Post a Comment Print Share on Facebook

En Saint-Denis, miles de musulmanes llenan los estadios para celebrar el final del Ramadán

Chaleco amarillo sobre su djellaba, Mehdi guía a los fieles.

- 5 reads.

En Saint-Denis, miles de musulmanes llenan los estadios para celebrar el final del Ramadán

Chaleco amarillo sobre su djellaba, Mehdi guía a los fieles. “¡Salam aleykum! ¡Aquí para los hombres! ¡Segunda entrada para mujeres!”. Desde las 7:45 de la mañana de este viernes, un flujo cada vez mayor de fieles musulmanes, con la alfombra bajo el brazo, se congrega en la entrada del estadio Landy en Saint-Denis. La noche anterior, la Gran Mezquita de París, tras “consulta de cálculos científicos, datos astronómicos y observaciones de la luna”, confirmó este 21 de abril como último día del Ramadán.

La ciudad ha autorizado a la mezquita Taqwa a aprovechar este lugar al aire libre, contiguo al Stade de France, para inaugurar Eid el-Fitr. A toda prisa, llegan hombres, mujeres, niños y cochecitos con atuendos festivos, chilaba y hiyab. Alrededor, se han bajado las cortinas de muchas tiendas. Muchos fieles han dejado su día. "Es el día del año en que hay más gente", comenta Mehdi, el voluntario. “Esta oración es muy unificadora”.

“Hoy es un día de alegría”, exclama Karim, sosteniendo a su pequeña de la mano. El ingeniero informático, ataviado con su chechia, la gorra musulmana redonda, dice haber podido practicar el ayuno y la oración sin dificultad durante estos treinta días, en particular “gracias al teletrabajo”. “Con las reuniones a veces es complicado, pero trato de ir a la mezquita al menos una vez al día”. Más allá, abunda Ibrahim, de 17 años: el Ramadán no es tan difícil en Francia, la temperatura es suave, la sed no es insoportable, y luego, en su clase de último año en Bobigny, muchos compañeros también observan. Cada mañana, se levantaba a las 5 a.m. para tomar un refrigerio ligero antes del amanecer. Luego, por la noche, alrededor de las 8:30 a 9:00 p. m., el niño rompía el ayuno con una comida copiosa y mucha agua.

Decenas de voluntarios distribuyen agua, café, dulces. Algunos agitan bolsas de tela llenas de monedas, recordando los buenos recuerdos de los fieles de la obligación del zakat. Esta oferta, de unos 7 u 8 euros, está destinada a financiar las comidas de los más precarios. “Eso es para la mezquita”, sin embargo quieren aclarar algunos metiendo una nota en la mano de los cobradores. “Recaudamos mucho dinero así para administrar la mezquita, sin mencionar las transferencias, PayPal y otros”, explica Hassan, que trabaja en una empresa de recursos humanos y le gusta dedicar su tiempo a la mezquita.

A pocos minutos del rezo, previsto para las 9 de la mañana, el estadio está casi lleno. Son casi 2000 fieles. “Es el único día del año en que necesitamos un estadio. ¡Hay tanta gente que la mezquita se rompería!”, explica Amar, secretario de la asociación Taqwa que gestiona la mezquita de Plaine Saint-Denis. “Y de nuevo, somos una estructura pequeña. No es nada comparado con el estadio de Delaune. Cuatro kilómetros más allá, este último acoge a casi 7.000 fieles cada año para Eid el-Fitr.

"Por el momento, tenemos mucho espacio para las oraciones diarias, pero no les ocultaré que pronto se volverá pequeño", continúa el gerente. La Plaine Saint-Denis es el segundo centro terciario de la región después de La Défense. Desde su apertura en 2014, el lugar de culto siempre ha acogido a más empleados y trabajadores, en particular “a raíz del desarrollo del nuevo ZAC (Nozal-cauldron, Metallurgie)”, indica la mezquita en su sitio. La comunidad musulmana "sigue fluyendo" con una asistencia de "cincuenta fieles adicionales por año", se especifica más adelante.

"Va a empezar por favor", interrumpe el imán en el micrófono. Su voz resuena en el silencio de la madrugada cuando comienza la cuenta regresiva: “¡25 segundos! ... 20 segundos! 10,9,8...". Un hadiz en el Islam establece que la oración debe comenzar cuando el sol "se eleva sobre el horizonte del largo de una lanza", o unos tres metros sobre el horizonte. Pero en la práctica, cada mezquita establece la hora de inicio por sí misma.

El murmullo de los rezos se eleva mientras los fieles, hombres delante, mujeres detrás, se postran. Sentados en el fondo, un puñado se contenta con escuchar. “Son las mujeres las que tienen la regla, respira Zeinab, una de las organizadoras, son excepcionalmente aceptadas porque es el espíritu de cohesión de Eid”.

Después de diez minutos de recitaciones, el imán comienza su sermón, invitando a los que van a trabajar a despedirse. “¡Alá dice que creer en mí es mejor que cualquier cosa que atesoren! ¡Mucho mejor que todas sus riquezas!”, exclama. "¡Ser musulmán es la gracia de Alá!"

A partir de las 9:25 se acaba la oración. Los fieles se calzan los zapatos, enrollan las colchonetas y luego se dispersan por las calles aledañas al estadio. Los festejos continúan en familia, dentro de los hogares. “El próximo año, habrá aún más gente, ya verás. Ese es el precio del éxito”, asegura un voluntario mientras se frota los dientes con una barra de Siwak, la “pasta de dientes del profeta”.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.