Post a Comment Print Share on Facebook

Tras los atentados de Moscú, Francia despliega medios excepcionales para alejar el espectro de un atentado terrorista

El “Bataclan de Moscú”, el peor atentado yihadista cometido en el continente europeo desde los del 13 de noviembre de 2015, está volviendo a poner a Francia patas arriba en un escenario de pesadilla.

- 5 reads.

Tras los atentados de Moscú, Francia despliega medios excepcionales para alejar el espectro de un atentado terrorista

El “Bataclan de Moscú”, el peor atentado yihadista cometido en el continente europeo desde los del 13 de noviembre de 2015, está volviendo a poner a Francia patas arriba en un escenario de pesadilla. Esta masacre, perpetrada el viernes por la noche a casi 3.000 kilómetros de París, con un saldo de al menos 137 muertos, entre ellos tres niños, y reivindicada por el grupo Estado Islámico en Khorasan (EI-K), provocó una onda expansiva hasta la cima del estado. El domingo por la noche, después de un Consejo de Defensa y de Seguridad Nacional presidido por Emmanuel Macron en el Elíseo, Matignon decidió elevar la postura del plan Vigipirata al nivel de "ataque de emergencia", es decir a su umbral "máximo". Correspondía al color escarlata. El de la gestión de crisis, en teoría destinado a durar un tiempo limitado, permite en particular garantizar la movilización de medios coercitivos, combinados con la necesidad de medidas excepcionales, como el cierre de carreteras, del metro o incluso el cese de viajes, escuelas. "Vamos a multiplicarnos aún más y a desplegar en todas partes medios excepcionales para asfixiar al islamismo, que es una espiral de odio, se alimenta de nuestra ingenuidad y quiere matar a la República", declaró el lunes Gabriel Attal. Desde la estación de Saint-Lazare, el primer ministro anunció el refuerzo de 4.000 soldados adicionales en el marco de las misiones Sentinel, que hasta ahora movilizaron a 3.000 soldados.

Sin demora, el método de los “sacos de arena” se despliega por todo el territorio donde acechan mil peligros. A medida que los católicos ingresan a la Semana Santa hasta el Lunes de Pascua, se desplegarán patrullas a pie y en automóviles para proteger las 42.000 iglesias del país. Miles de agentes de policía y gendarmes aumentarán las patrullas en las estaciones de tren y aeropuertos, mientras que se reforzarán las operaciones de búsqueda y control en las entradas de las salas de espectáculos. Por último, equipos uniformados patrullan los alrededores de los establecimientos educativos desde que cerca de 130 escuelas secundarias y universidades fueron objeto, en una semana, de amenazas de atentados con bombas -a veces acompañadas de vídeos de decapitaciones- a través de los espacios digitales de trabajo (ENT), en Isla de Francia, Altos de Francia y la región del Gran Este.

A cuatro meses de la ceremonia de inauguración de unos Juegos Olímpicos de muy alto riesgo, la aplicación de este conjunto de medidas aumenta, como si aún fuera necesario, la presión sobre los servicios franceses. Aunque los organizadores repiten como un mantra que "es el espíritu de la celebración el que debe prevalecer", los estrategas de la plaza Beauvau son conscientes del Himalaya de seguridad que se alza ante ellos: este encuentro planetario, seguido por más de mil millones de espectadores. , ofrecerá a los enemigos de Francia la oportunidad de golpearla en el corazón. “La policía francesa, los gendarmes, los prefectos y los servicios de inteligencia estarán preparados”, quiso tranquilizar el lunes Gérald Darmanin desde la metrópoli de Lille, consciente de que “Francia, porque porta valores universales, está a favor del laicismo (…) Está particularmente amenazado, particularmente durante estos eventos extraordinarios que serán los Juegos Olímpicos”. Más que nunca, los servicios vigilarán a las aproximadamente 5.200 personas radicalizadas que figuran activamente en el expediente de prevención de la radicalización de carácter terrorista (FSPRT).

El máximo responsable de la policía francesa no esperó a que el ataque a Moscú hiciera sonar la alarma. «De plus, le contexte international tendu ainsi que les attentats d'Arras et de Bruxelles en octobre et de Paris en décembre 2023 ont eu pour effet de confirmer l'élévation du niveau général de la menace djihadiste sur le territoire national», a renchéri el ministro. Para que conste, desde 2012, Francia ha sido escenario de 25 ataques que han causado 273 muertos y varios cientos de heridos, sabiendo que 21 ataques islamistas fracasaron y 75 ataques planeados fueron frustrados.

