Post a Comment Print Share on Facebook

Campeones europeos de la huelga, los controladores aéreos franceses pronto estarán sujetos a un “servicio mínimo adaptado”

La noticia recibió poca atención en medio de la plétora de noticias.

- 4 reads.

Campeones europeos de la huelga, los controladores aéreos franceses pronto estarán sujetos a un “servicio mínimo adaptado”

La noticia recibió poca atención en medio de la plétora de noticias. Sin embargo, debería revolucionar el tráfico aéreo francés y más allá. Un proyecto de ley propuesto por el senador centrista Vincent Capo-Canellas, también ex alcalde de Le Bourget, fue ratificado el martes por la tarde por mayoría en la Asamblea Nacional, tras la aprobación del Senado el pasado mes de junio. El Gobierno saludó, en la persona del ministro de Transportes, Clément Beaune, un texto "protector y equilibrado" que pondrá fin a "un sistema asimétrico" que origina una "desorganización del servicio público".

Sería un eufemismo decir que el control del tráfico aéreo francés se beneficiaba antes de este texto de una especie de estado de gracia social. Hasta que se implemente esta ley, los controladores no están obligados a declararse individualmente en huelga cuando un sindicato presenta un aviso. A falta de información exacta sobre el alcance de la participación en el movimiento, la Dirección General de Aviación Civil (DGAC), la administración que supervisa el tráfico aéreo en Francia, recurre casi sistemáticamente al servicio mínimo al que está obligada por ley. . Para garantizar el 50% del tráfico previsto en este servicio mínimo, la DGAC se ve obligada a cancelar vuelos como medida preventiva, sin conocer exactamente el alcance del movimiento social. Así, durante el movimiento contra la reforma de las pensiones, la organización encargada de supervisar el tráfico aéreo en Francia canceló el 10%, el 20%, el 30% e incluso el 40% de los vuelos la víspera de las jornadas de movilización.

Los controladores aéreos, perfectamente conscientes de estos fallos, no dejaron de aprovecharlos. Todo lo que tenían que hacer era presentar un aviso de huelga para perturbar gravemente el tráfico aéreo sin pagar por ello un día de huelga y la consiguiente pérdida de salario, ya que los vuelos serían cancelados por la administración. A veces, por el contrario, el número de huelguistas supera las estimaciones de la DGAC, lo que obliga a la organización a cancelar vuelos adicionales en el último momento, añadiendo desorden al desorden.

Leer tambiénHuelga de controladores aéreos: una cuarta parte de los vuelos cancelados el lunes 20 de noviembre en París-Orly y Toulouse

La futura ley pretende precisamente reformar este sistema. “Este texto permite evitar la desorganización del transporte aéreo y las cancelaciones de vuelos sin muchos huelguistas. El tráfico será proporcional al número de huelguistas”, insiste el senador Vincent Capo-Canellas a Le Figaro. El sector aéreo debería celebrarlo, ya que ha expresado su enfado ante las repetidas huelgas de los controladores aéreos franceses y sus nefastas consecuencias para el tráfico. El presidente y director ejecutivo de Ryanair, Michael O'Leary, que no habla su lengua en el bolsillo, vio estas perturbaciones recurrentes como un obstáculo a la “libertad de viaje”. Un análisis compartido por más de 1,8 millones de internautas que firmaron una petición en línea destinada a la Comisión Europea para luchar contra el sistema de control del tráfico aéreo francés.

El discurso de Ryanair es sintomático del hartazgo de todo un sector por esta “grevicultura” en el control aéreo francés que socava la economía del cielo. Los pasajeros perjudicados durante las huelgas contra la reforma de las pensiones, ya sean viajeros de negocios o simples turistas, se cuentan por millones. Las aerolíneas, aún recuperándose de los años del Covid, tuvieron que afrontar un coste adicional estimado por Eurocontrol -la organización europea para la seguridad de la navegación aérea- entre 40 y 147 euros por minuto, dependiendo de la duración del retraso. Es decir, en total, entre 100 y 350 millones de euros gastados sólo en las empresas. Por no hablar del coste de las cancelaciones de vuelos (10 millones de euros para Air France, por ejemplo) y de los posibles cambios de ruta.

Estas estimaciones generales ocultan disparidades, pero dan una idea del considerable coste de las interrupciones en el control del tráfico aéreo. “Es muy sencillo: un avión no puede volar sin un controlador que lo guíe”, explica Laurent Timsit, delegado general de la Federación Nacional de Aviación y Oficios (FNAM). Esta observación se verifica tanto durante la aproximación, es decir durante el despegue y el aterrizaje, como cuando la aeronave sobrevuela un territorio determinado; En última instancia, el vínculo entre la cabina y el controlador nunca se rompe durante la navegación.

Su presencia esencial confiere a los controladores aéreos un poder de molestia que saben utilizar para hacerse oír. El principal sindicato del sector, el SNCTA (Sindicato Nacional de Controladores Aéreos), había presentado un aviso de huelga para el viernes 15 de septiembre. Finalmente levantado, pretendía defender reivindicaciones esencialmente salariales. El mismo sindicato ya había organizado una movilización el viernes 16 de septiembre de 2022 por motivos similares. Después de una jornada de huelga marcada por la cancelación del 50% de los vuelos, los controladores ganaron su caso.

Como señala Ryanair, la profesión está acostumbrada a hacerlo. Entre 2004 y 2016, los controladores aéreos franceses acumularon 254 días de huelga, según un informe senatorial publicado en junio de 2018. Suficientes para elevar a nuestro país al rango de inveterado campeón europeo de las huelgas en el sector, muy por delante del segundo clasificado griego. y sus 46 días de huelga en el mismo período. Los controladores alemanes, por su parte, sólo han estado en huelga cuatro días en doce años. La inmensa mayoría de los países europeos se encuentran por debajo de la marca de los diez días de huelga durante este período.

El informe señala además que “cada día de huelga en Francia tiene un impacto mucho mayor en el tráfico aéreo europeo que en otros países” de Europa. Así, los controladores de tráfico franceses no sólo destacan por un gran volumen de huelgas, sino que cada una de ellas resulta mucho más perjudicial para el tráfico aéreo que si se hubiera producido en cualquier otro lugar del continente. Resultado: las huelgas de los controladores franceses son la causa de más de dos tercios (67%) de los días de huelga de los controladores aéreos en Europa, así como del “96% de los retrasos causados ​​por estas huelgas” entre 2004 y 2016 en Europa.

Esta sorprendente cifra se explica, en primer lugar, por razones geográficas. La posición de Francia, en la encrucijada de Europa, implica un tráfico aéreo más denso: más movimientos en tierra (aterrizajes y despegues) y más sobrevuelos.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.