Post a Comment Print Share on Facebook

Primarias en Michigan: ¿y si el electorado árabe-musulmán fuera decisivo para las elecciones presidenciales estadounidenses?

Eliott Mamane es columnista de varios periódicos.

- 16 reads.

Primarias en Michigan: ¿y si el electorado árabe-musulmán fuera decisivo para las elecciones presidenciales estadounidenses?

Eliott Mamane es columnista de varios periódicos.

En Estados Unidos, la religión es un criterio de socialización esencial. Por tanto, tiene una consecuencia decisiva sobre el voto de los individuos, especialmente en una nación donde la fe es sagrada. En este sentido, Michigan es uno de los estados más inestables del país. Los mapas electorales de las primarias, organizadas este 27 de febrero, atestiguan la causalidad entre afiliaciones religiosas y políticas.

De hecho, esta campaña se lleva a cabo mientras el contexto en Medio Oriente es eruptivo en los Estados Unidos, ya que Estados Unidos financia directamente un cierto número de armas que benefician a las FDI. Si bien la política diplomática de Joe Biden no es especialmente innovadora en este ámbito respecto a la de sus predecesores, hereda un Partido Demócrata atrapado entre dos sectores demográficos de la población que siempre han constituido su electorado. Por un lado, los judíos estadounidenses, históricamente progresistas y partidarios de los demócratas. Por el otro, un ala wake que está ganando importancia dentro de este mismo partido y que pretende conquistar el voto de una “comunidad musulmana” (según la terminología que prevalece al otro lado del Atlántico) que se expande demográficamente desde hace dos décadas.

Sin embargo, estos bloques electorales que creíamos estabilizados tienden a transformarse. Según una encuesta publicada la semana pasada, más de la mitad de los judíos de Nueva York planean votar por Trump el próximo noviembre. Sin embargo, como señaló el intelectual estadounidense Norman Podhoretz en ¿Por qué los judíos son liberales?, "en todas las elecciones presidenciales desde 1928 -con la única excepción de Jimmy Carter en 1980- el candidato demócrata ha obtenido una puntuación abrumadora entre los votantes judíos, incluso cuando derrotado por el electorado en su conjunto. Ningún candidato demócrata en todas estas elecciones (nuevamente con la excepción de Carter) ha atraído menos del 60 por ciento del voto judío, y el promedio general desde 1928 es del 75 por ciento. Por lo tanto, el cambio que está surgiendo este año no es sólo una anécdota destinada a los estudiantes más entusiastas de la sociología electoral. Refleja un cambio importante en la realidad política estadounidense.

En términos generales, los judíos estadounidenses han expresado lealtad a los demócratas, menos por lealtad partidista que por su progresismo. Por ejemplo, diversas encuestas de opinión muestran que están mucho más a favor del derecho al aborto o al matrimonio homosexual que la población general, y así lo están desde hace varias décadas. A estas posiciones sociales se suma una variable diplomática: votaron por los republicanos en 1980, seducidos por el neoconservadurismo de Reagan. Sin embargo, la experiencia duró poco y los judíos regresaron al redil demócrata en las siguientes elecciones, ya que Reagan fue particularmente duro con Israel: aprendemos en sus memorias que acusó al entonces primer ministro israelí de haber cometido un "holocausto". en el conflicto entre el Estado judío y la OLP en el Líbano.

El electorado musulmán –o “árabe-estadounidenses” en general– es rigurosamente conservador. Extremadamente antiaborto, se ganó el apoyo de los republicanos hasta que la derecha fue acusada de inclinaciones “antiárabes” tras el 11 de septiembre: en 2000, el 78% de los estadounidenses musulmanes votaron por Bush. En resumen, la ecuación presenta una simetría perfecta con los determinantes del “voto judío” en Estados Unidos: en primer lugar, está motivado por convicciones sociales, a las que se superpone una variable diplomática. Por otra parte, la elasticidad del voto aquí depende del antisionismo del candidato a un mandato. Esto es precisamente lo que le falta a Joe Biden, criticado por los miembros más progresistas del Partido Demócrata por su apoyo a Israel.

¿Por qué Michigan cristaliza estos dilemas sociológicos? Este estado tiene las comunidades musulmanas más grandes del país: al estar distribuidas en áreas destacadas de diferentes condados, pueden influir en los resultados de las elecciones nacionales. Un estado fundamental si alguna vez lo hubo, cualquier demócrata que desee asegurar una victoria en Michigan debe obtener el apoyo de los votantes musulmanes. Sin embargo, la operación es delicada para Joe Biden ya que la campaña está polarizada en torno al conflicto palestino-israelí. Por un lado, debe limitar los daños dentro de su electorado judío, excluido de la matriz interseccional de ciertos demócratas que exigen una Palestina “del río al mar”. Por otra parte, se trata de generar un impulso suficientemente fuerte para que los musulmanes de Michigan puedan inclinar todo su estado a su favor el próximo noviembre: sin ellos, los votos electorales asignados a este estado irán a parar a los republicanos.

¿Qué nos dicen los resultados de las primarias de esta semana? Decepcionados por el apoyo de Biden a Israel desde el 7 de octubre, muchos representantes musulmanes de Michigan pidieron, antes de la votación, a los miembros de su comunidad que votaran en blanco (“no comprometidos”), pero de todos modos en las primarias demócratas. Este fue el caso de Abdullah Hammoud, alcalde de Dearborn, ciudad donde se encuentra la mezquita más grande de América del Norte (y donde la bandera LGBT ha sido prohibida). En todo el estado, más de 100.000 personas expresaron su protesta votando de esta manera. En comparación, ¡apenas hubo 20.000 durante las últimas primarias demócratas, en 2020! Pero, sobre todo, la mayoría de estos votos de anteayer se debieron a los condados con las mayores poblaciones musulmanas del estado, en particular a Wayne. Un voto en blanco en una primaria es particularmente alarmante e indica a la dirección del Partido un desacuerdo entre éste y su base.

¿Puede este Estado por sí solo cambiar el curso de la campaña? En cierto sentido, ya lo ha hecho: en Francia hemos conservado imágenes de Joe Biden, saludando la inminencia de un alto el fuego en Gaza “con el Ramadán acercándose”, mientras el presidente estadounidense luchaba por comerse el helado que tenía en la mano. Más bien, debería haberse señalado que estas declaraciones se hicieron el lunes, la víspera de las primarias en Michigan, y que demuestran la influencia nacional e internacional que este estado ejerce en la política estadounidense. El otro grupo sociológico dominante en Michigan es principalmente rural: es un electorado donde Trump sobresale. Claramente, si Biden quiere ganar en noviembre, tendrá que asegurarse de que los musulmanes de Michigan voten por él de una manera aún más unificada de la que los residentes rurales votaron por Trump. De hecho, el presidente saliente tendrá que revisar su programa diplomático.

Avatar
Your Name
Post a Comment
Characters Left:
Your comment has been forwarded to the administrator for approval.×
Warning! Will constitute a criminal offense, illegal, threatening, offensive, insulting and swearing, derogatory, defamatory, vulgar, pornographic, indecent, personality rights, damaging or similar nature in the nature of all kinds of financial content, legal, criminal and administrative responsibility for the content of the sender member / members are belong.