Post a Comment Print Share on Facebook

Noruega: la carrera por los metales submarinos

En la carretera que conduce a la Dirección Noruega del Petróleo (NPD), una torre de perforación de unos treinta metros de altura domina el bosque de Sørmarka.

- 7 reads.

Noruega: la carrera por los metales submarinos

En la carretera que conduce a la Dirección Noruega del Petróleo (NPD), una torre de perforación de unos treinta metros de altura domina el bosque de Sørmarka. Construido hace 45 años para probar y simular técnicas de perforación, se encuentra en el campus de Stavanger como testigo de la gran epopeya del oro negro. En 1969, fue en esta ciudad portuaria, situada en el suroeste de Noruega, donde se descubrió el primer yacimiento marino del país y uno de los más productivos aún en funcionamiento frente a las costas del Mar del Norte.

Dans ses sous-sols qui ressemblent aux réserves d'un musée, le NPD conserve secrètement un demi-siècle d'histoire d'exploration sous-marine : carot tages, échantillons de roches, palettes de sédiments y sont stockés dans des milliers de caisses de madera. Algunos de ellos tienen escrita la palabra “tesoro”. "¿Qué tesoro es este?" “, preguntamos a la geóloga Hilde Braut. “Este es el tesoro del mañana”, sonríe, mostrándonos tres fragmentos de roca.

Lea también: Una mano amiga para las nuevas minas en Francia

“Estos minerales fueron extraídos a una profundidad de 3.000 metros, en el sur del Océano Ártico, en la cuenca de Vøring y en la cresta de Mohns. Dos sitios potencialmente ricos en recursos mineros”, admite. Aparentemente inocuas, estas rocas contienen sin embargo una riqueza muy codiciada: metales y tierras raras, esenciales para la transición ecológica. “Este mineral de sulfuro es rico en cobre, lo que se nota en su color verde provocado por los cristales de atacamita. Este otro mineral está enriquecido en hierro. Contiene altos niveles de manganeso y cobalto. Por eso dicen que es un tesoro”, afirma.

Cincuenta y cinco años después del inicio de la fiebre del petróleo, Noruega sueña con convertirse en pionera en la explotación industrial de metales submarinos. El 9 de enero, el Parlamento dio luz verde a la prospección minera en una superficie de 281.000 kilómetros cuadrados, de cara a futuras extracciones. Situado entre la isla Jan Mayen y el archipiélago de Svalbard, el lugar no fue elegido al azar. Las campañas de exploración ya han identificado 12 yacimientos de sulfuros y 27 depósitos de corteza de manganeso.

Un El Dorado submarino, que según el NPD valdría miles de millones: según sus estimaciones, contendría 3 millones de toneladas de metales raros, 4 millones de toneladas de cobalto, 38 millones de toneladas de cobre, pero también litio, magnesio y titanio. y 185 millones de toneladas de manganeso, o nueve veces la producción mundial anual. "Necesitamos examinar de cerca estos recursos porque sabemos que las tecnologías verdes son una de las soluciones para resolver los problemas del desafío climático", afirma la geóloga Hilde Braut.

Utilizados en la fabricación de turbinas eólicas, paneles solares y baterías para vehículos eléctricos, estos metales estratégicos abren el apetito. Varias empresas y universidades noruegas como Bergen y Trondheim han comenzado a desarrollar máquinas capaces de recolectar estos minerales a grandes profundidades. Drones submarinos, robots autónomos, recolectores operados a distancia: estos vehículos se diseñan actualmente en el mayor secreto. Una empresa aceptó abrirnos sus puertas. Dirección Søgne, en el extremo sur del país. Esa mañana, la zona industrial de la ciudad fue azotada por lluvias y fuertes vientos. “Estamos acostumbrados a este clima aquí. ¿Lo has encontrado fácilmente? ", pregunta Andreas Svanlund, director de marketing de Seabed Solutions.

