Post a Comment Print Share on Facebook

En Marsella, los habitantes de un barrio residencial repelen la llegada de marchantes de una ciudad vecina

La movilización de los vecinos de la residencia Campanules contra los distribuidores de Air-Bel no fue en vano.

- 6 reads.

En Marsella, los habitantes de un barrio residencial repelen la llegada de marchantes de una ciudad vecina

La movilización de los vecinos de la residencia Campanules contra los distribuidores de Air-Bel no fue en vano. A fines de diciembre de 2022, algunos de ellos vieron a muchas personas de esta ciudad en el distrito 11 de Marsella. Estos últimos intentaban instalar el narcotráfico en la nariz y la barba de los inquilinos de este barrio considerado pacífico.

Una actividad ilegal que muchos vecinos no toleraban. El 1 de enero, varios residentes sacaron a los sospechosos de la residencia por primera vez, antes de notificar a la policía al día siguiente. "Tan pronto como la policía nacional y el BAC llevaron a cabo acciones de tipo 'golpe' todos los días para ahuyentar a los traficantes", describió para Le Figaro Sylvain Souvestre, alcalde de LR de los distritos 11 y 12 de Marsella.

Al mismo tiempo, muchos vecinos unen fuerzas y "montan guardia" frente a los pasillos de sus edificios para tratar de disuadir a los comerciantes, a menudo apenas mayores de 16 años, de instalar su punto de venta. Según BFMTV, estos "guardias" podrían durar hasta las 3 am. Un verdadero esfuerzo ciudadano colectivo que, combinado con una fuerte presencia policial, ayudó a desalojar a los quince individuos en menos de una semana. “Los vecinos tuvieron una buena reacción. En el lugar, también hubo un excelente ambiente y esto permitió la creación de una verdadera comunidad ”comenta Frédérique Camilleri, jefa de policía de Bouches-du-Rhône, para Le Figaro.

VER TAMBIÉN - "¿Por qué en Marsella no podemos garantizar la seguridad de la población?" : la alarma de un médico emblemático de los distritos del norte

Según fuentes policiales, la zona está ahora "tranquila": los habitantes de Campanules, todavía presentes en masa, parecen haber ahuyentado definitivamente a los narcotraficantes. El domingo 8 de enero, alrededor de 200 inquilinos se dieron cita frente a uno de los edificios de su residencia en una reunión “pacífica” para hacer balance de la situación. Entre sus demandas, el fortalecimiento de las barreras de seguridad en la entrada de las torres residenciales y el empleo de guardias de seguridad para vigilar los alrededores.

Medidas concedidas por el arrendador de la residencia, certificado por la prefectura. Por su parte, la Policía Nacional continúa con sus rondas regulares. Una conclusión feliz para los vecinos, que aspiraban a preservar la serenidad de su barrio: “Es un caso de libro de texto. Si la acción de la policía fue necesaria, cada uno asumió su responsabilidad”, exclamó Sylvain Souvestre. La misma historia por parte de Frédérique Camilleri: “Es fruto del trabajo de la policía, los habitantes y el ayuntamiento. Todos fueron en la misma dirección. Así es como trabajamos en Marsella”, dijo.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.