Post a Comment Print Share on Facebook

Un establecimiento privado pospone talleres en torno a la identidad de género

Todo empezó con la distribución de un cartel.

- 4 reads.

Un establecimiento privado pospone talleres en torno a la identidad de género

Todo empezó con la distribución de un cartel. Esto anunció varios talleres, con motivo de una “Semana de la Igualdad”, del 6 al 10 de marzo, dentro de la Institución Saint Joseph du Moncel, en Pont-Sainte-Maxence (Oise). En el programa: talleres de "descubrimiento y sensibilización", ofrecidos fuera del horario de clases, en torno al "machismo en el lenguaje", "identidad de género y orientación sexual" o incluso sobre "estereotipos de género". Pour la journée du 8 mars, un jeu de piste autour du thème «Cherchez la femme» était organisé le matin alors que des débats sur le «consentement», le «harcèlement de rue» ou encore les «violences conjugales » devaient avoir lieu l 'tarde. Entre estos diversos elementos, es el descubrimiento de los temas “LGBTQIA” (abreviatura que designa a la comunidad de personas homosexuales, bisexuales, trans, queer, intersex o asexuales) lo que generó una ola de reacciones.

Poco después de su publicación, este cartel causó rápidamente polémica en las redes sociales, apoderándose de la noticia la asociación Padres Vigilantes (organización adscrita a Reconquista). En Twitter, Julie Roussel, su representante en el Oise, denuncia entonces una “semana de propaganda”. Alertado por su director diocesano y por las solicitudes de la asociación, el director finalmente decidió posponer esta semana.

“Di mi acuerdo en principio para esta semana de la igualdad, partiendo de la idea de que se trataba de hablar de todo lo que puede girar en torno a la igualdad republicana”, explica a Figaro, Philippe Chodorge, director de la Institución. “No había sido informado de los detalles de antemano por el profesor que organizaba los talleres”, continúa el director de la escuela. “Fue el director diocesano quien me dijo que el cartel estaba circulando por internet, entonces decidí aplazar la semana porque me agarró el cartel”.

Y se trata de un padre de familia de un alumno, ajeno a la asociación, que decidió acudir a la asociación de Padres Vigilantes compartiendo la foto que se hizo su hijo dentro del establecimiento. “La progenitora de la alumna nos confirmó que ya había escrito al establecimiento y que no se había hecho nada”, subraya Julie Roussel. “Así que fuimos a preguntar directamente a los padres qué pensaban cuando se fueron del establecimiento”, explica, subrayando de inmediato su incomprensión. Este último "no había sido informado" de los avances de estos talleres.

Lea también "Preferí hacer trampa para que mi hija estuviera en una buena audiencia": estos padres dispuestos a todo para evitar la escuela de su barrio

Pero, ¿por qué estos talleres plantean? “Hay temas que deberían tratarse en la educación cívica porque son importantes (igualdad entre hombres y mujeres, derechos de las mujeres, acoso) pero otros no tienen cabida en la escuela”, argumenta la representante de la asociación, Julie Roussel, señalando en particular los temas LGBTQIA. “Es un tema íntimo y ya están bastante perseguidos en la vida cotidiana, respira, hay que dejarlos en paz”. Según Julie Roussel, el problema también viene de la edad de los alumnos que participan en los talleres, que tienen entre 11 y 15 años. "Están en la escuela para aprender matemáticas y francés, no para que les llenen la cabeza con ese tipo de cosas". En las redes sociales, el debate se ha calentado: algunos críticos de la asociación han llamado a sus miembros "homófobos" o "fundamentalistas religiosos".

“No tuve ninguna presión para cancelar esta semana”, asegura el director del establecimiento. “Retomé este caso después de ver el contenido de los talleres porque la escuela católica tiene un proyecto educativo”, explica el director, invocando el principio de “libertad ilustrada”. "Obviamente estamos esperando una palabra sobre estos temas que atraviesan la sociedad y que son complejos", explica, insistiendo en su rechazo a "cualquier forma de oscurantismo". Pero, debe ser una "palabra construida", explica quien habló con el profesor detrás de estos talleres, y quien, ante la polémica generada en las redes sociales y los argumentos esgrimidos por la asociación, "ha entendido completamente", explica. .

Para la portavoz de Parents Vigilants, Agnès Marion, esta situación revela sobre todo un deseo por parte de los padres de recuperar el control de lo que se enseña a los niños en la escuela. “Muchos padres se sienten impotentes cuando se escandalizan por una enseñanza que, según ellos, no tiene cabida en la escuela”, explica, “Los Padres Vigilantes respondieron a una demanda real porque los padres se quedaron callados frente al muro de la institución escolar y sobre todo no quería, al quejarse, que su hijo fuera estigmatizado”.

"Nuestra filosofía es decir que la escuela está para enseñar", dice Agnès Marion. “Se supone que los niños llegan a la benevolencia precisamente porque han aprendido a pensar, y no porque alguna propaganda les diga que lo hagan”, continúa. “Retomamos la frase de Jean Zay: la escuela debe seguir siendo el asilo inviolable donde no penetran las querellas de los hombres”. Sin embargo, “todas las luchas que deconstruyen el lazo social en Francia, se asientan en la escuela”, abunda.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.