Leer también Contra las minas submarinas, París y Londres encargan un sistema robótico único en el mundo

Especializada en equipos de extracción terrestre, la empresa compró en 2019 una excavadora submarina perteneciente a un cazador de pecios. Una inversión de 8 millones de euros. “Estamos convencidos de que las minas del mañana están en el fondo de nuestros océanos”, apuesta. En los próximos años necesitaremos diez veces más minerales de los que somos capaces de producir hoy. Por tanto, nos parece lógico explorar zonas donde su concentración sea elevada. Tenemos los recursos y el know-how. Noruega debe contribuir al equilibrio mineral entre Oriente y Occidente. Hoy, China controla toda la cadena de suministro, desde la producción hasta la refinación. Ella fija los precios. Si queremos escapar de esta dependencia, debemos explotar nuestros recursos nosotros mismos”, continúa.

Al regresar de una misión en el Mar de Noruega, la excavadora pasó una semana bajo el agua. Una obra submarina a 4.000 metros de profundidad. Impulsado por electricidad mediante un enorme cable de acero y pilotado por dos operadores desde un barco, debía realizar pruebas de extracción de testigos. “Mire su cabezal de perforación”, nos muestra Bård Brekke Jørgensen, director técnico de Seabed Solutions. El hoyo que cava no tiene más de 15 centímetros de diámetro. Nuestro trabajo consiste en verificar la confiabilidad de nuestros equipos, pero también en medir los impactos que estas operaciones podrían tener en el medio ambiente. Porque de momento, ésta es la gran incógnita. »

Esto es lo que más molesta a Rubén Oddekalv: ignorar las consecuencias de dicha minería en el fondo marino. “Hay muy pocos estudios sobre el impacto”, lamenta el líder de los guerreros verdes, apodo dado a los miembros de la Asociación Noruega de Medio Ambiente. Sin embargo, necesitaríamos saber cómo los ecosistemas previamente preservados respaldarán estos proyectos. El país está abriendo a la prospección minera una zona rica en biodiversidad y, a pesar de ello, se compromete a defender los océanos, firmando el tratado para la protección de alta mar: "Es totalmente incomprensible", explica.

Lea también: Un dron para neutralizar minas submarinas

En sus oficinas de una casa sobre pilotes en Bergen, Ruben dice que está dispuesto a “librar una batalla” para prohibir las minas submarinas. “¿Quieren pruebas de que todo esto contaminará los océanos? » nos pregunta. En su ordenador portátil nos muestra imágenes tomadas por la cámara de un robot, tomando muestras de rocas a 2.500 metros de profundidad con unos alicates telescópicos. “Miren esta columna de sedimento, provocada por la extracción de este mineral que pesa sólo unos pocos kilos. Ahora imaginemos la magnitud de estas columnas si extrayéramos toneladas de roca. Estas gigantescas nubes se estancarán suspendidas en el agua y se extenderán por todas partes. No hay fronteras en el océano. Estas columnas serán incontrolables. En algún momento, la industria y la pesca se cruzarán y esto pondrá en peligro la seguridad alimentaria y la propia pesca”, teme.

Si no cuestiona el principio de transición ecológica, Ruben Oddekalv pide al Parlamento que estudie alternativas, como el reciclaje. “Necesitamos utilizar mejor nuestros recursos”, recomienda. El ejército noruego, por ejemplo, se deshizo de municiones viejas que contenían grandes cantidades de metales. Fueron hundidos frente a nuestra costa. ¿Por qué no usarlo? »

En Oslo, en el distrito ministerial, el tema de las minas submarinas no es un tabú. Al contrario. En el Ministerio de Energía y Petróleo, Andreas Bjelland Eriksen (ahora Ministro de Clima y Medio Ambiente, ndr.) no busca polémicas. Si aún no se ha emitido ningún permiso de extracción, cada proyecto estará sujeto a una evaluación para garantizar que se cumplan todas las garantías ambientales.

Lea tambiénEn la increíble caverna de los submarinos nucleares Barracuda

“El gobierno noruego está dispuesto a decir no en cualquier momento si descubrimos, a través de la investigación y la información que recopilamos, que no es posible hacerlo de manera sostenible y consistente, con impactos aceptables en el hábitat natural de nuestros océanos. " el argumenta.

Regreso a Bergen. Son las cinco de la tarde. Los turistas se agolpan en el muelle para abordar los últimos transbordadores que navegan de fiordo en fiordo. Las luces de las fachadas multicolores de las casas del pueblo se encienden y, frente a los restaurantes de mariscos, los camareros atraen a los viajeros para que vengan a degustar la famosa fiskesuppe, la bullabesa local. Amarrado justo al lado, el G.O. Sars se prepara para zarpar.

