Post a Comment Print Share on Facebook

“Parece una apertura de flores”: cerca de Nantes, un tercer lugar dedicado a los niños discapacitados que luchan por ir a la escuela

Le Fígaro Nantes.

- 5 reads.

“Parece una apertura de flores”: cerca de Nantes, un tercer lugar dedicado a los niños discapacitados que luchan por ir a la escuela

Le Fígaro Nantes

Pinceles en mano, Arthur, de 6 años, y Malo, de 8 años, colorean una alfombra de juego Aquadoodle, una técnica para dibujar con agua sin manchar. En la misma habitación, Irfane, de 8 años, se une a ellos de vez en cuando: prefiere dedicarse a sus asuntos. No importa, le gusta este ambiente y se siente bien allí. Como cada lunes desde septiembre, el Oasis des Talents acoge su primer taller semanal: a las 9:30 horas, la jornada comienza con una hora de psicomotricidad junto a Mathilde de Kersabiec, psicomotricista durante el resto de la semana en el CRA (Autism Resource Center). ) de Pays de Loire, y Camille Lecomte, voluntaria que vino a echar una mano. Una hora más tarde, dejan su lugar a Gaid L'Hermitte, educador especializado, que tiene previsto preparar con los tres niños envoltorios para las galletas de mantequilla navideñas de sus cuidadores.

En este tercer lugar asociativo situado en un remanso de vegetación en Couëron, a 20 minutos del centro de Nantes, desfilan niños discapacitados casi todos los días. Participan, en pequeños grupos, en talleres deportivos, lúdicos e incluso botánicos, durante los cuales son invitados a mostrar sus talentos. Nula o escasa escolaridad debido a la falta de espacio en un instituto especializado o AESH (acompañamiento de estudiantes con discapacidad), la estructura creada por Tiphaine y Hugues de Saint-Vincent permite a los padres respirar y a los estudiantes mantenerse intelectualmente estimulados. En junio de 2023, estos treintañeros de Nantes abandonaron la ciudad para ir al campo. Su casa particular de piedra, como un minipueblo, se encuentra frente a un edificio destinado a acoger a niños y a una sala de seminarios alquilada a empresas. El dinero recaudado, junto con las donaciones de particulares, se dona a su asociación y permite a las diez familias inscritas no pagar nada, excepto una membresía anual de diez euros. Los profesionales son remunerados o, en ocasiones, voluntarios.

Leer tambiénEntre la escuela y los institutos especializados, el “viaje de obstáculos” de Margaux, de 12 años, que padece una enfermedad rara

La idea surgió entre la pareja en mayo de 2021, antes de analizarla concretamente el día de Todos los Santos del año siguiente. Su Malo mayor, que padecía “leucodistrofia”, una discapacidad neuromotora, se estaba preparando para terminar el jardín de infancia (al que asistía a tiempo parcial). “Nos dijimos que íbamos a tener que dirigirlo a otra parte. Sin embargo, en los institutos hay una lista de espera de 3 a 5 años, o incluso de 5 a 7”, señaló la madre de otros dos niños. De ahí la génesis de su estructura en la que participa su hijo, de carácter sociable. Finalmente se beneficia de tres medias jornadas de IME (instituto médico-educativo) en paralelo, con la esperanza de tener más. Tiphaine de Saint-Vincent, 100% voluntaria junto a su marido, responsable de las finanzas, decidió dejar temporalmente su trabajo como profesora de inglés para cuidar de L'Oasis des talentos: “Fue desgarrador dejar de hacerlo”, confiesa quien está actualmente de baja por paternidad.

Un precioso sacrificio personal por los demás, empezando por la madre de Irfane, cuyo rostro se ilumina ante la mención de la estructura: “Él ama mucho y está progresando. Le ofrecieron ir a la escuela el lunes por la mañana [entre otras franjas], dije que no, prefiero que se quede allí”, testifica quien también dejó de lado su profesión de trabajadora social para gestionar la agenda de su hijo, que es casi tan impredecible. de un ministro. Entre el horario escolar, las citas con un logopeda privado o una clase de deportes, los ataques de estrés son habituales. Camille Lecomte, que participó en siete talleres con Irfane, lo vio florecer: “Parece una pequeña flor abriéndose”. A partir de enero el taller de psicomotricidad será sustituido por musicoterapia.

Para la madre de Arthur, que padece TDAH asociado a un trastorno del espectro autista, las sesiones son también un momento de respiro: “Desde hace dos años, no va a la escuela”. A diferencia de otros, no padece discapacidad intelectual. Tuvo que abandonar las aulas porque las AESH no están capacitadas. Las niñeras tampoco lo son. Como resultado, recibe educación en casa. “Educación Nacional afirma que la escuela es inclusiva pero no se corresponde con los medios”, observa su madre. Si bien celebra los beneficios de L'Oasis des Talents para su hijo, subraya que la asociación "no debería existir" si los procesos de acogida estuvieran bien gestionados. "Nos estamos quedando atrás".

Lea tambiénDiscapacidad en la escuela: “Los niños más ricos son aquellos cuyos padres luchan por sus derechos”

“El número de niños que esperan plaza en los institutos es colosal. El Oasis de Talentos es una oportunidad para niños y familias, pero sigue siendo una gota en el mar. Esta es una respuesta maravillosa, pero el Estado también debe asumir sus responsabilidades. Es cierto que la discapacidad no es un sector lucrativo…”, dice la educadora especializada Gaid L’Hermitte, mientras corre detrás de sus tres alumnos, a quienes enseña a respetar las instrucciones. “Es inaceptable que haya padres que dejen de trabajar”, ​​lamenta. Tiphaine de Saint-Vincent espera poder retomar parcialmente el próximo año: el plan sería contratar a alguien para sucederla. Contactada por muchas familias de otras regiones que desean copiarlos, se muestra cautelosa: “Nos negamos a permitir que el Estado se desvincule. Debemos entender que el modelo no es sostenible.

Mientras espera ese mundo ideal donde los niños discapacitados estén perfectamente atendidos, su imaginación abunda. “Aquí tendremos senderos, allí pérgolas donde los padres podrán trabajar durante los talleres”, explica la linda madre frente a un bosque y un pequeño estanque, durante una visita a sus 2,5 hectáreas de terreno, una parte de las cuales está gestionada por un paisajista. . Burros, gallinas y patos también forman parte del paisaje, cerca de un huerto. Vestida con un traje elegante a juego con sus botas de goma, la ex habitante de la ciudad comienza a alimentar a los animales que todavía está tratando de domesticar. Ella nos asegura: acoger a un niño discapacitado transforma una vida.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.