Post a Comment Print Share on Facebook

Ataque en París: movilización del ejecutivo en un contexto de emoción e ira política

Es casi medianoche cuando Gérald Darmanin cruza el puente Bir-Hakeim, en París, en la noche oscura y fría de este primer fin de semana de diciembre.

- 8 reads.

Ataque en París: movilización del ejecutivo en un contexto de emoción e ira política

Es casi medianoche cuando Gérald Darmanin cruza el puente Bir-Hakeim, en París, en la noche oscura y fría de este primer fin de semana de diciembre. Tres horas antes, el sábado, un terrorista islamista, armado con un cuchillo y un martillo, mató a un turista germano-filipino e hirió a otras dos personas a un paso de la Torre Eiffel, en el distrito 15 de la capital. En Doha (Qatar), donde completaba una gira exprés por Oriente Medio, Emmanuel Macron fue informado del ataque por su ayudante de campo.

Inmediatamente habló con el Ministro del Interior, que ya se encontraba allí. En el avión que lo llevó de regreso a Francia, el Jefe de Estado expresó “todo su pésame a la familia y a los seres queridos del ciudadano alemán fallecido esta tarde durante el ataque terrorista”. La Fiscalía Nacional Antiterrorista, que se ha hecho cargo del caso, "se encargará de aclarar este asunto para que se haga justicia en nombre del pueblo francés", añade el presidente en su mensaje publicado en X (antes Twitter).

Lea también Atentado en París: “Pesadilla francesa”

Apenas llegado a París el domingo por la mañana, Emmanuel Macron decidió hablar con el primer ministro, el ministro del Interior y el jefe de la DGSI, Nicolas Lerner. La oportunidad de realizar un inventario inicial, antes de otra reunión de seguridad, al final de la tarde. Presidida esta vez por Élisabeth Borne, la segunda reunión tiene como objetivo “hacer un balance completo de las medidas de seguridad existentes” y “del proceso de atención a las personas más peligrosas”, como resume Matignon.

Alrededor de la mesa: Éric Dupond-Moretti (Justicia), Aurélien Rousseau (Salud), Olivier Véran (portavoz) y Gérald Darmanin (Interior), que luego denunció la sustancia en “20 Heures” en TF1. “Francia está permanentemente bajo la influencia de la amenaza terrorista islamista. Debemos luchar con mucha fuerza contra el Islam radical”, insistió el Ministro del Interior. "No cederemos ante el terrorismo", había prometido ya Élisabeth Borne, en el mismo tono, en un mensaje que se alzaba durante todo el día para exigir la unidad de los franceses para "luchar contra quienes atacan a nuestros valores".

Menos de dos meses después del ataque de Arras – que costó la vida al profesor Dominique Bernard el 13 de octubre – este nuevo ataque despertó también la ira y la indignación de algunos cargos electos. El jefe de LR, Éric Ciotti, denunció así el perfil reincidente del atacante “radicalizado, en expediente S y ya condenado por actos vinculados al terrorismo”. Marine Le Pen, por su parte, expresó su “pensamiento por las víctimas de un terrorista registrado como S y ya condenado por actos vinculados al islamismo”.

Lea también Atentado en París: “Francia está inmersa en un clima de inseguridad permanente”

Desde Italia, donde se reunió este fin de semana con sus aliados europeos, el presidente de la RN, Jordan Bardella, acusó por su parte al Gobierno de ser "responsable de una situación de seguridad y migratoria (...) que se ha vuelto completamente fuera de control". . “Hoy, caminar bajo la Torre Eiffel, en el corazón de París, significa correr el riesgo de morir. ¿Qué han hecho con nuestro país?”, pretendió preguntarse el líder de Reconquête!, Éric Zemmour.

En la izquierda, donde las reacciones se produjeron más tarde, Jean-Luc Mélenchon se pronunció tras permanecer mucho tiempo en silencio. En lugar de hablar de un acto terrorista, el líder del Insoumis denunció un “asesinato y lesiones por motivos delirantes de religión”. “El asesino se encuentra bajo causa psiquiátrica, bajo vigilancia desde hace un año luego de cuatro años de prisión por intento de homicidio”, continuó, en referencia a los trastornos neurológicos que padecía el agresor. “¡Es hora de comprender las consecuencias del colapso del sistema psiquiátrico!”, concluyó el tercer hombre en las últimas elecciones presidenciales.

Anteriormente, el coordinador del LFI, Manuel Bompard, había pedido "no dar un significado político general" al ataque, cometido según él por "una persona claramente desequilibrada". La misma advertencia entre los ecologistas, donde Marine Tondelier planteó la cuestión de los “medios y el seguimiento psiquiátrico”. En cuanto al PS, Olivier Faure dirigió con más seriedad sus “pensamientos y condolencias a los seres queridos del turista asesinado” y reafirmó su “gratitud a los policías que detuvieron al terrorista”.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.