Post a Comment Print Share on Facebook

Un Finisterre único en el mundo: descubriendo los abers y las rias bretonas, desde las más conocidas hasta las más confidenciales

La definición misma de un paisaje tierra-mar.

- 9 reads.

Un Finisterre único en el mundo: descubriendo los abers y las rias bretonas, desde las más conocidas hasta las más confidenciales

La definición misma de un paisaje tierra-mar. Sobre todo, no podrían ser más típicos de Bretaña. Brazos de mar, llamados “abers” en el norte de Finisterre, “rias” en el sur de Finisterre, que se encuentran con un río formando estuarios y valles hipernaturales. Allí se mezclan el agua dulce y el agua salada, la fauna y la flora viven al ritmo de las mareas, los puertos están protegidos de las salpicaduras del mar, reina la dulzura de la vida.

Todos los medios son buenos para descubrir estas aguas y rías: a pie por el GR 34, en kayak o remo, relajándose en una cala resguardada o haciendo una pausa gastronómica para degustar sus ostras planas. Y si el Aber Wrac'h, el Aven y el Bélon son los más conocidos, a orillas del Aber Benoît, del Laïta o del puerto de Merrien, ¡la magia funciona igual de bien!

El más largo de los abers del norte serpentea durante 33 km hasta el mar de Iroise. Con sus playas de arena blanca y su animado puerto, su desembocadura es un paraíso para las actividades acuáticas. Para explorar en kayak o remo, idealmente con un guía para evitar las rocas.

Durante la marea baja, es imprescindible cruzar la playa a pie hasta las islas Wrac'h o Cézon. Río arriba, pasando el pintoresco puerto de Paluden, el Aber Wrac'h se estrecha y se vuelve más misterioso. Desde el mirador de Beg an Toul, el panorama es cautivador, más aún al atardecer. Más hacia el interior, el “Puente del Diablo” es otra curiosidad. Tiene más de mil años y sólo aparece durante la marea baja. Aprovecha para pasar de un banco a otro.

El “Béni”, como lo llaman los lugareños, y uno de los más bucólicos. Sus orillas están repletas de tesoros patrimoniales: el menhir de Lannoulouarn, la mansión Trouzilit y su quiosco, la capilla de Loc-Majan. En el puente de Tréglonou, una cabaña permite observar garzas, garcetas e incluso cisnes... como en casa en las praderas saladas (traiga sus prismáticos).

Aber Benoît también es famoso por sus ostras, que se pueden disfrutar directamente desde los parques. A menos que prefieras los mejillones levantados de la boca. Aquí también es donde los barcos algueros recolectan algas con su “scoubidou”. Para ser visto en acción desde la Pointe du Vilh.

Nuestro consejo: En Saint-Pabu, la Maison des Abers presenta los abers en todos sus aspectos (geografía, historia, economía) y organiza actividades en la naturaleza tan divertidas como educativas (pesca a pie, descubrimiento de algas, plancton, etc.). .).

El primer tema de inspiración para Gauguin y sus amigos de la escuela de Pont-Aven. Hoy en día, parece que sus paisajes boscosos con colores estacionales y sus luces contrastantes siguen siendo particularmente “instagrameables”. En particular, la discreta cala de Goulet-Riec, de aguas verde esmeralda, cerca del puerto de Rosbras en Riec-sur-Bélon. Un lugar popular para nadar entre los amantes locales.

Esta ría se distingue también por las típicas casas solariegas que la bordean y que se pueden contemplar desde el camino de ronda. En la punta de Penquernéo, está en el lugar ideal para ver cómo se mezclan el Aven y el Bélon antes de desembocar al océano al unísono.

¿La mejor manera de descubrir Laïta? ¡El kayak! Calcula 4 horas para recorrer los 14 km de este valle salvaje, entre Quimperlé y el puerto de Pouldu, o al revés, pero siempre en el sentido de la marea. Un paseo tranquilo y curvilíneo, rodeado por el hermoso bosque nacional de Carnoët. Nulas o pocas embarcaciones o edificios visibles: nos acercamos a la naturaleza, con martines pescadores, garzas o cormoranes como escoltas.

