Post a Comment Print Share on Facebook

A la espera de una visita a Argentina, el Papa Francisco y Javier Milei entierran el hacha

Cumbre argentina en el Vaticano.

- 11 reads.

A la espera de una visita a Argentina, el Papa Francisco y Javier Milei entierran el hacha

Cumbre argentina en el Vaticano. El nuevo presidente Javier Milei fue recibido el lunes por la mañana por el Papa Francisco durante una hora, el doble que la audiencia papal promedio para una visita presidencial. Era necesario remendar a estos dos altos funcionarios completamente opuestos, nacidos en Buenos Aires hace 53 años en el lado político y 87 en el religioso.

Milei y François no se ponen de acuerdo en nada. Políticamente, primero: a finales de noviembre, el primero, un economista ultraliberal, venció al peronista de izquierda Sergio Massa con el 56% de los votos, el ideal político del Papa desde su juventud. En cuanto a la religión, el presidente Milei es ciertamente de fe católica, pero hoy es un apasionado del judaísmo, al que dice estar muy cerca sin estar oficialmente convertido.

Lea tambiénEl remedio del shock de Javier Milei, que sueña con ser un Ronald Reagan argentino

Sobre todo, la campaña electoral vio al candidato Milei derramar torrentes de insultos contra su compatriota, sin embargo líder de la Iglesia católica mundial: “imbécil”, “personaje nefasto”, “del lado de las sangrientas dictaduras” de Cuba y Venezuela. comunista”, “representante del maligno”. El Papa no se quedó atrás y advirtió a los argentinos contra la irrupción de “payasos mesiánicos” en la política. Milei luego se disculpó. François, por su parte, aseguró que estaba haciendo una distinción “entre lo que un político dice durante la campaña electoral y lo que realmente hará después, porque después llega el momento de la acción concreta, de las decisiones”.

Este momento ha llegado. Y algo sucedió realmente este fin de semana en Roma. Una forma de reconciliación, el domingo por la mañana, después de la misa de canonización de “Mamá Antula”, la primera argentina declarada santa. La escena surrealista pasará a los anales del pontificado: cerca del palio de San Pedro, en la basílica del mismo nombre, el presidente argentino, de pelo desgreñado y patillas, se acerca a Francisco en silla de ruedas. “¡Tú te cortaste el pelo!”, le dice el anciano de blanco, como se dirigiría un tío abuelo a su sobrino nieto. El presidente, aunque bravucón, parece conmovido, antes de replicar al Papa: "¿Puedo besarte?". Siguió un cálido abrazo. Los dos rostros, visiblemente conmovidos, hablaban por sí solos.

La misma autenticidad se observó el lunes por la mañana durante la audiencia oficial en los palacios vaticanos. Según el comunicado oficial, no se trata del viaje previsto del Papa Francisco a Argentina a finales de 2024, sino de la "crisis económica" en Argentina. Sin embargo, es obvio que el tema estaba en la agenda desde que Milei invitó al Papa, mediante carta oficial, hace un mes. El hecho de que esta perspectiva no haya sido mencionada en el comunicado de prensa de la Santa Sede es, paradójicamente, una buena señal, aunque habrá que esperar posibles declaraciones del presidente argentino. En Roma, este tipo de anuncios no utilizan este tipo de canales y el silencio constituye muchas veces una confirmación. Además, Francisco no ocultó, ante este encuentro, su deseo de ir a Argentina.

La gran incógnita sigue siendo la salud del Papa, que sin embargo ha anunciado un viaje para el mes de agosto a Papúa Nueva Guinea, Indonesia y Timor Oriental. Una gira aún no confirmada oficialmente por el Vaticano. El viaje a Argentina, de concretarse, podría ir acompañado de una visita a Uruguay, o incluso de una tercera etapa. Varios observadores creen sobre todo que este regreso al país podría ser el último gran viaje internacional de Francisco, que cumplirá 88 años el próximo diciembre y cuya salud dará signos de debilidad en 2023.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.