Post a Comment Print Share on Facebook

Los “costes ocultos” de la agroalimentación superarían los 10.000 millones de dólares

Los sistemas agroalimentarios actuales imponen costos ocultos para la salud, el medio ambiente y la sociedad que ascienden a más de 10 billones de dólares al año, estima la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

- 11 reads.

Los “costes ocultos” de la agroalimentación superarían los 10.000 millones de dólares

Los sistemas agroalimentarios actuales imponen costos ocultos para la salud, el medio ambiente y la sociedad que ascienden a más de 10 billones de dólares al año, estima la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Principales consecuencias de las prácticas industriales: obesidad, emisiones de nitrógeno y desnutrición.

La agencia realiza por primera vez este ejercicio de cuantificación, para 154 países, en su informe anual sobre la “Situación mundial de la alimentación y la agricultura”. El objetivo es tener mejor información sobre “el costo real de los alimentos” para hacer posibles ajustes en términos de impuestos, subsidios, legislación o regulaciones. Según cálculos de la FAO, alrededor del 73% de los costes ocultos están relacionados con una dieta deficiente: demasiado rica en grasas, azúcares o alimentos ultraprocesados. Puede provocar obesidad y enfermedades como la diabetes, que a su vez provocan pérdida de productividad. Estos problemas afectan particularmente a los países de mayores ingresos.

Leer tambiénTipiak será comprada por Terrena, un gigante agroalimentario francés

Alrededor del 22% de los costos ocultos están relacionados con el medio ambiente; la FAO contabiliza las emisiones de nitrógeno y gases de efecto invernadero, los cambios en el uso de la tierra como la deforestación o el uso del agua. Todos los países se ven afectados y, según la FAO, estos costes probablemente estén subestimados. Los costos ocultos vinculados a la pobreza de las personas que trabajan en el sector agroalimentario y la desnutrición, un poco menos del 5% del total, pesan especialmente en los países de bajos ingresos.

Según el análisis de la organización, los costes ocultos alcanzaron los 12,7 billones de dólares en 2020, o alrededor del 10% del PIB mundial una vez que se tienen en cuenta las diferencias en el coste de vida entre países (en paridad de poder adquisitivo). Pesan mucho más en los países de ingresos bajos, donde representan el 27% del producto interno bruto, en comparación con el 11% en los países de ingresos medios y el 8% en los países de ingresos altos. La FAO reconoce, sin embargo, que faltan algunos datos y que se excluyen ciertos impactos, como la exposición a pesticidas, la degradación de la tierra, la resistencia a los antimicrobianos o la intoxicación alimentaria. También es complicado evaluar criterios como el uso de pesticidas para aumentar la productividad, que pueden reducir la pobreza pero también conducir a la degradación ecológica a largo plazo, señala la organización. Para hacer sus estimaciones, la FAO también afirma haber integrado “beneficios ocultos”, aunque reconoce que ciertas nociones, como la identidad cultural vinculada a la alimentación, no pueden monetizarse.

Lea también: Los precios mundiales de los alimentos siguen cayendo

Teniendo en cuenta todos estos elementos que podrían afectar a su análisis, considera no obstante "muy probable" que los costes ocultos ascendieran en 2020 a "al menos 10 billones de dólares". ¿Tener en cuenta todos los costos ocultos de la producción de alimentos provocaría un aumento de los precios? Depende de los costes ocultos que se persigan y de los instrumentos utilizados, responde el informe. Pesan mucho más en los países de ingresos bajos, donde representan el 27% del producto interno bruto, en comparación con el 11% en los países de ingresos medios y el 8% en los países de ingresos altos. Por ejemplo, es posible imponer impuestos o regulaciones a los agricultores o fabricantes de alimentos para alentarlos a abandonar prácticas ambientales menos virtuosas, al mismo tiempo que se les brinda asesoramiento sobre cómo limitar estos costos, dice la organización.

Si el dinero público se utiliza para promover dietas más sanas y sostenibles, esto no afecta a los presupuestos de los hogares. Pero “a largo plazo, una mejor salud pública conduce a una mayor productividad y puede traducirse en mayores ingresos para los hogares”, también pone como ejemplo la FAO. Tras haber completado una estimación inicial de los costes ocultos, la organización tiene previsto dedicar su informe anual de 2024 a evaluaciones específicas en profundidad, con el objetivo de destacar las mejores formas de actuar.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.