Post a Comment Print Share on Facebook

Caracterización de la violación: el posicionamiento de Francia desafía a Bruselas

Bruselas.

- 11 reads.

Caracterización de la violación: el posicionamiento de Francia desafía a Bruselas

Bruselas

“Mala conducta política”, “vergüenza” para las víctimas de violaciones… Si el apoyo mostrado por Emmanuel Macron a Gérard Depardieu ha provocado una tormenta en el país, desde hace varios meses también se apoderan de algunos cargos electos europeos sobre la posición del presidente francés. sobre el tema.

De hecho, Francia -junto con otros países, como Alemania y Hungría- ha estado bloqueando desde el verano un proyecto de directiva europea para criminalizar la violencia contra las mujeres. Y es precisamente sobre la violación donde tropiezan los debates, ya que la Comisión y el Parlamento Europeo desean definirla por la falta de consentimiento. Un proyecto que, según París, pero también Berlín, excedería los tratados y los poderes conferidos a la Unión Europea e incluso debilitaría su acción criminal.

Presentada el 8 de marzo de 2022, esta primera ley europea sobre la violencia contra las mujeres tendría como objetivo armonizar y endurecer las penas previstas para la mutilación genital, el ciberacoso, el intercambio no consentido de imágenes íntimas e incluso los matrimonios forzados. Sobre todo, introduciría por primera vez una definición europea de violación basada en la falta de consentimiento, sin ninguna otra referencia a la coerción física o el uso de la fuerza.

Leer tambiénBruselas, capital europea de la inseguridad

Esta definición, literalmente suprimida por los Estados miembros el pasado mes de junio bajo la presión de estos países, fue reforzada por el Parlamento Europeo. La violación, que afecta a una de cada veinte mujeres en la Unión, según la Comisión, se tipificaría únicamente como delito por falta de consentimiento, definiéndose un acto no consentido como "un acto realizado sin que la mujer haya dado su consentimiento". voluntariamente o en una situación en la que la mujer no es capaz de formar libre albedrío debido a su estado físico o mental”. Los funcionarios electos también detallaron estas situaciones de vulnerabilidad, como la influencia del alcohol.

Según ellos, esta definición facilitaría el reconocimiento de la violación y daría lugar a más condenas, mientras que en Francia sólo el 0,6% de las denuncias de violación llegan a esta fase. También permitiría, como subrayan eurodiputados socialistas como Raphaël Glucksmann o la española Iratxe García Pérez, tener en cuenta los estados de asombro y la incapacidad de expresarse en el momento. Y poner fin a una definición francesa de violación considerada obsoleta, que supone que el consentimiento existe antes de cualquier relación sexual.

Lea también ¿Dónde es bueno vivir en Bruselas? Descubre nuestra lista exclusiva

De hecho, la definición francesa es bastante diferente: la violación se caracteriza por cualquier acto de penetración cometido mediante “violencia, coacción, amenaza o sorpresa”. Y, recuerda la profesora de Derecho penal de la Universidad de Nanterre Audrey Darsonville, “hoy debemos poder probar uno de estos cuatro elementos”. Esto suele ser difícil para las víctimas y resulta en absoluciones, incluso cuando la violación parece obvia.

Ante el magistrado François Lavallière, en particular, el profesor aboga por la integración en el derecho francés del principio del consentimiento, que cambiaría las cosas y consistiría en preguntar al demandado "si prestó atención al consentimiento de su pareja". Esto “sin caer en un sistema al estilo americano con una especie de contrato de consentimiento”, lo cual tampoco es deseable.

El principio de presunción de inocencia o de duda razonable que beneficia al acusado no se vería afectado, añade el profesor, que no cree en absoluto que una directiva europea "resultaría de la noche a la mañana en múltiples condenas por violación". Muy activa en el tema, la eurodiputada de Les Centristes, Nathalie Colin-Oesterlé, considera en cualquier caso la posición de París completamente "incomprensible", especialmente cuando países como Polonia o Italia "apoyan esta definición".

Leer tambiénBruselas abre una investigación formal sobre la moderación de

En cuanto al aspecto jurídico, lo deja de lado: “Francia no tuvo problemas para ratificar una directiva europea de 2011 sobre los abusos sexuales cometidos contra niños basada en el mismo artículo del tratado”. Francia también ratificó el Convenio de Estambul sobre la violencia contra las mujeres, que prevé explícitamente este concepto de consentimiento, añade la parlamentaria, poco optimista sobre las negociaciones que se reanudarán a finales de enero.

Para Audrey Darsonville, no es necesario buscar muy lejos los motivos del rechazo francés. "Existe sobre todo una reticencia cultural, y el ejemplo perfecto de ello lo tenemos en los recientes comentarios del presidente sobre el asunto Depardieu", lamenta. Pero, añade, Francia se está convirtiendo en “una minoría en Europa”: cada vez más países, como Bélgica en 2022, han optado por introducir esta noción de consentimiento.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.