Post a Comment Print Share on Facebook

El ojo del INA: cuando Paul Auster visitó a Bernard Pivot

Paul Auster era considerado el más francés de los neoyorquinos.

- 22 reads.

El ojo del INA: cuando Paul Auster visitó a Bernard Pivot

Paul Auster era considerado el más francés de los neoyorquinos. Nunca dejó de expresar su amor por nuestro país y su literatura, que estudió en la Universidad de Columbia. Apasionado también del cine, en particular de La gran ilusión de Jean Renoir, se trasladó a París en 1967 con la esperanza de entrar en HIDEC. La dificultad del examen le impide hacer realidad su sueño.

Cruzó de nuevo el Atlántico y empezó a escribir guiones de cine mudo que nunca verían la luz. Con el tiempo se dedicó a la literatura y, mientras trabajaba en un petrolero para ganarse la vida, escribió el primer borrador de varias novelas, entre ellas Moon Palace. Entre Manhattan y el Medio Oeste americano, cuenta la vida de Marco Stanley Fogg, periodista inglés responsable de encontrar al doctor David Livingstone en África, y las dos generaciones que lo precedieron. Sus páginas finalmente se ven coronadas por el éxito al otro lado del Atlántico, pero también en Francia. Así, fue invitado por Bernard Pivot a un Apostrophes, especial Estados Unidos, el 11 de mayo de 1990. Madelen le invita a descubrir o redescubrir esta entrevista donde le confía, en particular, su pasión por Julio Verne, Jean-Paul Sartre y nuestra poesía. al que dedicó una antología.

Lea también Baumgartner, de Paul Auster: hola tristeza

Sin embargo, no se ha olvidado del cine. Su notoriedad le valió, en 1997, ser miembro del jurado del Festival de Cine de Cannes. Aprovechó la oportunidad para intentar hacer realidad un proyecto que llevaba mucho tiempo inactivo. Aprovecha los momentos de libertad entre proyecciones, reuniones y cenas oficiales, para incrementar los contactos con productores internacionales. Así consiguió, en apenas unos días, los diez millones de dólares necesarios para la producción y dirección de su primera película, Lulú en el puente. Cuenta el drama de un saxofonista de jazz que, al día siguiente de un atentado durante un concierto, conoce a una joven actriz que le ayudará a recuperar el equilibrio mental y la fuerza física.

Un año después, concretamente el 14 de mayo de 1998, creó un acontecimiento al presentar su largometraje en Cannes, inaugurando la sección Una cierta mirada. Sube las escaleras del Palacio de Festivales, en compañía de Mira Sorvino, su cabeza de cartel femenina, descubierta por Woody Allen. En septiembre, estuvo también presente en el festival de cine americano de Deauville, antes de su estreno en salas, elogiado más por el público que por la crítica. Su filmografía se enriquecerá con algunos guiones y otra producción en 2006. En La vida interior de Martin Frost, imagina a un escritor de éxito que encuentra a una mujer a la que quiere convertir en su musa. Su obra principal, sin embargo, sigue siendo la literatura a través de temas vinculados a la ciudad de Nueva York y, en particular, al distrito de Brooklyn, donde fijó su residencia. El día después de los atentados del 11 de septiembre de 2001 recibió a David Pujadas en su apartamento. Ante las cámaras del informativo de las 20 horas de Antenne 2, subraya la solidaridad y la generosidad de sus conciudadanos ante la tragedia. Dice que está a favor de crear un monumento. Se convirtió en el primero en apoyar la Fundación sin fines de lucro, creada para recaudar fondos para la construcción de un museo, inaugurado simbólicamente el 11 de septiembre de 2011. El 6 de julio de 2022, hizo su última aparición en la televisión francesa durante una secuencia rodada en su oficina de Nueva York, con motivo de la emisión número 500 de La Grande Libraire. Después de recomendar a François Busnel que leyera Hacia el faro, una novela de Virginia Woolf, dijo “gracias y hasta pronto, espero”. Una ilusión, por desgracia. Seis meses después, los médicos descubrieron que padecía cáncer de pulmón. Irène Jacob, de quien se hizo muy amiga tras rodar La vida interior de Martin Frost, lo encontró en Manhattan hace apenas unas semanas. De hecho, Siri Hustvedt, la esposa del escritor, le envió un llamamiento en forma de correo electrónico: “Cuando ya no hay optimismo, queda esperanza. Paul ya no va a recibir tratamiento, es hora de venir a vernos”.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.