Post a Comment Print Share on Facebook

“Nadie habla de ello pero todos piensan en ello”: cinco años después del atentado de Estrasburgo, un mercado navideño bajo “máxima seguridad”

En el “Carré d’Or”, barrio histórico de Estrasburgo, este fin de semana de diciembre hay muchísima gente.

- 5 reads.

“Nadie habla de ello pero todos piensan en ello”: cinco años después del atentado de Estrasburgo, un mercado navideño bajo “máxima seguridad”

En el “Carré d’Or”, barrio histórico de Estrasburgo, este fin de semana de diciembre hay muchísima gente. A un paso de la catedral, las notas de “Jingle Bell” se elevan en medio del bullicio de los espectadores deslumbrados por los escaparates navideños. En la calle des Orfèvres, un grupo de unas diez personas bloquea el paso. Su semblante oscuro contrasta con la excitación que los rodea. Estos habitantes de Estrasburgo recuerdan los cinco muertos y los once heridos de un islamista radicalizado el 11 de diciembre de 2018. “Han pasado cinco años y todavía tenemos el mismo dolor”, respira Mostafa Salhane con los ojos húmedos.

Mostafa, un taxista, pasó quince largos minutos con el terrorista ese día. Después de abrir fuego contra los transeúntes, Chérif Chekatt, de 29 años, conocido ante los tribunales por múltiples delitos comunes, entró corriendo en el vehículo y apuntó con su arma al conductor para huir de la policía. "Quería rematar el trabajo" matando agentes, asegura Mostafa, que salió de la situación mediante un subterfugio. “Me preguntó si tenía algo para tratar su herida. Le dije que tenía un equipo en el baúl, fuimos juntos y aproveché un momento de descuido para salir corriendo nuevamente”. El hombre radicalizado fue encontrado y asesinado después de una persecución de 48 horas. El Estado Islámico se atribuyó la responsabilidad del ataque.

“Nadie habla de ello, pero todo el mundo piensa en ello”, comenta el panadero de la calle de los Orfèvres. “Especialmente los comerciantes. Entre nosotros, hablamos a menudo de ello”. Sin embargo, la asistencia al Christkindelsmärik (“Mercado del Niño Jesús”), uno de los mercados navideños más antiguos, no ha disminuido. Según estimaciones de la prefectura, hasta el 24 de diciembre se esperan cerca de tres millones de visitantes. En el centro de la ciudad, los autobuses turísticos invaden los aparcamientos.

Para tranquilizar a la multitud, la prefecta del Bajo Rin, Josiane Chevalier, anunció un sistema de seguridad especialmente reforzado para esta edición de 2023. “El objetivo es mantener, durante todo el evento, el máximo nivel de seguridad”, declaró tras una reunión celebrada diez días después de la apertura del mercado anual.

Se desplegaron mil agentes del orden. Un mostrador de bolsos y equipaje da la bienvenida a los turistas al entrar y salir de la Isla Grande. En este concurrido fin de semana de diciembre, al mediodía, se activó una alerta de paquete sospechoso en la muy comercial calle Grandes-Arcades, donde el atacante mató a una de sus víctimas en 2018. En un minuto, CRS acordonó rollos de pancartas rojas y blancas. el perimetro. Los espectadores, a los que se les ordena cambiar de ruta, lo hacen de cualquier manera. Dominique, que vino expresamente desde Poitou-Charentes para disfrutar del ambiente navideño alsaciano, pensó detenidamente en el riesgo de un ataque antes de venir. “Pero no vamos a dejar de vivir”, comenta el sexagenario.

No es la primera vez que el evento “Estrasburgo capital de la Navidad” se desarrolla bajo estrecha vigilancia. El mercado siempre ha sido considerado como un objetivo. Ya en el año 2000 fue frustrado un ataque planeado por un grupo salafista. “Desde el Bataclan estamos acostumbrados a vivir en refugios”, explica Pierre Jakubowicz, concejal municipal de Estrasburgo y delegado de Horizontes para Estrasburgo y Bajo Rin. El año siguiente al atentado, en 2019, “incluso llegó muy lejos”, afirma. “Todo estaba barricado. Hubo registros por todas partes, camiones y bloques de hormigón bloquearon las calles”. Esta temporada, el nivel de amenaza se ha disparado. “Después de Arras y después del ataque del 7 de octubre en Israel, sabemos que somos un objetivo. Estrasburgo es la ciudad de Francia con más expedientes S y más salidas hacia Siria”, recuerda el concejal.

Pierre Jacubowicz estaba bebiendo vino caliente el día del ataque cerca de la catedral cuando escuchó los disparos. Como muchos residentes de Estrasburgo, permaneció confinado fuera de su casa durante varias horas. Ahora, cuando vuelve a pasear por el mercado, “es imposible no pensar en ello, en un momento u otro”, confía el delegado de Horizontes. Para él, como para muchos residentes de Estrasburgo afectados por el atentado, “la Navidad nunca más será completamente en blanco”, asegura. “Para mí, ahora es parte de los lugares”.

Cinco años después del atentado, Mostafa, el taxista, puede nombrar el nombre de cada una de las víctimas, el número de puñaladas que recibió, dónde cayó la bala, el lugar donde el radicalizado recargó su arma. “Está grabado en la memoria del pueblo de Estrasburgo”, asegura el testigo. "A muchas víctimas les resulta difícil reconstruir sus vidas". También mantuvo una “hipervigilancia” que nunca lo abandona. "Después de todos estos años, está en su apogeo".

“Nos hemos vuelto muy vigilantes”, añade Marie, camarera del Bistrot des Cocottes, frente al cual se desplomó un hombre, asesinado por un disparo terrorista. “Puedo decirles que tenemos los ojos pegados a todas partes”. Su voz aún tiembla cuando evoca esta visión del hombre en el suelo, en este bonito callejón decorado con colores navideños. “Lo triste es que esto continúa. Y ahora está en todas partes. En París la semana pasada, en Arras en octubre… Seguiremos teniendo miedo durante mucho tiempo”, teme el residente de Estrasburgo.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.