Si Francia y otros países europeos como Italia han decidido levantar la guardia es precisamente porque el atentado de Moscú es un mensaje dirigido a todos los países objetivo del Estado Islámico. El viernes por la tarde, en su afirmación, Daesh tampoco menciona a Rusia ni a Vladimir Putin, sino un ataque "contra una gran reunión de cristianos" llevado a cabo "en el contexto de la guerra que se libra entre (Daesh) y los países que luchan contra el Islam". Pero París sabe perfectamente que el Estado Islámico, y en particular su rama afgana, el Estado Islámico-Khorasan, pretende igualmente atacar a los "cristianos" (u otros objetivos) en Francia, un "país que lucha contra el Islam", según el EI-K. . El lunes, Emmanuel Macron subrayó también que el EI-K “ha llevado a cabo varios intentos en nuestro propio suelo en los últimos meses”. El jefe de Estado confirmó, sin dar más detalles, que tras el ataque de Moscú, Francia había ofrecido a Rusia "una mayor cooperación". Una propuesta que ilustra la realidad y la intensidad con la que el “yihadismo colectivo” pesa sobre todos los “incrédulos” independientemente de su nacionalidad.

La amenaza es tanto más grave cuanto que EI-K (por su nombre “oficial” “Estado Islámico en Irak y Cham-Wilaya de Khorasan”, nacida en 2014) es una organización formidable que aprovechó la retirada estadounidense de Afganistán en 2021. En 2022, los expertos de la ONU le atribuyeron unos 4.000 combatientes, de los cuales “casi la mitad son terroristas extranjeros”.

Sin embargo, este mismo EI-K aparece en los radares de los servicios de inteligencia franceses y europeos desde hace más de un año. En noviembre de 2022, en Estrasburgo, pocos días antes de la apertura del mercado navideño, agentes de policía de la Dirección General de Seguridad Interior (DGSI) detuvieron a dos yihadistas, un tayiko y un ruso de origen checheno, que habían llegado desde Francia. . Según los investigadores, los dos hombres fueron patrocinados por el EI-K para realizar una huelga en Francia. En julio de 2023, seis tayikos y otros tres ciudadanos de países de Asia Central (dos kirguís y un turcomano) fueron detenidos sucesivamente, pero esta vez en Alemania, Bélgica y los Países Bajos. Algunos de los sospechosos eran falsos refugiados que transitaban por Ucrania.

Seis meses después, también en Alemania, pero también en Austria y España, fueron detenidos varios tayikos vinculados al EI-K. Los investigadores alemanes se centraron en lugares de culto cristianos como la catedral de Colonia. Finalmente, el 19 de marzo, tres días antes del ataque de Moscú, la policía alemana arrestó a dos afganos en relación con EI-K en un estado del este del país. Los dos hombres están acusados ​​de haber preparado un atentado en Suecia para "castigar" a este país después de que el asunto de los Corán fuera quemado durante las manifestaciones. Buscaban armas y planeaban abrir fuego contra la multitud cerca del Parlamento sueco.

Pero el impacto del ataque de Moscú no se limita a las acciones del EI-K. También puede repercutir en el movimiento endógeno que reúne a personas sin vínculos operativos con Daesh, pero que pueden, motivadas por el éxito de la operación, decidir actuar con medios rudimentarios (cuchillo, ariete, etc.). Porque desde el viernes por la noche, el movimiento yihadista celebra y celebra un “éxito” contra los “kouffar”. Al igual que las masacres perpetradas por Hamás el 7 de octubre, el horror de Moscú puede tener consecuencias. Por último, cabe señalar que el terrorista que llevó a cabo el atentado contra Bir Hakeim el 2 de diciembre afirmó estar motivado por el conflicto palestino-israelí pero también había adoptado el nombre de guerra de Abu Talha al-Khorasani, “una referencia, según la prensa nacional”. el fiscal antiterrorista Jean-François Ricard, a la organización terrorista Estado Islámico que actúa actualmente desde Afganistán. Nunca el espectro de la amenaza había estado tan presente.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.