Post a Comment Print Share on Facebook

La misión privada estadounidense Peregrine de camino a la Luna

Existe una enorme diferencia entre la importancia bastante limitada de la misión que despegó hacia la Luna el lunes por la mañana y el número de cuestiones industriales y simbólicas implicadas en este lanzamiento.

- 9 reads.

La misión privada estadounidense Peregrine de camino a la Luna

Existe una enorme diferencia entre la importancia bastante limitada de la misión que despegó hacia la Luna el lunes por la mañana y el número de cuestiones industriales y simbólicas implicadas en este lanzamiento. Digámoslo con franqueza: a nivel científico u operativo, el destino del módulo de aterrizaje privado Peregrine tendrá muy poco impacto en el futuro de la exploración lunar. En el momento de esta edición, el éxito aún no está garantizado: la máquina ha sido enviada en su trayectoria hacia la Luna, pero la empresa Astrobotic explicó el lunes por la noche que un problema impedía la orientación de los paneles solares hacia el Sol para recargar las baterías. .

La pequeña máquina de 1,3 toneladas (2,5 m de diámetro y 1,9 m de altura) transporta sólo unas pocas docenas de kilogramos de carga útil a una gran llanura en la cara visible de la Luna llamada “Sinus Viscositatis”. Cinco instrumentos bastante limitados de la NASA, un enjambre de microrovers mexicanos y un minirover universitario constituyen el grueso de la carga técnico-científica. También deben “entregarse” a la superficie varios artefactos, incluidas las cenizas del difunto. La empresa Astrobotic dice que cobra 1,2 millones de dólares por kilogramo a la superficie lunar, pero se desconocen los detalles de los contratos firmados con operadores (como Celestis, que vende “viajes conmemorativos”).

Lea también: Batalla global por recuperar la Luna

Más allá de la misión, fue mucho más el comportamiento del lanzador de 60 metros de altura lo que llamó la atención de los especialistas el lunes. De hecho, se trataba del vuelo inaugural del cohete Vulcan de ULA (United Launch Alliance, empresa conjunta de Boeing y Lockheed Martin), destinado a sustituir a los legendarios Atlas V y Delta IV. Objetivos: prescindir de los motores rusos que equipan los primeros y reducir costes para intentar competir con SpaceX. Como ocurrirá con el Ariane 6 dentro de seis meses, este primer vuelo de calificación es crucial en términos de imagen. Todo salió perfectamente. La cronología que precedió al encendido fue incluso particularmente tranquila, sin la más mínima alerta. El plan de vuelo se desarrolló según lo previsto. “Estoy muy feliz”, dijo Tory Bruno, director general de ULA, desde la sala de control. “Es el resultado de años de arduo trabajo. Hasta ahora, ha sido una misión absolutamente magnífica. »

También es un gran alivio para la empresa Blue Origin del multimillonario Jeff Bezos, que suministró los dos motores de cohete BE-4 para el escenario principal. Blue Origin, que en gran medida se quedó atrás de SpaceX en los últimos años, ha registrado un gran éxito con su motor que funciona con oxígeno y metano líquido. El primer lanzador pesado del fundador de Amazon, New Glenn, estará propulsado por siete motores BE-4 y, tras años de retrasos, su vuelo inaugural está previsto para finales de 2024. Blue Origin fue seleccionada el año pasado por la NASA para proporcionar vehículos lunares habitables como parte del programa Artemis, al igual que SpaceX, cuya Starship probablemente no estará lista a tiempo para enviar una primera tripulación a la Luna en 2025.

Es también en el marco de esta reconquista americana de la Luna donde debemos situar la misión Peregrine. Este último marca la primera realización del programa CLPS de la NASA, cuyo objetivo es desarrollar un ecosistema en torno a la carga lunar. Hasta 2028, la agencia estadounidense habrá invertido 2.600 millones de dólares para desarrollar esta actividad. Astrobotic, una nueva empresa de la Universidad Carnegie Mellon de Pittsburgh, es uno de los principales beneficiarios de esta ganancia inesperada. Por ejemplo, recibió 108 millones de dólares para el desarrollo de esta primera misión.

Leer tambiénTurquía apunta a la Luna con Thales Alenia Space

Pero ella no es la única en las filas. Un competidor, Intuitive Machines, también tiene previsto realizar su primer intento de alunizaje el próximo mes. El lanzamiento de su módulo de aterrizaje lunar Nova-C se llevará a cabo mediante un SpaceX Falcon 9. Dada la trayectoria prevista, mucho más directa, podría llegar a la Luna... un día antes que Peregrine (que aterrizará el 23 de febrero). Si alguno de ellos tuviera éxito, se convertiría en el primer operador privado en lograr esta hazaña. Y marcaría simbólicamente el regreso de Estados Unidos al suelo lunar, más de 50 años después de la última misión Apolo, en 1972. Mientras tanto, China ha aterrizado allí tres veces y la India una vez (en 2023). Un tercer operador, Firefly Aerospace, también tiene prevista una misión a nuestro satélite en 2024.

Un alunizaje siempre es arriesgado: los dos primeros intentos “privados”, de una empresa israelí en 2019 y de una japonesa en 2023, terminaron en accidentes. La NASA no prevé una tasa de éxito superior al 50% para todo su programa CLPS. Lo que le otorga un lugar bastante paradójico: representará la mayoría de los lanzamientos lunares en los próximos años, aunque desempeñará un papel muy marginal en el programa tripulado Artemis.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.