Post a Comment Print Share on Facebook

SNCF: ¿cómo puede un “controlador no huelguista” salvar por sí solo la salida de vacaciones de 500 franceses?

La fórmula dio en el blanco.

- 11 reads.

SNCF: ¿cómo puede un “controlador no huelguista” salvar por sí solo la salida de vacaciones de 500 franceses?

La fórmula dio en el blanco. Invité ce mardi dans la matinale de RTL, le PDG de la SNCF Jean-Pierre Farandou a tenté de raisonner les contrôleurs, alors qu'une large partie d'entre eux s'apprêtent à débrayer du 16 au 18 février, week-end de vacaciones escolares. “Les pido que piensen. [...] Un controlador que acepta trabajar significa que 500 franceses más se irán de vacaciones”. Aunque esta ecuación pueda parecer sorprendente a primera vista, en realidad es bastante fácil de entender: un TGV “dúplex” (de dos plantas) tiene una capacidad de unas 500 plazas. Para que un TGV funcione, es obligatorio que haya al menos un controlador a bordo. Lo mismo ocurre con Ouigo, Intercités y la mayoría de los TER. En consecuencia, un controlador que no golpee puede por sí solo “salvar” el funcionamiento de un tren. Dada la asistencia prevista, el tren en cuestión probablemente estará lleno: por lo tanto, 500 viajeros podrán llegar sanos y salvos gracias a la presencia de un agente fiel de guardia.

La pregunta tradicional sigue siendo: ¿por qué un tren no puede circular sin un controlador? La cuestión ya había surgido con insistencia durante la huelga masiva de diciembre de 2022. Las explicaciones dadas entonces por la SNCF siguen siendo válidas: para operar un tren es necesario tener tres profesionales a bordo, un conductor, un guardagujas y un controlador. Sólo en los Transiliens y en algunos TER pequeños estos últimos no son necesarios. Contrariamente a la creencia popular, las misiones de los controladores van más allá de la simple comprobación de billetes. El ritual de “controlar los billetes de transporte” se está volviendo cada vez más secundario, mientras que las barreras “antifraude” se están generalizando aguas arriba de los andenes.

Leer tambiénLa SNCF ha aumentado el precio máximo de los billetes con tarjeta Avantage en determinadas líneas del TGV

La presencia obligatoria de un controlador a bordo de los trenes responde principalmente a los requisitos de seguridad ferroviaria. En una oferta de empleo publicada por la SNCF, la compañía ferroviaria explica que esta última “garantiza la seguridad de los viajeros”. El controlador gestiona, en particular, “el cierre de las puertas del tren”, lo que requiere la mayor atención, ya que los accidentes relacionados con la subida o bajada de un tren en movimiento no son raros.

También según la ficha de la SNCF, el controlador también es “responsable del buen funcionamiento del equipo”. Los controladores ponen especial cuidado en garantizar que no se obstruyan los pasos entre vehículos, para garantizar una evacuación óptima en caso de accidente. Si las dificultades provienen de los viajeros (negativa a presentar el billete de transporte, altercados, atentados, amenazas terroristas, etc.), el controlador se pone en contacto con la policía y los agentes de seguridad ferroviaria. También es probable que se ponga en contacto con el centro operativo en caso de malestar de los pasajeros o problema técnico.

Lea también “Lo que cuenta es la motivación”: entre bastidores de la campaña de contratación de nuevos agentes de Transilien SNCF

Más anecdóticamente, el controlador siempre es responsable de hacer “anuncios de bienvenida y orientación” a los pasajeros y responder a las preguntas de los viajeros. Su función también es “comercial”, ya que se encarga de promocionar los servicios ofrecidos a bordo (catering por ejemplo), y puede vender billetes de transporte durante el viaje. Como los viajeros sin duda han aprendido a su costa, los controladores tienen plena prerrogativa en materia de “regularización”: son ellos quienes deciden si multar o no a un pasajero que se salta la delantera.

La diversidad de estas misiones explica por qué la SNCF prefiere ahora el nombre de “chef de chef” al término más simplista “controller”. Y a pesar de la proliferación de pórticos en las estaciones, no deberían abandonar los trenes en el futuro: la SNCF se ha comprometido a garantizar que todos los TGV estén equipados con dos controladores en los próximos años. Esto ocurre hoy en día entre el 70 y el 90 % de los TGV. “La SNCF nos prometió que esto sería así a partir de 2023, y finalmente tendremos que esperar hasta 2025. Un controlador no es suficiente cuando tenemos 500 personas en un tren”, lamentó el martes Fabien Villedieu, representante de Sud-Rail. y portavoz de los controladores en huelga. Entrevistado en RTL, el director general de la SNCF, Jean-Pierre Farandou, prefirió recordar que la SNCF contratará 200 controladores adicionales este año. La empresa también prometió más de 800 euros en bonificaciones, en forma de primas de rendimiento. A la luz de estas concesiones, ¿los “directores de la junta directiva” decidirán salvar las vacaciones francesas en el último momento?

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.