Post a Comment Print Share on Facebook

“Mientras no abordemos la deuda, la soberanía seguirá siendo una ilusión”

Michaël Sadoun es columnista y consultor.

- 8 reads.

“Mientras no abordemos la deuda, la soberanía seguirá siendo una ilusión”

Michaël Sadoun es columnista y consultor.

¡Soberanía! Esta es la palabra que pensábamos que estaba prohibida mencionar al menos desde 1992, pero que una vez más sacudirá la política francesa en 2024. Si bien Gabriel Attal la pronunció 12 veces durante su discurso de política general (incluidas 11 para designar la soberanía nacional), esta El discurso pasa por alto una dimensión esencial: la de la independencia financiera y por tanto de nuestra... deuda soberana.

Francia viene mostrando desde hace tiempo cierta ligereza en materia financiera, ya que este año celebramos el 50º aniversario del continuo déficit presupuestario del Estado francés. Medio siglo de déficits que se acumulan para aumentar nuestras deudas. Un viejo reflejo en el país que prácticamente creó el concepto de “deuda soberana”, porque antiguamente se confundía con el patrimonio del rey: Luis XI ya estaba endeudado para comprar reliquias religiosas y financiar la séptima cruzada de 1248.

Francia se acostumbró a pensar que el soberano podía endeudarse a voluntad para pagar el ayuno necesario para su poder y distribuir de vez en cuando algo para calmar las revueltas populares. Las cosas son así: en nuestras latitudes francesas, el imperativo del poder político tiene prioridad sobre las preocupaciones contables. Esto no ha cambiado: Francia se enorgullece hoy de vivir por encima de sus posibilidades para financiar un Estado ineficiente o una Seguridad Social que la mayoría de la gente envidia. A pesar del establecimiento de la República (que nunca ha incumplido con sus acreedores), nuestro país conserva la moral de un monarca caro. No se trata de pedirle que apriete la tuerca, ya que cualquier economía es sinónimo de austeridad y cualquier política de oferta es vista con recelo.

Lea también: “El regreso a la gracia de la soberanía”

El resultado es que nuestras finanzas públicas están batiendo récords históricos, ya que la deuda francesa asciende a casi 3.100 millones de euros, alrededor del 115% del PIB. Una suma que lo convierte en el tercer Estado más endeudado de la Unión Europea, después de Grecia e Italia.

Como estas cifras pueden parecer abstractas, recordemos que Francia paga cada año una carga de intereses cada vez mayor: en 2022, fue de 53 mil millones de euros, frente a los 38 del año anterior; este aumento se explica en particular por nuestros préstamos indexados a la inflación. . Este coste asombroso representa, por ejemplo, cuatro veces el presupuesto de nuestro sistema judicial, cuya ineficiencia y fracaso se explican, en particular, por la falta de recursos y el número insuficiente de plazas penitenciarias. Todo esto hay que decirlo y repetirlo: un euro gastado en deuda es un euro al que le falta eficacia del Estado. Es un euro que paga el pasado en lugar de invertir en el futuro.

Además, el peso de nuestros préstamos no va a mejorar.

En primer lugar, la “renovación de la deuda”, que consiste en pagar deudas antiguas con nuevos préstamos, aumenta naturalmente la tasa promedio, porque el endeudamiento cuesta más que hace diez años.

Entonces, la multiplicación de los préstamos indexados a la inflación –el 10% del importe total pendiente de nuestras deudas soberanas– hace que nuestro país sea sensible a la evolución de los precios, que aún es incierta.

Por último, el debilitamiento del crecimiento que se avecina este año aumenta aún más nuestro ratio de endeudamiento, que se acerca peligrosamente al de Italia. Hemos visto cómo Giorgia Meloni, lejos de débiles discursos de campaña, se ha visto obligada por la ortodoxia presupuestaria y el respeto por Europa, lo que le permite, a través de la moneda fuerte que es el euro, endeudarse felizmente en los mercados. El caso italiano nos muestra que si la soberanía realmente nos interesa, también debe ser financiera.

Mire el vídeoIra de los agricultores: Gabriel Attal quiere incluir “el objetivo de la soberanía en la ley”

Lejos de ser una pasión tecnocrática o una moda pasajera de nuestros vecinos protestantes, la buena gestión de las finanzas públicas es un instrumento de poder: una nación que se endeuda excesivamente con los inversores extranjeros es una nación que pierde un fragmento de su soberanía y queda en situación de desventaja. manos de los mercados financieros o de las agencias internacionales, cuyas calificaciones son cada vez más examinadas por nuestros líderes políticos y comentadas por nuestros medios de comunicación.

El general De Gaulle, tan apegado a la soberanía nacional, había seguido por su parte una política económica centrada en la producción y en la mejora de la balanza comercial, llegando incluso a reducir a la mitad el ratio de deuda entre finales de los años 50 y 1969.

Los diversos movimientos que sacuden a Francia –los “chalecos amarillos”, el Covid, Ucrania, la inflación o incluso más recientemente la revuelta de los agricultores– completan esta hermosa lista, porque cada vez terminan en un despilfarro presupuestario que parece haberse convertido en el único camino hacia la recuperación. Estado para contener las demandas populares. Pero no deben perder el aburrido pero importante objetivo de hacer sostenible nuestra deuda.

Detrás de este nuevo rigor se vislumbra una virtud política, que consiste en volver a la mala costumbre que ha hecho de la política francesa una vasta distribución de cheques en blanco, tarde o temprano pagados por los contribuyentes. Sin la creación sistemática de subsidios, créditos fiscales y diversos fondos para satisfacer las expectativas populares, el Estado tendrá que concentrarse en sus verdaderas palancas de acción, si es que aún las tiene. ¡Menos deuda significa más soberanía!

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.