. Idealmente, en un gran ministerio hecho a su medida, sin cerrar la puerta a la Educación Nacional, donde habría sustituido a Amélie Oudéa-Castéra, debilitada por las repetidas polémicas desde su nombramiento. Finalmente, el Alto Comisionado para la Planificación emitió un comunicado de prensa a la AFP el miércoles por la noche para anunciar que "no se unirá al gobierno" por falta de "un acuerdo profundo sobre la política a seguir".

“ Había dos áreas que me parecían merecedoras de un compromiso total: el Ministerio de Educación, que hoy vive una crisis de confianza que viene de lejos y que creía que podía corregirse. Pero numerosos debates me han hecho concluir que hay una diferencia de enfoque sobre el método a seguir que me parece inaceptable”, afirmó el centrista. “El segundo tema es el abismo que se ha ampliado entre la provincia y París, todas las crisis de planificación regional y la distancia cada vez mayor entre los ciudadanos y la acción pública. No hemos podido llegar a un acuerdo sobre estos dos puntos”, prosiguió, afirmando que también había rechazado el Ministerio de las Fuerzas Armadas, hoy ocupado por Sébastien Lecornu.

Hacia las seis de la tarde François Bayrou se lo contó a sus amigos más cercanos. Un poco antes, su entrevista con Gabriel Attal salió mal, según varias fuentes. “No se trata de un desacuerdo técnico, sino político”, afirma una persona cercana a François Bayrou. Sobre Educación, “consideró que hay que reformar con los docentes, y no contra los docentes”. Está decidido: no se unirá al gobierno.

Leer tambiénGobierno: el regreso de François Bayrou en el centro de las negociaciones

Hostil desde el principio al ascenso de Gabriel Attal a Matignon, François Bayrou no había ocultado sus reservas sobre el “gobierno RPR” constituido por el joven primer ministro. Hasta el punto de amenazar en su momento con entrar en una “forma de resistencia” interna. Este es precisamente el camino que pareció tomar el miércoles por la noche, al hablar él mismo de manera contundente. Paralelamente a esta intervención sorpresa, Emmanuel Macron reunió a parte de su escolta en el Elíseo para una nueva reunión con el fin de ultimar los nombres de los quince ministros que se suponía que se unirían a los 14 miembros que ya estaban en el cargo.

Así es y ha sido desde el primer día: cuanto más impaciente se vuelve su bando, menos prisa tiene Emmanuel Macron. Hasta el punto de mostrar sus flemas para disimular mejor sus dudas. ¿Los ministros salientes no están seguros de su destino? ¿Sus asesores están desempleados desde hace más de un mes? ¿Presión mayoritaria? ¿La insistencia combinada de los aliados, con Édouard Philippe de un lado y François Bayrou del otro, él que prepara su regreso al gobierno desde su absolución el lunes en el asunto de los asistentes parlamentarios europeos? “¡Al presidente le importa un comino! », se ríe uno de sus interlocutores.

Leer tambiénElecciones presidenciales de 2027: Marine Le Pen en condiciones de ganar en la segunda vuelta según una encuesta

Esto tampoco le impide desplegar su agenda oficial. Después del Consejo de Ministros matutino, el miércoles fue una jornada marcada por la emoción y la seriedad, con el homenaje rendido en la Cour des Invalides a las víctimas francesas de los atentados cometidos por Hamás en Israel el 7 de octubre. El viernes, el Jefe de Estado deberá acudir a la Escuela Nacional de la Magistratura, en Burdeos, con motivo de la toma de posesión de la nueva promoción, la mayor jamás formada por la ENM. Los ministros, en cambio, están condenados a adaptarse día a día. Considerada, se abandonó la idea de celebrar un seminario gubernamental el jueves con los nuevos designados. El mismo día, Gabriel Attal debe viajar a Paso de Calais para visitar a los franceses afectados por las recientes inundaciones, un mes después de su primera visita a las víctimas.

Puede que el bando de Macron se haya acostumbrado a la dilación de su líder, pero en las últimas horas se ha sentido la exasperación. "Es insoportable", rugió un miembro de la mayoría presidencial. Sobre todo porque él y la mayoría de sus colegas estaban convencidos de que el resultado consistiría principalmente en reconfigurar ciertos perímetros y ajustar marginalmente el yeso. “Será la gran renovación para los que se van”, predijo un conocedor del Elíseo. Y con razón, la única sorpresa que se avecinaba no se producirá.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.