Post a Comment Print Share on Facebook

El improbable retorno de la tributación de las rentas ficticias

¿El regreso de una vieja luna? Mientras el gobierno se prepara, con los resultados de las revisiones del gasto, para entrar en la parte difícil de las discusiones presupuestarias para 2025, no se puede descartar ninguna vía de ahorro.

- 7 reads.

El improbable retorno de la tributación de las rentas ficticias

¿El regreso de una vieja luna? Mientras el gobierno se prepara, con los resultados de las revisiones del gasto, para entrar en la parte difícil de las discusiones presupuestarias para 2025, no se puede descartar ninguna vía de ahorro. El ejecutivo, en cambio, promete, a pesar de la imposible ecuación financiera, no tocar el lado de los ingresos. Incluso se comprometió a seguir reduciendo los impuestos pero también a aliviar el dolor de los hogares. “Tendremos, entre otras cosas, en nuestra trayectoria financiera, 2.000 millones de recortes de impuestos para nuestros compatriotas que se encuentran en estas categorías (de clase media, nota del editor) en 2025”, afirmó Emmanuel Macron, durante su conferencia de prensa a mediados de Enero.

En el contexto de una desaceleración económica, cumplir estos ambiciosos compromisos será un desafío. Lo consiga o no, el ejecutivo debería al menos luchar para mantener la línea roja impuesta desde 2017 por el Elíseo: los impuestos a los más ricos no aumentarán, a pesar de las presiones de la franja izquierda de la mayoría. Emmanuel Macron, tan fluido en tantos temas, se ha mantenido inflexible en esta línea, desde la transformación del ISF en IFI durante su primera ley de finanzas. Sin embargo, no faltan ideas para aumentar la base impositiva. Un artículo publicado en una revista del INSEE (1) intenta, hasta ahora sin éxito, reavivar el debate sobre la no imposición de los alquileres ficticios.

Los autores recuerdan así que de 1914 a 1965 el Estado francés impuso estos “alquileres que los propietarios que ocuparan su vivienda tendrían que pagar si fueran inquilinos de la propiedad”. Los impuestos se suspendieron durante los Trente Glorieuses para fomentar el surgimiento de una clase media de propietarios. Si bien el debate sobre las desigualdades de riqueza se ha intensificado en los últimos años en un contexto de explosión de los precios inmobiliarios, estos economistas han estimado el monto de los alquileres netos imputados en “7% del ingreso nacional neto, y su no tributación constituye gastos fiscales ocultos de hasta a 11 mil millones de euros al año. Recuerdan también que algunos países de la OCDE, como Islandia, Luxemburgo, los Países Bajos, Eslovenia o Suiza, todavía incluyen estas rentas ficticias en su base imponible y tratan las rentas imputadas como cualquier otro ingreso del capital".

El artículo da nueva vida a una idea que desde hace tiempo agita al PS. El economista Gilbert Cet, recientemente nombrado presidente del Consejo de Orientación de las Pensiones, también señaló en un artículo reciente en Les Échos que la tributación de alquileres ficticios podría facilitar la movilidad profesional. En realidad, un propietario-ocupante sale perdiendo si alquila su propiedad para convertirse en inquilino de una nueva casa cerca de su nuevo trabajo porque debe pagar impuestos sobre los ingresos que le pagan sus inquilinos mientras paga él mismo el alquiler.

Lea también: Este estudio pretende relanzar la idea de gravar los alquileres ficticios de los propietarios-ocupantes

El economista, consciente de la baja probabilidad de que se adopte una medida de este tipo, recuerda no obstante que esta reforma “requerirá otros cambios, como la fusión de este nuevo impuesto con otros impuestos existentes sobre la propiedad inmobiliaria, como el IFI o impuesto a la propiedad”. A medida que el sector inmobiliario continúa hundiéndose en la crisis, una reforma de este tipo correría el riesgo de frenar aún más las transacciones, que ya se encuentran en una marcada desaceleración, y a su vez podría congelar aún más la construcción. Sería especialmente explosivo políticamente en el país de la OCDE con mayores impuestos, y mientras el poder adquisitivo sigue siendo la principal preocupación de los franceses, según todas las encuestas.

La imposición de alquileres ficticios se refiere principalmente a la idea de que los hogares no son realmente propietarios del alojamiento que ocupan. En un país donde el sueño de la propiedad sigue vivo, en el que el 60% de los hogares metropolitanos son propietarios de su residencia principal, ese mensaje es inaudible.

El concepto de imponer alquileres ficticios tuvo su apogeo durante el quinquenio de François Hollande. En 2013, una nota del Consejo de Análisis Económico (CAE), un grupo de expertos dependiente de Matignon, expresaba esta opinión. “Siempre con el objetivo de reducir las desigualdades en el tratamiento fiscal, recomendamos reequilibrar la fiscalidad hacia el sector inmobiliario gravando los alquileres implícitos netos de los intereses de los préstamos”, indicó entonces la CAE. Un poco antes, un ensayo de Thomas Piketty, Emmanuel Saez y Camille Landais ya apoyaba este principio. Si bien la idea vuelve a surgir periódicamente, por el momento el Ejecutivo se resiste, fiel a su rumbo de no aumentar los impuestos.

(1) “La no tributación de las rentas imputadas: ¿un regalo para Harpagon? Una estimación en el caso de Francia”, de Montserrat Botey y Guillaume Chapelle, “Economía y estadística”, 2023.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.