Post a Comment Print Share on Facebook

El Estado francés intenta salvar el níquel de Nueva Caledonia

Hace una ducha fría en Nueva Caledonia.

- 8 reads.

El Estado francés intenta salvar el níquel de Nueva Caledonia

Hace una ducha fría en Nueva Caledonia. El grupo Glencore confirma su decisión de retirarse de la planta de Koniambo Nickel (KNS). “Después de varias semanas de conversaciones entre SMSP, Glencore, la dirección de Koniambo Nickel y el Estado, no se ha podido encontrar ninguna solución de financiación alternativa aceptable para Glencore”, explica el gigante suizo.

De hecho, el grupo había discutido esta posibilidad ya en septiembre. El gobierno se apresuró a abordar el tema, ya que se trata de una cuestión muy delicada. Esta fábrica al norte de Caillou fue diseñada para reequilibrar el empleo y la riqueza entre las dos partes de la isla, ya que la parte norte está menos desarrollada. Por lo tanto, ni el gobierno local ni la metrópoli deben permitir que esto suceda. Glencore, que compró la participación de Xstrata en KNS en 2013, explica que "ya no puede financiar las pérdidas (en KNS) en detrimento de sus accionistas". Si el 51% de la fábrica pertenece a la Société Minière du Sud Pacifique (SMSP), propiedad principalmente de la provincia norteña del archipiélago, el gigante de las materias primas posee el 49% de sus acciones. Pero él financia la mayor parte. En diez años, Glencore estima que ha gastado más de 4 mil millones de dólares y “más de 9 mil millones de dólares desde el inicio del proyecto”. "Incluso con la ayuda propuesta, KNS sigue sin ser rentable." Y ha acumulado 14.000 millones de euros de deuda.

En el marco de las negociaciones llevadas a cabo durante varios meses con Glencore, el Estado francés propuso una serie de medidas, inicialmente en forma de apoyo financiero. Entre ellos se incluía una subvención al precio de la energía de unos 60 millones de euros para KNS, así como la posibilidad de que la empresa exportara mineral en bruto. Al defender el procesamiento del mineral in situ, la doctrina defendida por los separatistas impide la exportación del mineral en bruto, una actividad rentable.

Esta medida excepcional debería permitir al grupo liberar entre 35 y 40 millones de euros al año en recursos adicionales. La suma estaba destinada a compensar la falta de competitividad de la planta de Nueva Caledonia frente a la competencia de Indonesia, que produce níquel en condiciones medioambientales y sociales menos estrictas que en Caillou. Por último, el Estado había propuesto crear un préstamo de 100 millones de euros para cubrir las necesidades de financiación residuales. No lo suficiente como para hacer vacilar al grupo suizo, anclado en su decisión.

Lea también: Indonesia, rica en níquel, se recupera gracias a las materias primas

Sin embargo, Glencore anunció algunas medidas más consensuadas, como mantener el empleo y los salarios de los 1.300 empleados locales de Koniambo Nickel durante seis meses y suspender las instalaciones. La medida consiste en mantener “calientes” las instalaciones, aunque no se utilicen, durante seis meses. Suficiente para facilitar un posible reinicio. Esta fase de transición debería permitir a las partes interesadas encontrar un comprador. Pero también en este caso la cuestión es espinosa.

El níquel forma parte de la lista de metales críticos establecida por la Unión Europea. Se utiliza especialmente en la composición de las baterías que la industria necesitará para garantizar la transición energética, ya sea para vehículos eléctricos o para sistemas de almacenamiento de mayor tamaño. Sin embargo, entre los compradores naturales podrían encontrarse grupos chinos.

En el marco del Acuerdo del Níquel, aún en discusión con las partes interesadas, el gobierno apoya la búsqueda de un comprador para el sitio, con "dos límites", informa el despacho de Bruno Le Maire, ministro de Economía. Necesitamos un “comprador creíble con un proyecto rentable que cuente con el apoyo de un industrial”. Fondos de inversión, absténganse.

El Acuerdo sobre el Níquel conlleva una visión común entre los actores locales y el Estado, basada en una explotación rentable del metal blanco en Nueva Caledonia. Se trata de maximizar el valor añadido creado in situ, durante las operaciones de extracción pero también durante el refinado del mineral. Estos últimos también deben utilizarse para abastecer a Europa, lo que todavía no es el caso. También se debe mejorar el acceso al recurso, con una revisión de las reglas de explotación y exportación, para mejorar la competitividad de las fábricas que procesan localmente el mineral.

También se creó una misión de expertos, de acuerdo con la Comisión Reguladora de Energía (CRE) y el gobierno de Nueva Caledonia, para definir la infraestructura energética que necesitaría el territorio para descarbonizar su electricidad y reducir costos. El punto es absolutamente fundamental para esta industria electrointensiva. Las tres fábricas metalúrgicas que procesan el níquel extraído en el archipiélago (incluida la de KNS) están en números rojos. Los miembros del gobierno mencionan periódicamente la posibilidad de instalar un pequeño reactor nuclear modular (SMR). Pero no se puede prever nada antes de 2030, como muy pronto, ya que esta tecnología aún debe desarrollarse. Mientras tanto, es necesario encontrar otras soluciones. Lo cual es difícil. Dadas las necesidades de electricidad del sector, las energías renovables por sí solas, en el estado actual de la técnica, no son capaces de cubrirlo.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.