Post a Comment Print Share on Facebook

Marea humana, cruceros con karaoke... En Laos, los turistas perturban la tranquilidad de la antigua capital real

En Luang Prabang, la capital turística de Laos, la afluencia de visitantes perturba la tranquilidad de la ciudad, donde los monjes budistas, cada mañana con las primeras luces del día, piden limosna en calles cada vez más concurridas.

- 12 reads.

Marea humana, cruceros con karaoke... En Laos, los turistas perturban la tranquilidad de la antigua capital real

En Luang Prabang, la capital turística de Laos, la afluencia de visitantes perturba la tranquilidad de la ciudad, donde los monjes budistas, cada mañana con las primeras luces del día, piden limosna en calles cada vez más concurridas. “No había nadie en la calle cuando nos levantamos, y ahora se siente como un mar de gente”, dijo Shi Qii, un turista chino de 30 años.

Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1995, Luang Prabang brilla con sus pagodas ricamente decoradas, que dan testimonio de su pasado como antigua capital real. La ciudad histórica, que tiene menos de 25.000 habitantes, atrajo a unos 800.000 visitantes en los primeros nueve meses de 2023, según los últimos datos publicados por la agencia estatal de noticias.

La provincia de Luang Prabang cuenta con tres millones de turistas en 2024, gran parte de los 4,6 millones de visitantes previstos este año en el país, que espera generar 712 millones de dólares de ingresos, según los medios oficiales. El turismo, impulsado por el reciente desarrollo de los trenes de alta velocidad, es una de las raras fuentes de divisas para una economía que ha estado moribunda desde la pandemia, en un contexto de inflación y deuda masiva con China.

Pero en Luang Prabang, la afluencia de curiosos va acompañada de inconvenientes que perturban la serenidad de la ciudad que duerme en un meandro del Mekong. Cada mañana, monjes con túnicas de color azafrán caminan por las calles, descalzos, para recoger limosnas de los residentes, una pintura de colores brillantes que es objeto de miles de fotografías cada día. Los lugareños se quejan de que la procesión, típica de los países budistas del sudeste asiático, se ha convertido en una sesión fotográfica.

"En lugar de comprar algo, hacen fotos" para ofrecer a los monjes, se lamenta un comerciante de 30 años, que vende cestas de ofrendas que contienen arroz pegajoso, por 50.000 kips (2 euros). Pero “si no hay suficientes turistas, perdemos dinero”, admite la comerciante, que no quiso dar su nombre. Hablar con medios extranjeros se considera peligroso en el país, donde el poder comunista ejerce un control casi total sobre la prensa. Cerca de ella, una joven sermonea a los turistas y les pide que no se acerquen demasiado a los monjes.

El Gobierno laosiano se ha centrado en el desarrollo de la línea de alta velocidad, que desde 2021 une la capital Vientiane con la frontera china, a través de Luang Prabang, en un intento de abrir este país montañoso privado de acceso al mar. La nueva estación New Luang Prabang está a unos treinta minutos en coche del centro. Lleva una inscripción en laosiano y mandarín, un recordatorio de que Pekín financió gran parte de los seis mil millones de dólares que costó la construcción de la línea.

A partir de ahora, se necesitarán menos de nueve horas para llegar a la metrópoli de Kunming, a casi 1.500 kilómetros de distancia, en el suroeste de China, gracias a un servicio directo diario. Un viaje que en la práctica antes sólo se podía realizar en avión.

Zhang Ying, una turista de 70 años recién llegada en tren desde Chongqing (suroeste de China), siempre ha querido visitar el reino del “Millón de Elefantes”, uno de los apodos de Laos. “Este país es un potencial destino emblemático y probablemente se desarrollará bien en el futuro, en particular con las Nuevas Rutas de la Seda de Xi Jinping”, subraya, en alusión al vasto programa de infraestructuras lanzado por el líder chino.

Los expertos han elogiado el potencial económico que ofrece esta primera línea ferroviaria en Laos. Pero también estaban preocupados por los riesgos que planteaba el peso de esta nueva deuda sobre la modesta economía del país. Los residentes entrevistados también señalaron que los ingresos generados por el tren chino estaban distribuidos de manera desigual.

Y los tranquilos paseos en barco por el Mekong al atardecer se han transformado cada vez más en cruceros con karaoke. “El estilo ha cambiado”, admite el propietario de tres barcos. "Destruyó la tranquilidad".

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.