A mitad del camino es necesaria una parada en el emplazamiento de la antigua abadía cisterciense de San Mauricio (visita independiente con audioguía). Entre las ruinas de su sala capitular, sus secuoyas de California, sus helechos epífitos... ¡La decoración es encantadora!

Nuestro consejo: alquilamos kayaks en el club de canoa-kayak Quimperlé Communauté, para un descenso independiente. ¡Lo prometo, cualquiera puede hacerlo!

Este es el lugar de nacimiento de Belon, una ostra plana endémica... carnosa, crujiente y con un sutil sabor a nuez. Es un placer degustarlo, en la orilla derecha de Riec-sur-Belon, directamente de los productores, con una vista impresionante de una de las rías más bellas del sur de Finisterre.

En la orilla izquierda, en el lado de Moëlan-sur-Mer, los pescadores descargan su pescado todos los días. Entre estos dos puertos, pequeños veleros y lanchas a motor fondeados contribuyen a crear un entorno de postal. Protegida y siempre en el agua, Bélon es un lugar de recreo popular para los navegantes. Con la marea baja aparecen pequeñas calas secretas... Para encontrarlas, dirígete a la margen derecha, por el camino costero, en dirección al océano.

Nuestro consejo: tenga cuidado, en Bélon no hay un puerto sino dos y se necesitan 15 km y 25 minutos en coche para llegar de una orilla a la otra.

Te enamorarás de esta pequeña ría y de un verdadero lugar secreto, bien escondido de los entendidos. Merrien es el primer lugar bretón protegido por el Conservatorio Costero en los años 1970; es decir si la naturaleza es bella y preservada. Sobre un fondo de arena blanca, el mar aquí es cristalino.

Se puede descubrir esta ría paseando de una orilla a otra por el GR34 o, en la margen derecha, en el corazón del bosque de Plaçamen (varias vueltas de 5 a 15 km). La marea baja deja al descubierto algunos criaderos de ostras. Merrien también es conocida por la ostra natural que lleva su nombre. La hermana pequeña de Belon.

¿Cómo acceder a él?

Abers du Finistère Nord: En TGV, de París a Brest. En coche, desde París, por la A11 hacia Rennes, luego la N12 hacia Brest y la D13 hacia Plouguerneau, luego la D59 hacia Trégolonou y Saint-Pabu (hacia Aber Benoit) o ​​la D128 hacia Lannilis y Landéda (hacia Aber Wrac'h).

Rias du Finistère Sud: En TGV, de París a Quimperlé. En coche, desde París, por la A11 hasta Rennes, luego la N24 hasta Hennebont y la N165 hasta Quimperlé. Llegamos a Clohars-Carnoët (Laïta) por la D49, a Moëlan-sur-Mer (Merrien) por la D116 o a Riec-sur-Belon y Pont-Aven (Bélon et Aven) por la D783.

Donde comer ?

L'Atelier Mélanie: en una vieja escuela, en Riec-sur-Bélon, Jean-Baptise Caillarec revive la dirección de su abuela Mélanie (protagonizada) y se reapropia de su receta de langosta.

Chez Jacky: A orillas del Bélon, degustación de ostras, marisco o langosta a la parrilla mientras se disfruta del paisaje.

Maison Legris: frente al mar, en Plouguerneau, bar de ostras y posible degustación de abulón, la “trufa de los mares”, criada frente a la costa de Aber Wrac'h.

¿O dormir?

Villa Saint-Julien: elegantes habitaciones en una bonita villa del siglo XVI, con vistas al estuario de Laïta. De 78 a 99 euros la habitación doble. Clohars-Carnoët-Le Pouldu.

Hôtel Spa de la Baie des Anges: Ubicación de ensueño para este hotel de cuatro estrellas, frente a la desembocadura del Aber Wrac'h en Landéda. Desde 134 euros la noche. Landéda.

En vídeo - ¿Cuáles son los parajes naturales más bellos de Bretaña?

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.