Post a Comment Print Share on Facebook

Gabriel Attal quiere “etiquetar” los libros de texto escolares

Gabriel Attal “etiquetará” los libros de texto escolares.

- 14 reads.

Gabriel Attal quiere “etiquetar” los libros de texto escolares

Gabriel Attal “etiquetará” los libros de texto escolares. En octubre, el Ministro de Educación planteó la idea, antes de confirmarla en noviembre en el marco de su lucha por “el choque de saberes”. Políticamente, para él se trata de llevar un mensaje de autoridad: la toma por parte de la calle de Grenelle de prácticas educativas dispersas. Lo suficiente como para poner en duda la famosa “libertad pedagógica” de los docentes, que tanto aprecian los sindicatos.

Antes de sus anuncios oficiales a la prensa el 5 de diciembre, Gabriel Attal, en un correo electrónico dirigido a los profesores, aclaró su proyecto. “Los libros de texto de escuela primaria cuya eficacia en el contenido ha sido probada por la ciencia y la práctica ahora se beneficiarán de la certificación”, escribe el ministro, que cita como ejemplo los modelos japonés y portugués, con modalidades que “integran la participación de los profesores del sector”. tiene cuidado de añadir para no ejercer demasiada presión sobre la comunidad docente. Esfuerzo malgastado. “La libre elección de los libros de texto por parte de los profesores sólo fue cuestionada durante la época de Vichy”, se queja un sindicalista. De hecho, son los profesores quienes, generalmente por establecimiento, deciden sobre un libro de texto, entre la plétora de ofertas propuestas por los editores.

Lea también: ¿Cuáles son las claves de la popularidad de Gabriel Attal?

“En Portugal, el mecanismo de etiquetado prevé comunicar los nuevos programas con dos o tres años de antelación para tomarse el tiempo de desarrollarlos, en colaboración con los profesores”, explica Valérie Barthez, directora de la asociación Les éditions scolaire, que reúne a 27 Editoriales. Si adoptáramos un mecanismo comparable en Francia, tendríamos que estar al tanto de los nuevos programas escolares al menos con un año de antelación. La última experiencia muestra que en Francia el cambio se produce precipitadamente. Los editores tomaron conocimiento de la reforma de los programas de secundaria en enero de 2019, para su entrada en vigor en septiembre del mismo año. Gabriel Attal también tiene mucha prisa porque prevé revisar los programas de la escuela primaria para el inicio del año escolar 2024... Esta revisión debe adoptar, en particular, el “método Singapur” en matemáticas.

“Todo depende de lo que pongamos detrás del término “etiquetado”, continúa Valérie Barthez. Obviamente no nos oponemos a un examen previo, pero el sistema ya es muy virtuoso. En un mundo donde la competencia es alta, las editoriales ofrecen libros de texto que cumplen con las recomendaciones de Educación Nacional. Hoy en día, en la lectura, ya no encontramos un solo manual basado en el método global.

Para los editores, que temen "una capa adicional de complejidad", la financiación de estos manuales, responsabilidad de los ayuntamientos, es insuficiente. Entre 2012 y 2022, los presupuestos destinados a libros de texto de primaria cayeron un 40%. Hoy en día, la cuantía media por alumno y año es de 13 euros. Por lo tanto, en las aulas suelen ser libros de texto antiguos, no necesariamente acordes con los avances de la investigación, los que llegan a manos de los escolares.

“Los libros de texto juegan un papel clave. Sin embargo, el 60 % de los alumnos no se benefician de él en el POP”, explica Gabriel Attal. El ministro prevé que en el futuro será el Estado el que “financiará los libros de texto escolares de lectura y matemáticas para los alumnos de CP y CE1”. También se ha identificado una importante línea presupuestaria. Las compras se lanzarán para el inicio del año escolar 2024.

Pero ¿qué hace que un manual sea eficaz? “Un manual que ayuda a los estudiantes a triunfar”, resume simplemente Rue de Grenelle. Esto significa olvidar las disputas educativas sobre los métodos de aprendizaje. En 2017, Jean-Michel Blanquer afirmó que “no todos los manuales de lectura son iguales”. El predecesor de Gabriel Attal pretendía establecer el método de lectura silábica. En 2019, el Consejo Científico de Educación Nacional (CSEN) publicó un análisis de los treinta y cinco libros de texto en circulación en las escuelas y dio sus recomendaciones para un “enfoque 100% silábico”, que permita descifrarlo todo en cuatro meses. Lamentablemente, en 2022, este mismo consejo científico señaló que “los métodos y manuales eficaces siguen estando entre los menos utilizados” por los docentes.

Pero el manual no lo es todo. Muy a menudo, el profesor construye su propio material didáctico, que incluye numerosas fotocopias y contenidos encontrados en Internet. Por tanto, el etiquetado no puede resolverlo todo. “¿Quiere el ministro imponer un manual de etiquetado obligatorio? pregunta Guislaine David, de Snuipp, el primer sindicato de escuelas primarias. Esto despojaría a los docentes de su libertad educativa”, advierte.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.