Post a Comment Print Share on Facebook

Mucho Buen Dios..., un poco de Apuesta y Visitantes: las recetas del éxito de Karicoco

Por primera vez en sus carreras, Christian Clavier y Didier Bourdon se reencuentran en el cine.

- 11 reads.

Mucho Buen Dios..., un poco de Apuesta y Visitantes: las recetas del éxito de Karicoco

Por primera vez en sus carreras, Christian Clavier y Didier Bourdon se reencuentran en el cine. En 2009, el dúo triunfó en el escenario con una reposición de La Cage aux Folles, la pieza atemporal de Jean Poiret. En Cocorico, la nueva película de Julien Hervé (guionista de Tuche), los dos actores cómicos (más de 150 millones de risas mirándote) se enzarzan en una batalla muy lograda y divertida.

Creemos que el discurso es una nota adhesiva: los Bouvier-Sauvages (Christian Clavier y Marianne Denicourt) se unirán a los Martin (Didier Bourdon y Sylvie Testud); Para celebrar esta unión, su hija Alice (Chloé Coulloud) y François (Julien Pestel) les ofrecen pruebas de ADN. Desgraciadamente, las certezas se ven sacudidas por los resultados: ninguno de los protagonistas tiene los orígenes que deseaba. Estupor y burla. La película, muy divertida y sin pretensiones, se convierte en un disparate y cumple su principal misión: hacer reír. Mientras Cocorico atrajo a 500.000 espectadores en menos de una semana (a pesar de las críticas negativas), Le Figaro decidió realizar un estudio de ADN de esta comedia, que va camino de convertirse en un éxito a principios de año.

El paralelo es fácil, pero relevante. Al ver su prueba de ADN, cada uno de los padres queda en shock. Mientras todos se creen buenos franceses, los personajes descubren sus nuevos orígenes. Comienza un juego de ping-pong verbal, donde vuelan las compuertas sobre los países o regiones presentes en el ADN de los Bouvier-Sauvage y los Martin. Nos divertimos con los clichés para denunciarlos mejor. Éste es el papel del humor y la sátira. Parece el almuerzo de presentación de ¿Qué le hicimos al buen Dios?, la comedia con 12,3 millones de espectadores en salas. Bourdon y Clavier se divierten atacando, año tras año, a portugueses, españoles, ingleses, alemanes, americanos... Políticamente incorrecto como puede ser. Tan recreativo.

Desde hace unos treinta años, Christian Clavier se ha especializado en interpretar a la clase alta, esnob y despectiva, es decir, retorcida. En Cocorico, interpreta a Frédéric Bouvier-Sauvage, un aristócrata enólogo preocupado por que su hija “tome la decisión correcta” y se case con un hombre de su rango. Por desgracia, Alice, una feminista convencida y molesta, eligió al hijo de un concesionario Peugeot (“Como siempre digo: ¿qué sentido tiene comprarse un alemán para conducir a 130 km/h?”). La batalla con Didier Bourdon alcanza varios puntos culminantes: primero en el sótano ("una gran familia exige grandes responsabilidades"), luego en el pequeño salón donde Bouvier-Sauvage se burla alegremente de los orígenes de Martin ("Une Bouvier-Sauvage ne no puede soportar el nombre”, susurra Clavier). Nos remontamos 25 años atrás, cuando Didier, un farmacéutico de derechas, se burló de Bernard, un pequeño profesor de izquierdas, en Le Pari: “¿Para qué tener siempre más dinero? -¡Para hacer los regalos un poco más presentables! El choque de dos mundos, aunque a menudo trillado, funciona aquí gracias a la actuación y al temperamento de los dos actores: Clavier explota, Bourdon implosiona. El público se ríe. Nace un dúo (esperamos que sea a largo plazo).

Aparte de los orígenes franceses de Frédéric Bouvier-Sauvage, que se remontan a la Edad Media, es difícil ver qué hace Jacquouille en Cocorico. Sin embargo, el personaje de Clavier se parece exactamente a Jacques-Henri Jacquart (“¡No tenemos pola!”), 30 años mayor. Tiene todas las peculiaridades, molestias y locuras. ¿Debería sorprendernos ver en la gran galería de cuadros familiares un retrato de Christian Clavier, con un traje morado, exactamente igual a Jacques-Henri?

Ciertamente, la comedia de Julien Hervé no tiene la delicadeza de las películas del maestro, pero el comienzo de Cocorico se parece al comienzo de una obra de Francis Veber. Todos se observan, se disparan las picas con un florete moteado, el drama, detrás de las puertas cerradas de un castillo de Aquitania, se vuelve más claro. Y todo finalmente estalla con el descubrimiento de los resultados. Si el resto de la película parece una comedia francesa más clásica, el largometraje de Julien Hervé rinde homenaje al autor de Le Dîner de cons... Sólo que esta vez todas las personalidades podrían haber sido invitadas.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.