Post a Comment Print Share on Facebook

Pesticidas: ¿qué es esta propuesta de Pacto Verde enterrada este martes por la Comisión Europea?

Sus detractores lo criticaron por estar “mal calibrado, poco realista y sin financiación”.

- 10 reads.

Pesticidas: ¿qué es esta propuesta de Pacto Verde enterrada este martes por la Comisión Europea?

Sus detractores lo criticaron por estar “mal calibrado, poco realista y sin financiación”. Este martes, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, retiró definitivamente la propuesta de reglamento sobre el uso sostenible de pesticidas (SUR). Propuesto inicialmente en junio de 2022 por la Comisión Europea, preveía una reducción del 50% en el uso de pesticidas para 2030. Rechazado por los eurodiputados de la derecha conservadora, este texto, uno de los más fuertes del “Green Deal” (Green Deal) , finalmente no habrá resistido la revuelta de los agricultores europeos. Le Figaro vuelve a esta ruta de Bruselas llena de idas y venidas.

Para comprender el cambio radical de Bruselas, debemos remontarnos al lanzamiento del Pacto Verde, este conjunto de iniciativas destinadas a alcanzar el objetivo de neutralidad de carbono para 2050. El Pacto Verde estuvo acompañado de un importante componente agrícola, llamado "De la granja a la trabajar. En otras medidas (apoyo a la agricultura biológica, generalización del etiquetado nutricional, etc.), la estrategia de la Comisión apuntaba a una reducción significativa de los pesticidas agrícolas en la Unión.

El camino prometía ser largo, ya que hasta ahora sólo tres Estados miembros, incluida Francia, habían tomado la iniciativa de restringir el uso de pesticidas a escala nacional. Sin embargo, la Comisión había contado con una propuesta ambiciosa: reducir a la mitad el uso y el riesgo de los productos fitosanitarios, incluidos los pesticidas más peligrosos, en comparación con la media de los años 2015-2017. También apuntaba a una “reducción del 20% en el uso de fertilizantes” y una “reducción del 50% en la venta de antimicrobianos para animales de granja y acuicultura”.

Bruselas lo sabe: aunque se multiplican los estudios que ponen de relieve el peligro de los pesticidas para los seres humanos y la naturaleza, el tema sigue siendo muy sensible. Una gran proporción de agricultores teme que el modelo de producción europeo se debilite por la prohibición de los pesticidas. Por este motivo, la propuesta inicial pretendía tener en cuenta las especificidades de cada Estado miembro, dejando a los gobiernos nacionales la definición, por decreto, de “objetivos de reducción”. Luego, cada país tuvo que cumplir sus compromisos de solicitar ayuda financiera de la política agrícola común (PAC). La Comisión también quería utilizar la PAC para financiar la aceleración de la transición hacia modelos de producción que utilicen menos pesticidas.

En 2023, la pelota pasará al tejado de los eurodiputados. Prefigurando el levantamiento de los agricultores europeos, los representantes electos del grupo PPE, en la derecha del espectro político, aplastan la sobredosis normativa "made in Bruselas". Cuentan con el apoyo de los sindicatos agrícolas mayoritarios (Copa-Cogeca), que se oponen ferozmente al proyecto. Bajo el bisturí de las comisiones de Agricultura y Medio Ambiente, el texto se va desmoronando: se mantiene el objetivo emblemático de Bruselas, pero el plazo para alcanzarlo se aplaza a 2035, al igual que el período de referencia (2011-2013), en lugar de 2015-2017. ).

Cambiar esta configuración efectivamente significa reducir el alcance del texto. Los diputados del PPE también imponen una enmienda que elimina la prohibición del uso de pesticidas en "zonas ecológicamente sensibles", con el consentimiento de algunos representantes electos socialistas del sur y del este de Europa, preocupados por proteger a sus agricultores. Algunos cargos electos liberales (Renew) también aceptan estas concesiones de la derecha, con la esperanza de llegar a un texto de “compromiso”.

La votación en el pleno, sin embargo, acabó con un “golpe de teatro”. El 22 de noviembre, el texto fue rechazado por 299 votos en contra (207 a favor). Contra todo pronóstico, los defensores del texto prefirieron censurarlo antes que verlo adoptado en su versión “empobrecida”. De hecho, contaban con una nueva votación, previa remisión a una comisión parlamentaria. Así se salvó por poco el texto sobre la restauración de la naturaleza, otro elemento central del Pacto Verde. Pero nada sale según lo planeado. Después de duras negociaciones, los eurodiputados finalmente descartaron cualquier remisión a una comisión parlamentaria. En el hemiciclo nadie se deja engañar. Rechazado en Estrasburgo, el texto ya no tiene un futuro próximo, sobre todo ahora que la legislatura está llegando a su fin. "No habrá ninguna regulación sobre pesticidas bajo este mandato", aseguró el presidente de la comisión parlamentaria de Medio Ambiente, Pascal Canfin (Renovación). En teoría, los ministros de agricultura pueden adoptar una posición para una segunda aprobación en el Parlamento y la Comisión tiene la posibilidad de presentar una nueva versión. Tres meses antes del inicio de las movilizaciones agrícolas, el texto ya está más o menos enterrado: en lo que respecta a la agricultura, los Estados miembros están demasiado divididos para ponerse de acuerdo.

La retirada de la medida, anunciada este martes por Ursula von der Leyen, es, por tanto, relativamente simbólica. Después de haber liberado lastre sobre los terrenos en barbecho y haber prometido limitar las importaciones ucranianas, Bruselas tuvo que intervenir en el ámbito fitosanitario. Y esto es especialmente cierto desde que Francia acordó “pausar” su propio plan de reducción de pesticidas Ecophyto. En última instancia, se trata de una concesión falsa, ya que el texto ya estaba más o menos enterrado, como reconoció el Presidente de la Comisión. “Este texto se había convertido en un símbolo de polarización. Fue rechazado por el Parlamento, no hay más avances en el Consejo”. La Comisión Europea también envió una señal ambigua en su deseo de reducir el uso de pesticidas al renovar el pasado mes de noviembre la autorización del glifosato en la UE por 10 años.

Bruselas puede asegurar que el tema de los pesticidas “sigue siendo relevante” y que no hay ningún proyecto regulatorio en la agenda europea. “La Comisión podría presentar una propuesta nueva, mucho más madura, con la participación de las partes interesadas”, sugirió Ursula von der Leyen. Si no se resucita durante la próxima sesión legislativa, el texto podría unirse a la revisión de la normativa sobre sustancias químicas (Reach) en el cubo de la basura del Pacto Verde...

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.