Post a Comment Print Share on Facebook

Comercio exterior: el déficit comercial cae a 99.600 millones en 2023

Si lo mejor es a veces enemigo de lo bueno, en términos de la balanza comercial de Francia podemos decir que es mejor, pero todavía no buena.

- 8 reads.

Comercio exterior: el déficit comercial cae a 99.600 millones en 2023

Si lo mejor es a veces enemigo de lo bueno, en términos de la balanza comercial de Francia podemos decir que es mejor, pero todavía no buena. Según las cifras aduaneras publicadas este miércoles, el déficit de la balanza comercial (sobre el comercio de mercancías) alcanzó casi 99,6 mil millones en 2023. Este déficit es también el segundo más alto de la historia después del récord de 162,7 mil millones registrado en 2022, en un contexto de explosión en Precios de la energía importada tras la invasión rusa de Ucrania.

Durante el año pasado, la balanza comercial acumulada se redujo en casi 63 mil millones de euros. Después de un año catastrófico en este punto en 2022, la caída del valor de las importaciones de energía en 2023 permitió reducir “mecánicamente” el déficit respecto al año anterior. Tras la subida del barril de petróleo (más de 100 dólares de media durante la primavera y el verano de 2022), el precio del Brent cayó a 0, algo más de 80 dólares de media en 2023. Como consecuencia, el déficit de hidrocarburos ( (uniendo el gas natural licuado, el gas natural gaseoso y el petróleo crudo) se fundieron en 25.500 millones. La del petróleo refinado mejoró en 8.600 millones el año pasado. La vuelta al exceso de producción eléctrica también ha supuesto un verdadero soplo de aire fresco (el saldo es de 11.300 millones). En total, el saldo de bienes energéticos mejoró en 46.600 millones, o el 70% del aumento del saldo global para 2023. En general, “el saldo sin energía se ha mantenido estable desde 2021, lo que pone de relieve el papel de los precios de la energía en el deterioro de la economía francesa. balanza comercial en 2022”, señala Stéphane Colliac, economista senior de BNP Paribas.

Excluyendo la energía, el déficit también se ha reducido en casi 22,8 mil millones de euros en el caso de los productos manufacturados. Sin embargo, al igual que con la energía, esta mejora se debe más a que las condiciones económicas vuelvan a la normalidad que a una mejora en el desempeño de la economía francesa. Este aumento proviene principalmente de “otros productos industriales” cuyo mejor saldo explica las tres cuartas partes de la reducción del déficit manufacturero. La mayor parte de la mejora en estos productos se refiere a perfumes y productos químicos cosméticos (7,7 mil millones), textiles (5,4 mil millones). Sin embargo, hay que tener en cuenta que estas mejoras en comparación con 2022 deben ponerse en perspectiva. En un contexto de escasez provocada por la recuperación post-Covid, el rubro “otros productos industriales” había visto dispararse ciertos precios tras la explosión de la demanda. Francia, que tradicionalmente tiene déficit en estos rubros, había visto cómo el déficit se ampliaba drásticamente. De hecho, en 2023, esta situación se habrá normalizado en lugar de mejorar estructuralmente.

Leer tambiénCompetitividad: la posición francesa estructuralmente degradada

Por tanto, las perspectivas para el año en curso son bastante sombrías. “Después de un año en 2023 en el que el déficit comercial se redujo significativamente, beneficiándose de numerosos retornos a la normalidad (precios del petróleo, electricidad, bienes intermedios), estos efectos favorables no deberían sentirse tanto en 2024, lo que limitará el margen adicional de mejora. esperado este año en el déficit comercial”, advierte el experto del BNP.

Igualmente pesimista, Sylvain Bersinger, economista jefe de la empresa Asterès, considera que la persistente balanza comercial negativa tiene causas profundas que afectan al conjunto del tejido económico francés. Para él, “la debilidad de la industria francesa” es este elemento estructurante. "Es en la caída de la producción manufacturera francesa donde encontramos la fuente del déficit comercial, que no es un problema en sí (la balanza de pagos sólo presenta un ligero déficit), sino la encarnación de las dificultades de la industria", afirmó. explica, tomando el ejemplo de los socios europeos que registran un superávit comercial crónico (Alemania, pero también Bélgica, los Países Bajos e Italia).

Por su parte, Laurent Saint-Martin, director general de Business France, prefiere abordar este problema como un desafío. De hecho, ésta es su misión. "No me escudo en las dificultades, debemos hacer una revolución cultural para demostrar que el déficit comercial no es inevitable en nuestro país". Para lograrlo, Business France pretende apoyarse en su actividad de apoyo a las empresas exportadoras (más de 13.000 beneficiarios, en 2023), en particular a las pymes, y en el desarrollo del tejido industrial francés. "No podemos exportar lo que no producimos en Francia", recuerda el director general, que aboga por "un enfoque a largo plazo". “Francia tampoco tendrá superávit el año que viene, pero haremos todo lo posible para que así sea a medio plazo”, afirma.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.