Post a Comment Print Share on Facebook

La Rochelle histórica, sobredosis de Dupontmania... Favoritos y favoritos del año del rugby

FAVORITOS.

- 12 reads.

La Rochelle histórica, sobredosis de Dupontmania... Favoritos y favoritos del año del rugby

FAVORITOS

“Es el Mundial perfecto”, nos dijo Francisco Fernandes, pilar del Béziers y de la selección portuguesa. Porque sí, Portugal nos sorprendió, asombró y sedujo. Por segunda vez en su historia, los "Lobos" disputaron un Mundial después del de 2007. Llegando de puntillas y con el estatus de "pulgarcito", la selección dirigida por Mike Tadjer y Samuel Marquès salió adulta. Desde el principio, los hombres de Patrice Lagisquet opusieron una buena resistencia a pesar de un duro marcador contra Gales (28-8), antes de conseguir un empate histórico contra Georgia (18-18). “Después de este partido ya habíamos triunfado en nuestro Mundial. Fue la primera vez en la historia de la selección que logramos hacer eso”, analizó Fernandes. Lejos de ser ridículos contra Australia (34-14), los portugueses dejaron su huella gracias a una victoria final contra Fiji (23-24). Un recorrido más que positivo para un equipo con un estado de ánimo impecable. De la mano de grandes talentos como Martins, Portela, Marta y Costa Storti, Portugal tiene por delante el futuro para seguir creciendo.

Un auténtico tour de force. El 20 de mayo, el Stade Rochelais se convirtió en uno de los más grandes de Europa al ganar la Copa de Campeones por segunda vez consecutiva. Después de derrotar al equipo de Jonathan Sexton en el Stade Vélodrome en 2022, los Maritimes lo hicieron aún mejor al ganar a estos mismos irlandeses en su estadio Aviva de Dublín. Impresionante fuerza colectiva. Porque, después de un comienzo de partido completamente fallido, Grégory Alldritt y sus compañeros pudieron cambiar las cosas en un contexto totalmente hostil y frente a un jugador top de la competición que se había coronado cuatro veces. Prueba de que los Rochelais están ahora en la liga de los grandes, logran un doblete que sólo Leicester (2001, 2002), Leinster (2011, 2012), Toulon (2013, 2014, luego 2015) y Saracens habían logrado antes que ellos. (2016, 2017). Notable para un club que ha sabido construir poco a poco, pero de forma duradera. Y pensar que La Rochelle no volvió al Top 14 hasta 2014… Un ascenso meteórico.

En 2019, Rassie Erasmus ya había demostrado toda su genialidad para llevar a los Springboks al título mundial. Cuatro años más tarde, reconvertido en Director de Rugby, seguía siendo él quien imaginaba los planes mejor concebidos, las ideas más audaces, las innovaciones más notables, para atraer toda la luz sobre sí mismo - y así preservar a sus jugadores - y alcanzar el doble. Citemos, en bloque, el banquillo con siete delanteros (rápidamente denominado escuadrón bomba), los espectáculos de luces para transmitir el mensaje (lo intentamos o no lo intentamos) a nuestro goleador, el uso de la regla olvidada por todos de pedir un mixto con la recepción de una marca en los 22 metros sudafricanos o incluso (y entre otros) las bisagras desmontables: Reinach-Libbok para cerrar el juego, de Klerk-Pollard para gestionarlo a la perfección. No dudó en eliminar a los dos primeros nombrados tras media hora de juego en la semifinal contra Inglaterra porque estaban bloqueados. Gran estratega, Erasmus dominó la partida de ajedrez en cuartos de final contra Fabien Galthié. Y pensar que se marchó durante cuatro años, volviendo, tras la coronación, a su puesto de seleccionador de Sudáfrica. Pero si realmente lo hubiera dejado...

¡Qué placer ver a estos jóvenes! Al derrotar a Irlanda (50-14) el 14 de julio en Ciudad del Cabo (Sudáfrica), el XV francés se proclamó campeón del mundo sub-20... ¡por tercera vez consecutiva! Más allá del resultado, los Bleuets de Sébastien Calvet ofrecieron un rugby extravagante que no dejó ninguna posibilidad a los Baby Blacks (35-14) en los grupos ni a Inglaterra (52-31) en la semifinal. Un “estilo francés” en su apogeo, ayudado por un sólido grupo de delanteros. Habrá que seguir de cerca esta generación 2003-2004 que pronto debería llamar a las puertas de los “grandes”. Siguiendo los pasos de sus ilustres predecesores como Romain Ntamack, Cameron Woki y Arthur Vincent, los jóvenes Posolo Tuilagui, Marko Gazzotti, Nicolas Depoortere y Lenni Nouchi tienen sin duda un futuro brillante por delante.

