Post a Comment Print Share on Facebook

“Responder a la angustia de los agricultores franceses es imperativo para responder a la crisis de identidad”

Bartolomé Lenoir es presidente de los Républicains de la Creuse y ex director de la asociación Contribuables Associés.

- 7 reads.

“Responder a la angustia de los agricultores franceses es imperativo para responder a la crisis de identidad”

Bartolomé Lenoir es presidente de los Républicains de la Creuse y ex director de la asociación Contribuables Associés.

Francia se enfrenta a la mayor crisis de identidad de su historia basada en nuestra incapacidad para controlar la inmigración y en la locura del "despertar". Los franceses están experimentando dolorosamente esta deconstrucción en todos los niveles. No hay condiciones de ingresos para este sufrimiento y la ansiedad es palpable entre todos los que sienten el corazón francés. Algunos, sin embargo, están en el centro de la lucha por la identidad y, entre ellos, los agricultores luchan por mantener nuestro arte de vivir. Sin embargo, esta lucha está a punto de perderse porque ya no tienen a qué aferrarse. Según el INSEE, el 80% de los agricultores vive con menos de 1.709 euros brutos y el 40% gana menos que la RSA (renta activa solidaria).

Esta situación se debe a la financiarización de la agricultura junto con una burocracia loca. Los agricultores deben afrontar cada vez más normas y al mismo tiempo las leyes de un mercado cuyos competidores no están sujetos a las mismas exigencias. Debería ser todo lo contrario: deberíamos liberar a nuestros agricultores de la burocracia y protegerlos de una globalización que no siempre tiene sentido. Frente a esta tendencia, las cifras no mienten. Francia tenía 2,5 millones de agricultores en 1955, sólo 496.000 en 2020, según el censo agrícola (RA). Los agricultores no se dejan engañar y quieren demostrarlo con acciones no violentas como carteles de la ciudad puestos al revés para decir que “caminamos sobre nuestras cabezas” o como estos fardos de heno colocados frente a las prefecturas.

Sin embargo, su lucha siempre parece pasar desapercibida para las preocupaciones nacionales. Es una crisis más que gestionar en un barco francés que se hace agua por todos lados. La mentalidad campesina no es la de los alborotadores suburbanos y en un mundo donde los acontecimientos actuales gobiernan la política, es difícil destacar entre la multitud.

Sin embargo, salvar a nuestros agricultores debería ser una cuestión primordial porque es una respuesta a la crisis de identidad que estamos viviendo. Nuestro arte culinario es constitutivo de nuestra identidad y el “wokismo” lo entiende bien. Para lograr sus objetivos, se esfuerza por llegar a nuestros criadores vinculando, por ejemplo, el cambio climático con el consumo de carne. Sandrine Rousseau dijo en uno de sus tristes tuits: “El consumo de carne es una de las causas de lo que está sucediendo en Argelia, España, Grecia, China, Arizona y en todas partes. Tomarse una foto, todo sonrisas, con un trozo de carne, hoy es como escupir en la cara a quienes huyen, se queman, mueren de calor”.

Lea también: Por qué la agricultura francesa está en peligro

Pero quienes se dicen ecologistas, ¿no se dan cuenta de que la carne francesa consumida correctamente es el obstáculo a una importación masiva, totalmente desinhibida y, por tanto, irrespetuosa con el planeta? “Dios se ríe de los hombres que se quejan de las consecuencias mientras aprecian las causas”, dijo Bossuet.

¡Así que escuchemos a nuestros agricultores! ¡Salvémoslos! ¡Vamos a agradecerles! Defender la agricultura es esencial para responder a nuestra crisis de identidad. Sin ellos, perderemos uno de nuestros mejores batallones a causa del wokismo. Francia siempre ha sido una tierra campesina y debe seguir siéndolo porque es nuestra identidad.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.