Leer tambiénExplora los fiordos noruegos, tras los vikingos

Este buque de 78 metros, perteneciente al Instituto de Investigaciones Marinas, realiza una expedición al Mar de Groenlandia. Durante tres semanas, una treintena de científicos explorarán sus profundidades para realizar un inventario de las especies que viven cerca de un depósito de sulfuros. “Tenemos poco conocimiento sobre estos ecosistemas, su carácter único, su estructura y su funcionamiento. Su estudio nos permitirá saber en qué medida se verán afectados por la actividad humana”, afirma Frode Vikebø, director de programa del Instituto de Investigación Marina.

Expediciones anteriores habían puesto de relieve la riqueza de la zona: cachalotes, rorcuales, ballenas, arenques, caballas y fletán, una especie de pez que utiliza el fondo marino como zona de pastoreo. “Si hubiera actividad minera, habría sonidos y ruidos de maquinaria que podrían causar deterioro o destrucción de hábitats. Sabemos que existe una alta densidad de organismos que se alimentan por filtración, como esponjas, corales y anémonas. Si se eliminan de una zona, la recolonizan muy lentamente. Lo que significa que cualquier impacto sería duradero. » El profesor Pedro Ribeiro sabe algo sobre esto.

Experto en ecosistemas árticos, actualmente investiga especies endémicas que crecen en depósitos de corteza de manganeso. En particular, sobre ejemplares de esponjas Geodia, que viven a una profundidad de 1500 metros. “Si los sedimentos los cubren, ¿cuánto les provocará la muerte? Imposible de determinar. Sabemos que tienen capacidad de resistir variaciones, pero ¿con qué límite? La mayoría de los ambientes de las profundidades marinas son bastante constantes en términos de temperatura y turbidez. Pero si alteramos estos indicadores, ¿cómo reaccionarán los ecosistemas? » señala.

A orillas del Mar del Norte, el jardín infantil situado frente al Museo del Petróleo de Stavanger está construido con antiguos equipos de plataformas petrolíferas. Nos sentamos en bancos con forma de barras de perforación, los trampolines son boyas de color naranja y jugamos al escondite detrás de cápsulas de exploración. Aquí es donde Walter Sognnes quedó con nosotros. Este geofísico de 61 años ha dedicado toda su carrera al petróleo, antes de lanzarse a la prospección de nódulos polimetálicos en pleno océano Pacífico. “Traje algunos. » En su mano, cinco guijarros negros, del tamaño de una patata, traídos de la zona de Clarion-Clipperton, a 4.000 metros de profundidad. “En su interior hay altos niveles de níquel, cobre, cobalto, manganeso y hierro. Y en el fondo del agua hay cantidades astronómicas”, se alegra el fundador de la empresa Loke Marine Minerals.

Según las estimaciones, entre 20 y 30 mil millones de toneladas de estos guijarros cubren las llanuras abisales alrededor de Clarion-Clipperton. Un área de 6 millones de kilómetros cuadrados, ubicada entre México y Hawái, que es administrada por la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos (IAFM), un organismo intergubernamental fundado en 1994 bajo los auspicios de la ONU. Unos quince países, entre ellos Francia, tienen concesiones en forma de contratos de exploración a través de empresas públicas o privadas. La empresa de Walter cuenta con dos, equivalentes a una superficie de 133.000 kilómetros cuadrados.

Lea también: Tierras raras: una antigua mina de carbón comprada por 2 millones de dólares podría valer... varios miles de millones

Para recoger estos nódulos, ha desarrollado una especie de cosechadora cuyo prototipo se está probando actualmente en California. “Tenga en cuenta que no se trata de arar el fondo marino”, corrige Walter Sognnes, “sino de desenterrar estos nódulos sin tocar el suelo para evitar la formación de columnas de sedimento. Luego, las rocas se envían a la superficie en un tubo ascendente y luego se almacenan en un recipiente. Luego el agua se limpia y se libera sin sedimentos”, promete.

Sin embargo, el premio mayor aún no ha llegado. Aunque todavía no cuenta con la luz verde de la AIFM, que primero debe desarrollar un código de minería, Walter espera obtener las autorizaciones rápidamente. Con un objetivo: cosechar 2 millones de toneladas de nódulos por año para 2031.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.