Golpes de garra

Como preámbulo, especifiquemos, y esto es esencial, que el inmenso talento del capitán de los Bleus no está en duda (sabemos que almas caritativas se apresurarán a señalarle este pequeño post humorístico...). Antoine Dupont sigue siendo el mejor jugador francés y su reciente y estruendoso regreso a la forma nos hace lamentar un poco más haber elegido saltarse el Torneo de las Seis Naciones para dedicarse a su sueño olímpico a los 7 años. La sobredosis no proviene de elogios justificados, sino de una adulación insoportable. ¿Antoine Dupont tiene una lesión en el pómulo? El mundo se desmorona, el XV francés no tiene posibilidades de ganar los cuartos de final a Sudáfrica sin él. Un culebrón que duró tres semanas, entre el Francia-Namibia y el primer encuentro eliminatorio. Socavando la confianza de sus socios. Saturar el espacio mediático (e impedir destacar a cualquier otro jugador de la selección de Francia). Debilitando al entrenador Fabien Galthié y su personal. Otorgarle un poder desproporcionado en un deporte que afirma que sólo importa lo colectivo. Depende de él decidir si jugar o no estos cuartos de final. Permanecer, o no, 80 minutos sobre el césped del Stade de France (y así lo hizo). También fue él solo, por el presidente de la FFR, quien decidió si aceptaba o no el desafío del 7. Ser más grande que el equipo, que la institución, que su deporte. Una deriva que no augura nada bueno. Y le valió un terrible apodo por parte de algunos compañeros incómodos con esta preeminencia: El Emperador...

El rugby, como otros deportes, sigue los cambios en la sociedad. Y sufre cambios y adiciones tecnológicas. Si bien el vídeo apareció en 2001 para las competiciones internacionales y luego en 2006 para el Top 14, durante el Mundial llegó un nuevo sistema: el bunker. “Ahorro de tiempo”, según las autoridades mundiales, esta tecnología permitió a un árbitro independiente situado fuera del estadio revisar una acción tras una tarjeta amarilla distribuida por el árbitro de campo. El árbitro independiente dispuso entonces de 10 minutos para analizar y comunicar al hombre del silbato si la tarjeta podía ponerse roja o si seguía siendo amarilla. Pero esta tecnología no sirvió de nada. Excepto para quitar responsabilidad a los árbitros. “Pongamos por caso a un cirujano que tiene que realizar una operación de corazón. Obviamente quieres que sea él quien opere y no una enfermera”, bromeó el ex árbitro internacional Nigel Owens en nuestras columnas. En definitiva, otra innovación que, esperamos, no resista el paso del tiempo en nuestro hermoso deporte.

Lea también: Arbitraje: los preocupantes abusos del rugby

Las secuelas de los títulos suelen ser complicadas en el Top 14. Recientemente, Clermont (coronado en 2017) pero también Castres (2018) han estado allí. Mañanas decepcionantes. Montpellier, que ganó el primer título de campeonato francés de su historia en 2022, también vivió una temporada de pesadilla después de Brennus. El equipo entonces dirigido por Philippe Saint-André acabó el año pasado en una pobre 11.ª plaza, con un balance negativo (11 victorias y 15 derrotas), y coqueteó durante mucho tiempo con el descenso. Lo que es más grave es que la máquina no ha vuelto a arrancar esta temporada. El MHR está abajo y “PSA” ha sido despedido y sustituido por Bernard Laporte. Un regreso sulfuroso a los negocios para el ex presidente de la FFR, condenado por los tribunales por actos de corrupción con Mohed Altrad, presidente-propietario del club Hérault (recurrieron). Una dupla que ha hecho correr mucha tinta y que volverá a las canchas en 2024. Montpellier volverá a ser el centro de atención. Pero por oscuras razones.

El rugby australiano está enfermo. Eliminados por primera vez en la fase de grupos de un Mundial, los Wallabies incluso tocaron fondo en Lyon el 24 de septiembre, corregidos por Gales (6-40). Sin Eddie Jones, que dimitió tras un mandato desastroso de menos de un año, ahora debemos reconstruir. Pero hay muchos proyectos. El rugby está experimentando una pérdida de popularidad frente a la competencia de XIII y el fútbol australiano. Prueba de ello es la marcha hacia la XIII de la gran esperanza Mark Nawaqanitawase, un extremo de sólo 23 años. Debilitado por los malos resultados de sus franquicias en el Super Rugby, el sistema australiano necesita una revisión general. De lo contrario, los “Tres Grandes” del hemisferio sur bien podrían convertirse en los “Dos Grandes”.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.