Post a Comment Print Share on Facebook

“Donald Trump excluido de las primarias en Colorado o la malsana judicialización de la política estadounidense”

Eliott Mamane es columnista de varios periódicos.

- 7 reads.

“Donald Trump excluido de las primarias en Colorado o la malsana judicialización de la política estadounidense”

Eliott Mamane es columnista de varios periódicos.

Este martes 19 de diciembre, la Corte Suprema de Colorado excluyó a Donald Trump del voto local a pocas semanas de las primarias republicanas, en una decisión apoyada por 4 de sus 7 miembros. Unos días antes, una jueza de Denver consideró que el expresidente había participado en los actos insurreccionales del 6 de enero de 2021. Sin embargo, no le había imputado la 14ª enmienda de la Constitución estadounidense, según la cual cualquier persona que “tome participar en una insurrección o rebelión [contra los Estados Unidos] o haber dado ayuda o socorro a sus enemigos” debe ser declarado inelegible. En efecto, en aquel momento, Donald Trump (según esta primera decisión) gozaba de inmunidad presidencial. Además, según este juez de Denver, la 14ª Enmienda sería demasiado vaga y parecería referirse sólo a candidatos para títulos inferiores al de presidente.

Sin embargo, el Tribunal Supremo del mismo estado revocó esta decisión del tribunal inferior al considerar, por el contrario, que una candidatura a la presidencia podría entrar en el ámbito de aplicación de esta cláusula sobre insurrecciones prevista en la 14ª enmienda de la Constitución federal. Sin embargo, este punto está sujeto a debate y no es unánime, incluso entre juristas de las universidades más progresistas del país. Así, un extenso artículo publicado en la Revista de Derecho

El equipo de campaña de Donald Trump anunció de inmediato una apelación ante el Tribunal Supremo Federal, el tribunal más alto del país. Dado que las apelaciones tienen poder suspensivo, la Corte Suprema de Colorado retrasó la entrada en vigor de su decisión hasta al menos el 4 de enero, es decir, el día antes de que se impriman las papeletas para las primarias republicanas.

Estos juegos eminentemente políticos, incluso relacionados con la política política, en ningún caso deben ser delegados a la justicia. En primer lugar, desde un punto de vista puramente normativo, porque se supone que los jueces que no han sido elegidos no deben influir en el resultado de las votaciones populares, al menos en los casos que no constituyen delitos. También en este punto todos los demás candidatos de las primarias republicanas (incluso los más anti-Trump, como Chris Christie y Nikky Haley) condenaron la decisión del Tribunal Supremo de Colorado. Además, esto confiere una legitimidad institucional enfermiza a los argumentos de parte de la clase político-mediática. Como señaló el periodista Harris Faulkner en el programa Outnumbered de Fox News del 20 de diciembre, mientras se espera la decisión de apelación de la Corte Suprema federal, "los tribunales inferiores están haciendo el trabajo de los progresistas" al apoyarlos en su retórica.

En términos más generales, tanto en Francia como en Estados Unidos, cabe señalar que la cuestión de la judicialización de la política constituye el punto más significativo de la división entre derecha e izquierda. Los conservadores coinciden en denunciar un “gobierno de jueces” que no tiene razón de existir, mientras que los progresistas lo ven como el fortalecimiento institucional de una democracia que creen que está en peligro. A ambos lados del Atlántico, la manipulación del poder judicial por parte de la política conduce en cualquier caso a situaciones grotescas. De hecho, es en esta misma lógica que Emmanuel Macron declaró que esperaba que el Consejo Constitucional censurara partes del proyecto de ley de asilo e inmigración de su propio gobierno...

Sin embargo, el caso de Colorado nos ofrece un estudio de caso interesante. En Francia, los comentaristas de derecha son a menudo vagos acerca de la homogeneidad sociológica de los magistrados, quienes, sin embargo, afirman ser objetivos en su interpretación de la ley. Así, la Escuela Nacional de Magistrados (ENM) es regularmente denunciada porque formatea ideológicamente a sus estudiantes, empujándolos hacia la izquierda. En octubre de 2023, un artículo de la revista Figaro hablaba de “una fuerte doxa social [que cruza]” el ENM. ¿Podemos aplicar esa lectura al caso Trump en Colorado? Los cuatro jueces que votaron a favor de la inelegibilidad de Donald Trump se graduaron todos en prestigiosas universidades de la Ivy League (en este caso Penn, Harvard, Yale y Virginia), mientras que los tres miembros de la Corte Suprema de Colorado que se opusieron a esta sentencia provienen de universidades menos reconocidas y por lo tanto, instituciones menos marcadas ideológicamente (principalmente de la Universidad de Denver).

Para salir de la comparación entre Francia y Estados Unidos, hay que aclarar que las configuraciones institucionales de estos dos países en cuanto a la relación entre los poderes legales y políticos difieren mucho pase lo que pase. Así, los siete miembros de la Corte Suprema de Colorado fueron nombrados por sucesivos gobernadores de este estado históricamente demócrata. Al mismo tiempo, el Tribunal Supremo Federal debería ser ganado por los republicanos, que han designado ellos mismos a la mayoría de los jueces que lo componen (tres de ellos deben su título directamente a Donald Trump). Además, Colorado no es un estado indeciso: ningún candidato presidencial republicano lo ha ganado desde George W. Bush, y todas las encuestas, tanto si Trump está en la papeleta como si no, predicen una victoria aplastante de Joe Biden en Colorado, tanto entre la población general como entre la población general. y en el colegio electoral.

Por tanto, la cuestión aquí es filosófica y va más allá de las simples elecciones presidenciales estadounidenses de 2024. Ciertamente, otros diez estados están examinando la posibilidad de mantener la enmienda 14 contra la candidatura de Trump, pero en su mayor parte se trata de Estados donde Los republicanos no tienen ninguna posibilidad, pase lo que pase. Además, incluso el muy demócrata Minnesota acaba de rechazar la aplicación de la 14ª Enmienda contra el expresidente.

En conclusión, además de ser moralmente cuestionable, esta manipulación de la justicia con fines políticos es peligrosa: refuerza la convicción de los teóricos de la conspiración de que existe un “Estado profundo” dedicado a erradicar su existencia política. Es hora de aceptar una forma de violencia en el debate público para evitar que la frustración vinculada a casos probados de censura se convierta en violencia física al margen de las elecciones democráticas. Los progresistas, a quienes les gusta denunciar el estado crepuscular de la democracia liberal, están organizando ellos mismos la desintegración de sus principios fundamentales.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.