Post a Comment Print Share on Facebook

“Es una locura total”: en Marsella, las asociaciones enojadas por los comentarios de Macron sobre los padres de los vigías

Le Figaro Marsella.

- 12 reads.

“Es una locura total”: en Marsella, las asociaciones enojadas por los comentarios de Macron sobre los padres de los vigías

Le Figaro Marsella

El tono pretendía ser firme y decidido. Entre los bloques de edificios de La Castellane, al final de una visita sorpresa de varias horas a esta ciudad de los distritos del norte de Marsella, el Presidente de la República pidió "hacer la vida imposible a las familias de los más jóvenes que sirven de vigías". u otros y que también son víctimas de esta trata”.

Preguntado por un periodista sobre la posibilidad de eliminar la asistencia social a estas familias, Emmanuel Macron aclaró sus comentarios. "Estamos trabajando para intervenir mucho más rápidamente y, de hecho, ahora hacer frente a las familias con sus responsabilidades", explicó el Jefe de Estado. Y entonces, hay todo un proceso que estamos poniendo en marcha. Hay casos en los que hay familias, a menudo madres solteras, que están totalmente abrumadas. Allí debemos ayudarlos y apoyarlos. Pero también es necesario que a los jóvenes que están en estas situaciones, en ocasiones, también los saquemos del territorio, para que podamos meterlos en sistemas educativos adaptados. Tal vez enviarlos a un internado durante seis meses o durante un año escolar... Pero tenemos que ayudar a estas familias con rigor”.

“Después, hay familias que conocen el caso y que hacen la vista gorda y de alguna manera se conforman con él”, señaló entonces el Presidente de la República. En ese punto hay que ser más duro. Apoyar, facultar, en determinados casos, sancionar”. Comentarios que no dejaron de escandalizar a los activistas comunitarios de los distritos del norte de Marsella, ya sean cercanos a las víctimas de ajustes de cuentas o en contacto diario con estos vigías y sus familias.

Lea también “¿Cambiará la situación si Macron está ahí?” : en Marsella, los habitantes de la ciudad de La Castellane dudan

“Es una locura poner a todos tus hermanos y a un traficante de drogas en la misma cesta”, se queja Le Figaro Hassen Hammou, cofundador del colectivo Demasiado joven para morir y portavoz de EELV en Provenza-Alpes-Costa Azul. Es incluso irresponsable. Nadie está acostumbrado al tráfico. Esto no es cierto. No podemos tratar un problema tan grave con tanta ligereza. Las palabras tienen significado. Y es falso decir que en las ciudades todos son cómplices. Esto es verdaderamente aberrante y el Presidente de la República está completamente equivocado”.

“Vayan a ver a estos jóvenes”, dice Katia Yacoubi, presidenta de la asociación de vecinos Adelphi'Cité. Cuando les preguntamos si están contentos de ser vigías, en un ambiente sombrío, por supuesto dicen que no. No conozco a ningún joven que haga esto por alegría. Son personas explotadas que también son víctimas porque no tienen perspectivas”. “Y detrás de eso tenemos familias totalmente indigentes, porque los jóvenes a menudo abandonan la escuela y son abandonados”, señala. También suelen ser familias monoparentales, con madres que trabajan hasta altas horas de la noche y no pueden estar en casa todo el tiempo. »

“Solemos decir que la culpa es de los padres”, reconoce Karima Meziene, miembro del Colectivo de Familias y hermana de una víctima de ajuste de cuentas. La renuncia sí existe, pero quienes se benefician de ella siguen siendo minoría. Cuando hablamos con las familias, o algunos desconocían por completo que sus hijos estaban siendo reclutados, o intentaron todo para impedirlo o sacarlos, y fueron víctimas de golpes o amenazas por parte de miembros de la red.

"Lo que el Estado debe hacer es agotar esta fuerza laboral, ofreciendo claramente a estos jóvenes perspectivas en otros lugares", exige Katia Yacoubi. "La red se está creando porque estamos tan retrasados ​​en todos los niveles que les facilita llegar a nuestros barrios", lamenta Hassen Hammou. Estamos pidiendo equipamiento, servicios públicos, para proporcionar recursos reales”.

"También necesitamos una verdadera campaña de sensibilización entre estos jóvenes observadores y, por qué no, un curso para padres, con educadores y trabajadores sociales para mostrarles otro camino a seguir", exige Karima Mezien. La represión contra los narcotraficantes, yo digo que sí. Pero no estoy seguro de la represión sobre los jóvenes, sobre todo porque privar a las familias de asistencia social crearía aún más miseria. En La Castellane, escaparate de la gran operación lanzada por el gobierno contra las drogas, casi uno de cada dos habitantes vive por debajo del umbral de pobreza.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.